21 de enero de 2013 / 14:32 / en 5 años

Tropas francesas toman ciudades en centro de Mali, rebeldes huyen

Por Bate Felix

Unos soldados franceses junto a los restos quemados de camiones usados por rebeldes islamistas en Diabaly, Mali, ene 21 2013. Columnas armadas de soldados franceses y malienses ingresaron el lunes a las localidades de Diabaly y Douentza, en el centro de Mali, luego de que los rebeldes islamistas vinculados con Al Qaeda que tomaron el lugar hace una semana escaparan para evitar los ataques aéreos. REUTERS/Joe Penney

DIABALY, Mali (Reuters) - Columnas armadas de soldados franceses y malienses ingresaron el lunes a las localidades de Diabaly y Douentza, en el centro de Mali, luego de que los rebeldes islamistas vinculados con Al Qaeda que tomaron el lugar hace una semana escaparan para evitar los ataques aéreos.

París describió el avance como un éxito en su campaña para desalojar a los combatientes islamistas del vasto desierto de Mali, un área que han dominado durante 10 meses, generando temores de que la zona pueda ser utilizada para lanzar ataques internacionales.

“Este avance del ejército de Mali en localidades en manos de sus enemigos es ciertamente un éxito militar para el gobierno de Bamako y para las fuerzas francesas que apoyan sus operaciones”, dijo en un comunicado el ministro de Defensa de Francia, Jean-Yves Le Drian.

Diabaly, 350 kilómetros al norte de la capital maliense de Bamako, había recibido la principal ola de insurgentes desde el frente sur, los pueblos de Mopti y Sevare. Douentza se ubica a unos 800 kilómetros al noreste de Bamako.

Residentes dijeron que algunos de los rebeldes habían abandonado sus vestimentas para camuflarse entre la población local. Los chamuscados escombros de sus camionetas cargadas de ametralladoras estaban esparcidos en las arenosas calles entre los edificios de barro del área.

Francia ha desplegado 2.000 soldados en el terreno y sus aviones de guerra han abatido columnas y bases rebeldes en Mali por undécimo día consecutivo el lunes. Su intervención detuvo a una columna de insurgentes islamistas que se dirigían a Bamako y buscaban derrocar el Gobierno de Mali.

Los ataques en Mali aumentaron dramáticamente cuando hombres armados islámicos citaron la intervención de Francia en el país como el motivo para atacar una planta de gas en pleno desierto en la vecina Argelia, tomando a cientos de personas como rehenes.

Tropas argelinas arremetieran en el complejo durante el fin de semana y el primer ministro Abdelmalek Sellal dijo que 37 trabajadores extranjeros perdieron la vida y que siete permanecen desaparecidos.

CAMPOS BOMBARDEADOS

La región en torno a Diabaly ha sido desde hace tiempo un centro de operaciones relacionado con células de Al Qaeda que se cree que tienen campos en el bosque Ouagadou, cerca de la frontera con Mauritania.

El comandante francés en la región advirtió sobre el riesgo de que minas y trampas cazabobos aparecieran en el camino utilizado por los insurgentes.

París ahora apunta, con el respaldo internacional, a desplazar a los musulmanes del vasto desierto norte maliense antes de que los rebeldes lo usen para lanzar ataques sobre Occidente o de que formen extensos vínculos con otros grupos islámicos como el Boko Haram de Nigeria o Al Shabaab de Somalia.

Francia planea eventualmente entregar la operación militar a una misión africana autorizada por Naciones Unidas, aunque ese despliegue se ha visto obstaculizado por la falta de suministros, fondos y entrenamiento.

“Nuestra meta es entregar (la operación) a AFISMA (la misión internacional de fuerzas africanas en Mali) lo más rápido posible. Hasta que eso suceda, debemos hacer nuestro deber y nuestros amigos africanos comprenden exactamente cuál es ese deber”, dijo el presidente francés Francois Hollande el lunes.

“Sabemos que esto va a tomar tiempo”, agregó.

La alianza islámica -que agrupa al ala de Al Qaeda en el norte de África AQIM y a los grupos militantes malienses Ansar Dine y MUJWA- ha impuesto la rígida ley islámica en el norte de Mali, incluyendo amputaciones y la destrucción de santuarios sagrados ancestrales de musulmanes moderados.

Un residente de Timbuctú dijo el lunes a Reuters a través de una llamada satelital que decenas de camionetas que transportaban a combatientes islámicos habían arribado desde el sábado, mientras que los rebeldes aparentemente empujaron sus fuerzas hacia sus bastiones desérticos.

La información no pudo ser confirmada de manera independiente.

El veterano combatiente islamista Mokhtar Belmokhtar se adjudicó la responsabilidad por el ataque perpetrado en nombre de Al Qaeda, y su grupo, la Brigada Mulathameen, advirtió que llevaría a cabo nuevos ataques en objetivos extranjeros a menos que acaben los enfrentamiento en Mali.

Gran Bretaña, cuyos ciudadanos estuvieron entre los rehenes en Argelia, dijo que no asumiría un papel combativo en Mali y restó importancia a una posible intervención militar en la región.

Reporte de Adama Diarra y Tiemoko Diallo; Escrito por Richard Valdmanis; Editado en español por Ana Laura Mitidieri

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below