30 de enero de 2013 / 17:03 / en 5 años

Brasil indagará negligencia de autoridades en incendio de discoteca

SANTA MARIA, Brasil (Reuters) - Fiscales brasileños indagarán si las autoridades municipales o los bomberos tuvieron alguna responsabilidad en el incendio de una discoteca que el fin de semana costó la vida a 235 personas, mientras aumenta la presión por encontrar respuestas a la peor tragedia en el país en décadas.

Imagen de archivo de los restos de la discoteca Kiss en Santa María, Brasil, ene 29 2013. Fiscales brasileños indagarán si las autoridades municipales o los bomberos tuvieron alguna responsabilidad en el incendio de una discoteca que el fin de semana costó la vida a 235 personas, mientras aumenta la presión por encontrar respuestas a la peor tragedia en el país en décadas. REUTERS/Policia Civil/Handout Imagen para uso no comercial, ni ventas, ni archivos. Solo para uso editorial. No para su venta en marketing o campañas publicitarias. Esta imagen fue entregada por un tercero y es distribuida, exactamente como fue recibida por Reuters, como un servicio para clientes.

La investigación pretende desenredar una maraña de irregularidades que condujeron a la tragedia en la discoteca Kiss de la ciudad de Santa María: ¿por qué la única salida del local estaba bloqueada? ¿por qué no había luces de emergencia? ¿por qué los extintores no funcionaban?

César Augusto Carlan, un fiscal del estado de Río Grande do Sul, dijo a Reuters que la justicia debe determinar la responsabilidad del ayuntamiento, los bomberos y otras agencias que autorizaron que la disco operara.

“Lo que ocurrió tiene una dimensión política”, dijo en una entrevista.

Las investigaciones llegan en medio de una ola de descontento. Familiares y amigos de las víctimas realizaron el martes una protesta exigiendo la cabeza del alcalde de Santa María, Cesar Schirmer.

Pero el alcalde dijo estar “tranquilo”. Los inspectores municipales, explicó, visitaron la discoteca en abril del 2012 después de una serie de reformas en el local y todo estaba en orden.

“El establecimiento, en nuestra opinión, no tenía irregularidades”, dijo Schirmer durante una conferencia de prensa en la noche del martes. “Si deberían haberse tomado medidas o inspecciones, eso era responsabilidad del cuerpo de bomberos”, añadió.

Los bomberos respondieron en un comunicado que la discoteca estaba tramitando la renovación de su licencia de operación y tenía una autorización temporal. Pero aclararon que el local no tenía permiso para usar fuegos artificiales y la salida no debería haber estado bloqueada.

“Si hubiera habido una solicitud para usar pirotecnia en el club nocturno Kiss, el departamento de bomberos no la habría autorizado”, dijeron.

El incendio irritó a la presidenta Dilma Rousseff, que tras visitar el lugar ordenó una revisión de las medidas de seguridad en todo el país. Inspecciones relámpago llevaron en los últimos días al cierre de varios locales en las principales ciudades de Brasil.

El aumento de la fiscalización busca prevenir nuevos desastres y mostrar que la mayor economía de América Latina está a la altura del desafío de organizar la Copa Mundial del 2014 y los Juegos Olímpicos del 2016.

INTENTO DE SUICIDIO

La investigación será paralela a una pesquisa policial en la que fueron detenidos dos propietarios de la discoteca y dos músicos sospechosos de haber encendido la bengala que habría causado el incendio.

Mientras Brasil digiere la pérdida de 235 personas, la mayoría estudiantes universitarios asfixiados o pisoteados en el caos provocado por el incendio, emergieron nuevos detalles de la tragedia.

La policía dijo que uno de los propietarios de la discoteca Kiss intentó suicidarse el martes, tratando de ahorcarse con una manguera en el baño del hospital donde está bajo custodia. Elissandro Spohr dijo a los policías que no podía soportar el peso de la tragedia.

Tras entrevistar a más de 40 testigos, la policía dijo que la causa del incendio fue una bengala para espacios exteriores encendida por los músicos durante el show.

Ninguno de los cuatro detenidos ha sido acusado.

Las autoridades locales subieron en la noche del martes a 235 la cifra de víctimas tras la muerte de un herido y errores de cálculo. Otras 121 personas continuaban hospitalizadas, 83 de ellas conectadas a respiradores.

Algunos de los sobrevivientes comenzaron a sufrir complicaciones por culpa de los químicos tóxicos inhalados durante el incendio.

Escrito por Paulo Prada y Esteban Israel. Editado por Silene Ramírez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below