2 de febrero de 2013 / 0:42 / en 5 años

Explosión en edificio central de mexicana Pemex deja 33 muertos

Por Lizbeth Diaz y Gabriel Stargardter

Unos socorristas caminan junto a los escombros provocados por una explosión en la casa matriz de la petrolera estatal Pemex en Ciudad de México, ene 31 2013. El número de víctimas por una fuerte explosión registrada el jueves en los edificios centrales de la petrolera mexicana Pemex subió a 32 desde los 25 contabilizados hasta el día anterior, dijo el viernes el director general de la compañía, Emilio Lozoya. REUTERS/Bernardo Montoya

MEXICO DF (Reuters) - Las autoridades mexicanas buscaban el viernes las causas de una explosión el día anterior en los edificios centrales de la petrolera Pemex, una de las mayores productoras de crudo del mundo, que dejó al menos 33 muertos y 121 heridos, en una de las peores tragedias en la compleja empresa en los últimos años.

Cuatro niveles de un edificio, de los tres que componen el complejo de la empresa estatal en la Ciudad de México, quedaron en escombros por la explosión, ocurrida en la tarde del jueves.

El procurador general, Jesús Murillo, dijo que los peritos que trabajan en el lugar podrían tardar hasta dos días en llegar a una conclusión sobre qué fue lo que provocó la explosión y explicó que ninguno de los heridos o fallecidos mostraban rastros de que hubiera habido fuego en el lugar.

“La determinación es no dejar nada a la imaginación”, sostuvo Murillo en una rueda de prensa a unos metros del lugar del incidente. “Fuego no hay, de las pocas cosas que les puedo decir con certeza”, agregó.

El funcionario expresó que aún existen posibilidades de hallar más víctimas en un área que todavía no había sido revisada y que era la más peligrosa para los rescatistas por posibles derrumbes.

El desastre en el edificio de Pemex se suma a una serie de accidentes ocurridos en los últimos años, además del robo permanente de combustible y crudo que sufre la empresa por parte de los cárteles del narcotráfico y sus problemas para explorar nuevas reservas debido a la escasez de recursos por las enormes transferencias de fondos al Gobierno.

En septiembre, 30 personas murieron a causa de una explosión en una planta procesadora de gas natural en el norteño estado de Tamaulipas y en octubre un incendio en un ducto en el occidental estado de Jalisco dejó dos heridos.

En el edificio donde ocurrió la explosión trabajan normalmente 1,700 personas y entre 200 y 250 en los cuatro niveles afectados donde operaban oficinas administrativas de recursos humanos.

Una fuente de Pemex dijo a Reuters que en el área no había calderas ni instalaciones de gas.

Mientras tanto, un equipo de expertos en incendios y explosiones de la Oficina de Alcohol, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos estaba en camino hacia México a pedido del Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto para colaborar en la investigación, dijo una fuente de la oficina.

EXPLOSION INEXPLICABLE

Los cuerpos de rescate en el lugar trataban de apartar escombros en busca de sobrevivientes, pero con mucha dificultad debido al tamaño del edificio. En la tarde, la Cruz Roja suspendió sus actividades pero las tareas de socorro continuaban.

De las personas heridas, 46 permanecían en hospitales.

Ricardo Marín, quien tenía en terapia intensiva a una amiga víctima de la explosión y había trabajado en Pemex, dijo que no se explicaba lo sucedido.

“No veo nada en este edificio que explote de esta manera. Sólo son oficinas, escritorios, computadoras. Las calderas están en otro edificio enfrente”, señaló.

El jefe de Pemex, Emilio Lozoya, dijo que la empresa continuaba operando normalmente en cuanto a producción de crudo y abasto de gasolina.

El alcalde de la Ciudad de México, Miguel Mancera, declaró tres días de luto para la urbe, medida que el presidente Enrique Peña Nieto extendió a todo el país.

Peña Nieto, quien visitó el jueves a los heridos internados en hospitales, busca este año una reforma energética que amplíe la participación de privados en tareas de exploración y explotación de crudo y gas, una idea que despierta críticas de opositores que consideran que el país perdería soberanía.

Las exportaciones de crudo de Pemex, fundada en 1938 meses después de que el presidente Lázaro Cárdenas nacionalizara el sector petrolero, representan alrededor de una tercera parte de los ingresos del Gobierno.

La explosión puso nuevamente en entredicho la seguridad de Pemex ante los ojos del mercado, en momentos en que Lozoya regresaba de una gira internacional en la que habló de las posibilidades de llegar a una profunda reforma para abrir a la empresa, un monopolio de Estado, a la participación de privados.

“Este incidente habla mal de la imagen de la administración de Pemex y es interpretado como un riesgo adicional en el mercado”, dijo Miriam Grunstein, experta del sector energético en el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE).

Reporte adicional de Adriana Barrera, Simon Gardner y Miguel Angel Gutiérrez en Ciudad de México y Tim Gaynor en Phoenix. Escrito por Anahí Rama. Editado por Silene Ramírez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below