23 de mayo de 2013 / 18:51 / en 5 años

Obama limita uso de naves no tripuladas, pretende cerrar Guantánamo

Por Jeff Mason y Steve Holland

WASHINGTON (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció el jueves una nueva política gubernamental para limitar el uso de naves no tripuladas contra extremistas y dio pasos para tratar de acabar con el paralizado cierre de la prisión militar en la bahía de Guantánamo, Cuba.

En un discurso sobre política exterior después de dos semanas afrontando escándalos internos, Obama limitó el alcance de lo que su predecesor, George W. Bush, calificó de guerra global contra el terror tras los ataques del 11 de septiembre del 2001.

“Nuestra nación está aún amenazada por terroristas”, dijo Obama en la Universidad Nacional de Defensa en Washington. “Debemos reconocer, sin embargo, que la amenaza ha cambiado y evolucionado respecto a la que llegó a nuestras costas en septiembre del 2001”, agregó.

En medio de críticas sobre la moralidad de usar aeronaves no tripuladas para librar guerras en distantes territorios, Obama dijo que Estados Unidos sólo usará ataques con esos vehículos cuando una amenaza sea inminente, un cambio de la política previa de iniciar ofensivas ante una amenaza significativa.

“Decir que una táctica militar es legal, o hasta efectiva, no es decir que sea inteligente o moral en cada caso”, dijo Obama.

Bajo una nueva política presidencial firmada el miércoles, Obama dijo que el Departamento de Defensa será quien lance los ataques con naves no tripuladas. Actualmente la práctica está a cargo de la CIA.

“Y antes de que se lleve a cabo un ataque, tiene que existir una certeza casi absoluta de que ningún civil morirá o resultará herido, el mayor estándar que podemos establecer”, dijo el presidente.

El uso por parte de Estados Unidos de este tipo de aparatos para atacar a extremistas ha aumentado la tensión con países como Pakistán y atraído las críticas de organizaciones de derechos humanos.

MAYOR ESCRUTINIO

Obama se ha enfrentado la presión tanto de simpatizantes como de detractores para permitir un mayor escrutinio en el secreto proceso de toma de decisiones sobre el uso de naves no tripuladas. El mandatario dijo a principios de este año que quería ser más abierto sobre el tema.

El discurso llega un día después de que el Gobierno admitiera que cuatro estadounidenses murieron en ataques con aviones no tripulados en el exterior desde 2009, en operaciones antiterroristas en Yemen y Pakistán, entre ellos el clérigo radical Anwar al-Awlaki.

Obama defendió esas operaciones, diciendo que cuando un ciudadano estadounidense viaja al exterior a librar una guerra, la ciudadanía no debería ser un escudo.

Pero en reconocimiento de un debate en el Congreso sobre si los ataques podrían ser lanzados dentro de Estados Unidos, Obama dijo que no sería constitucional hacerlo.

En cuanto al cierre de Guantánamo, Obama no ha podido cumplir su promesa del 2008 debido a la oposición del Congreso. Una huelga de hambre de 103 presos ha aumentado la presión para que tome una decisión.

“No hay justificación, más allá de la política, para que el Congreso nos impida cerrar una instalación que nunca tendría que haberse abierto”, afirmó el presidente.

Aunque no puede cerrarla por sí solo, sí anunció algunos pasos para sacar a algunos prisioneros. Obama levantó una moratoria para el traslado de detenidos a Yemen por respeto al nuevo gobierno en ese país.

Además, pidió al Congreso que levante las restricciones al traslado de sospechosos de terrorismo desde Guantánamo y ordenó al Departamento de Defensa que identifique un lugar para celebrar juicios militares a los detenidos.

“Cuando sea adecuado, Estados Unidos presentará a los terroristas ante la justicia en tribunales estadounidenses, ante el sistema de justicia militar”, afirmó el mandatario.

Obama dijo que elegirá a un enviado estadounidense para conducir el traslado de prisioneros, un cargo que está vacante desde enero.

El discurso ofreció a Obama la posibilidad de hablar de otros temas tras lidiar con polémicas sobre su manejo por los ataques en Bengasi, Libia, donde cuatro estadounidenses murieron; un especial escrutinio de la agencia tributaria Del país a grupos conservadores, y la incautación secreta del Departamento de Justicia de registros telefónicos de la agencia Associated Press.

Reporte adicional de Mark Felsenthal y Roberta Rampton. Traducido al español por Patricia Avila. Editado en español por Rodrigo Charme

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below