for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias Globales

Chipre obstruye la respuesta de la UE a Bielorrusia exigiendo sanciones a Turquía

BRUSELAS, 1 oct (Reuters) - Chipre desafió el jueves las crecientes presiones para que se aprueben sanciones a Bielorrusia en la cumbre de líderes de la Unión Europea, instando a los Gobiernos del bloque a que sancionen también a Turquía por sus prospecciones de petróleo y gas en el Mediterráneo.

FILE PHOTO: European Union flags flutter outside the European Commission headquarters in Brussels, Belgium August 21, 2020. REUTERS/Yves Herman

Pese a los amistosos choques de codos a modo de saludo que pudieron verse durante la cumbre celebrada en Bruselas, es de esperar que los dirigentes —protegidos con mascarillas debido a la pandemia de coronavirus— muestren su oposición a Chipre, uno de los miembros más pequeños de la UE, con el objeto de sacar adelante las paralizadas sanciones a Bielorrusia.

“Es sencillamente inapropiado tener una situación como esta (en la UE) sin ninguna reacción”, dijo el presidente lituano Gitanas Nausėda sobre las elecciones presidenciales bielorrusas del 9 de agosto, que los Estados occidentales y la oposición sostienen que fueron amañadas.

Mientras que Reino Unido y Canadá han procedido con sanciones a Minsk para mostrar su apoyo a las manifestaciones prodemocráticas en el país, la parálisis en la UE, cuyos 27 miembros adoptan sus decisiones por unanimidad, ha afectado a la credibilidad del bloque, según diplomáticos consultados.

En un borrador de declaración final de la cumbre, los líderes de la UE condenaron la violencia inaceptable contra los manifestantes pacíficos en Bielorrusia y no reconocieron los resultados de las elecciones. Añadieron que se deben adoptar “medidas restrictivas” sin demora.

Con nariz y boca tapadas por una mascarilla con la silueta de la isla de Chipre bordada en oro, el presidente chipriota Nicos Anastasiades no se detuvo a hablar con los periodistas a su llegada a Bruselas, pero obtuvo el apoyo público de Austria, que reprochó a sus colegas su falta de respaldo a Nicosia.

Turquía, país candidato a la UE y miembro de la OTAN, ha derivado hacia el autoritarismo bajo el mandato del presidente Erdogan, pero sigue siendo un socio con una posición estratégica que la UE no puede ignorar.

“La Unión Europea tiene que mostrarle de una vez al presidente (turco Tayyip) Erdogan dónde están nuestras líneas rojas”, dijo el canciller austriaco, Sebastian Kurz. “Esto implica poner fin a las conversaciones de ampliación (de los miembros de la UE) y sanciones.”

El jueves, en un mensaje para conmemorar el 60 aniversario de la independencia de Chipre de Reino Unido, Anastasiades se mostró desafiante, acusando a Turquía de “diplomacia de cañonero” y de violar su plataforma marítima en busca de hidrocarburos.

“Lo que espero de la cumbre del Consejo Europeo es una postura más concreta y efectiva para acabar con esta diplomacia de cañonero”, dijo antes de la reunión de la UE, en la que Chipre quiere que el bloque apruebe sanciones a los barcos de prospección turcos.

Mientras tanto, Erdogan envió una carta a todos los líderes de la UE, excepto a Grecia y Chipre, presionando para que el bloque trate a Ankara de manera justa y culpando a Atenas y Nicosia de las tensiones en las aguas en disputa del Mediterráneo.

Información adicional de Francesco Guarascio, Philip Blenkinsop, Jan Strupczewski desde Bruselas y Sabine Siebold desde Berlín, Michele Kambas desde Athens y Tuvan Gumrukcu desde Ankara; escrito por Robin Emmott. Editado en español por Darío Fernández

Nuestros Estándares: Los principios Thomson Reuters.

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up