June 28, 2018 / 3:02 PM / 4 months ago

Espías británicos fueron cómplices en la tortura de supuestos militantes: reporte

Por Andrew MacAskill y William James

LONDRES (Reuters) - Espías británicos fueron cómplices en el maltrato de cientos de supuestos militantes por parte de Estados Unidos y estuvieron involucrados en decenas de casos de transferencias ilegales de sospechosos, según dos reportes del Parlamento.

El Comité de Inteligencia y Seguridad revisó por años las acciones de las agencias de seguridad e inteligencia británicas sobre el manejo de detenidos en el extranjero tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

El comité determinó que funcionarios de inteligencia británicos estuvieron involucrados en incidentes de maltrato, desde ser testigos presenciales de tortura a entregar información a sabiendas de que podría ser usada en interrogatorios ilegales.

“En nuestra opinión, Reino Unido toleró acciones y adoptó otras que consideramos inexcusables”, dijo el Comité de Inteligencia y Seguridad. El comité afirmó que está “más allá de toda duda” que la inteligencia británica sabía en una etapa temprana que Estados Unidos, su más estrecho aliado de seguridad, estaba maltratando a detenidos.

Los hallazgos minan las afirmaciones de Reino Unido de que rechaza todas las formas de abusos de prisioneros y plantearán nuevos interrogantes sobre si el Gobierno debió haber tomado una postura más independiente tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Aunque el comité no encontró evidencias de que funcionarios de inteligencia británicos hayan maltratado o torturado directamente a supuestos militantes, revelan la escala de los casos en que agentes británicos estuvieron conscientes sobre abusos.

Un informe dijo que halló 232 casos en que personal británico siguió entregando información a sus aliados tras saber de supuestos malos tratos.

En respuesta a los reportes, un funcionario de seguridad británico dijo que las agencias de espionaje del país aprendieron duras lecciones tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 y que ahora hacen las cosas en forma diferente.

“Nuestro personal estuvo bajo presión para entregar información sobre la amenaza. La exigencia inmediata, entregar información para defendernos contra la amenaza terrorista, se convirtió en la prioridad principal”, comentó el funcionario de seguridad que habló bajo condición de anonimato.

La primera ministra, Theresa May, dijo en una respuesta por escrito al informe que, al hacer una mirada retrospectiva, cree que los funcionarios de inteligencia estaban trabajando en un ambiente operacional desafiante para el que no estaban preparados.

Editado en español por Patricio Abusleme

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below