September 11, 2018 / 3:41 PM / 12 days ago

Reconstruyendo la vida 10 años después de la caída de Lehman

LONDRES (Reuters) - Es una imagen que se convirtió en símbolo de la crisis financiera mundial: unos 20 banqueros, de espaldas a la ventana, asistían a una reunión de emergencia en la oficina londinense de Lehman Brothers mientras la empresa se hundía.

Banqueros asisten a una reunión de emergencia en la oficina de Londres de Lehman Brothers, en el distrito financiero de Canary Wharf, el 11 de septiembre de 2008. La fotografía captó el momento en que a Gwion Moore, y a sus colegas los jefes les dijeron que las cosas iban a estar bien, pese a la caída en picado del precio de las acciones de Lehman Brothers. . REUTERS/Kevin Coombs/ Foto de archivo

Gwion Moore, uno de los que aparece en esa fotografía de Reuters tomada el 11 de septiembre de 2008, recuerda cómo la creciente sensación de pánico en los mercados financieros contrastaba con el ambiente dentro del edificio en ese momento.

“Había casi un ambiente festivo en el banco. No estábamos haciendo ningún negocio, pero la gente todavía venía a trabajar y simplemente conversaba”, contó Moore.

La fotografía captó el momento en que los jefes le informaban a él y a sus colegas que las cosas iban a estar bien, a pesar de la caída en picada del precio de las acciones de Lehman Brothers.

“La alta gerencia pensó que era necesario hacer que los trabajadores se enfocaran nuevamente”, dijo Moore. “La frase era dejar de ‘tontear y volver al trabajo’. No creo que nadie tomara el mensaje muy en serio porque volvimos a hacer lo que habíamos estado haciendo previamente. Nadie iba a hacer negocios con nosotros”, señaló.

A los cuatro días, el gobierno de Estados Unidos decidió no rescatar al banco, agravando el ya generalizado caos en los mercados que puso al sistema financiero de rodillas y llevó a la economía mundial a una profunda recesión.

El área de Moore -renta fija europea- no estaba entre las partes de Lehman Brothers que se vendieron a otros bancos. Dos semanas después del colapso de la empresa, su tarjeta para entrar al edificio dejó de funcionar y fue despedido.

Moore pasó seis meses desempleado antes de encontrar un trabajo como administrador de fondos. Ahora trabaja en su Australia natal.

DESEMPLEADOS

La crisis también sacudió la vida de Eric Lipps, un trabajador del sector público de Estados Unidos que apareció en otra conocida fotografía de Reuters de ese período.

A fines de 2009, se le retrató en una larga lista de personas que buscaba empleo en una feria de trabajo en Nueva York. En ese momento, la tasa de desempleo en Estados Unidos había aumentado al 10 por ciento, su nivel más alto desde principios de los años ochenta.

Lipps, protegido del frío con un impermeable beige, miró directamente a la cámara y su rostro pareció reflejar el desaliento de muchas personas en ese momento.

“Afortunadamente, tenía dinero, así que podía organizarme un poco”, dijo Lipps. “Pero aún así estaba nervioso porque no sabía cuánto tiempo iba a estar desempleado”.

Fue contratado nuevamente unos meses más tarde en un programa de apoyo a niños en Nueva York, un trabajo en el que continúa.

Alistair Darling, que fue ministro de Finanzas de Reino Unido hace 10 años, recordó cómo sus advertencias sobre un desastre inminente para la economía, poco antes del colapso de Lehman, habían generado protestas airadas de economistas y políticos.

“Pero pude percibir como el quiebre del sistema financiero fue bastante catastrófico”, señaló.

Para Darling, ahora un miembro laborista de la cámara alta del Parlamento británico, el daño causado por la crisis en Gran Bretaña fue aún mayor por la decisión tomada en 2010 por el recién elegido gobierno conservador de apuntar a la erradicación del déficit presupuestario en solo cinco años.

“Lo que comúnmente se llama austeridad ha prolongado la desaceleración. La recuperación se ha tardado mucho más y, por supuesto, el proceso no se ha completado en absoluto”, dijo.

EMIGRAR

Para muchos, el daño ocasionado por el cuasi colapso del sistema financiero mundial y la posterior crisis de la deuda en varios países europeos sigue siendo profundo.

José Manuel Abel se despidió de su esposa e hijos y abandonó su España natal en 2012 después de perder su empleo. Trabajó en empleos mal remunerados en Alemania antes de regresar a España el año pasado.

Ahora tiene un trabajo temporal como mesero, trabajando 17 horas al día, pero espera ser despedido una vez que los turistas de verano dejen de venir a Chipiona, una ciudad costera cerca de Cádiz, en la costa del sur de España.

El desempleo en España alcanzó un máximo de casi un 27 por ciento a principios de 2013 antes de retroceder a poco más de 15 por ciento en el segundo trimestre de este año, aún mucho más alto que en muchos otros países, incluso cinco años después de una recuperación económica.

     “Estoy trabajando como camarero y no tengo ningún problema con eso porque creo que cualquier tipo de trabajo es respetable”, dijo Abel. “Tengo estudios, entrenamiento y tengo la intención de utilizar todo eso en el futuro”.

* Para ver el ensayo fotográfico: reut.rs/2MjFUgg

* Gráfico sobre la crisis: tmsnrt.rs/2wRXjI1

Reporte de William Schomberg en Londres, Shannon Stapleton en Nueva York y Miguel Gutierrez Rosas en Chipiona, España. Escrito por William Schomberg.; Editado en español por Natalia Ramos

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below