for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Mundo

Rebeldes avanzan en norte Mali, golpistas buscan al presidente

BAMAKO (Reuters) - Rebeldes tuareg del norte de Mali avanzaron al sur el viernes para ocupar posiciones abandonadas por las fuerzas del Gobierno, dijeron fuentes, mientras soldados amotinados en la capital, Bamako, buscaban al presidente para culminar su golpe de Estado.

Los insurgentes del MNLA se están aproximando a localidades del desierto, en el norte, aprovechándose de la confusión creada por el intento de golpe de Estado en Bamako por soldados de bajo rango, dijo una fuente militar a Reuters.

Los soldados, descontentos con lo que consideran la mala gestión gubernamental de la rebelión en el norte, vagaban por las calles de la capital tras haber irrumpido en el palacio presidencial y tomado el control de la televisión estatal.

El jefe de una junta creada por los amotinados, en declaraciones a periodistas, sugirió que los soldados estaban intentando arrestar al presidente Amadou Toumani Touré. Su paradero se desconoce, aunque hay reportes no confirmados de que lo protegen tropas leales en la capital.

En Bamako podían oírse disparos esporádicos en las primeras horas de la mañana del viernes, dijo un periodista de Reuters.

Mali, inundado de hombres y armas tras la guerra civil libia, afrontaba ya una rebelión liderada por los tuareg, una creciente amenaza de milites islámicos y una crisis alimentaria cuando tuvo lugar el golpe del Estado el miércoles.

Un oficial maliense en la localidad norteña de Kidal dijo que los rebeldes habían ocupado el campamento militar de Anefis, a 100 kilómetros al suroeste, después de que las fuerzas del Gobierno se retiraron.

“El Ejército se ha retirado a Gao”, dijo una fuente en Tombuctú, otra importante ciudad del norte, a Reuters, pidiendo no ser nombrado. “Ya no hay ningún liderazgo en el Ejército. (Los rebeldes) tomarán las localidades del norte”, dijo.

Diplomáticos y altos funcionarios dijeron que creían que Touré estaba siendo protegido por un grupo de soldados leales.

Los soldados amotinados afirmaron que lanzarían un ataque contra el regimiento de paracaidistas que creen que está protegiendo al presidente.

Touré, de 63 años, un ex soldado paracaidista que asumió el control del país en 1991, se ganó el apodo de “Soldado de la democracia” en la nación del oeste de Africa y se había estado preparando para ceder el poder en abril tras elecciones.

Vecinos de Mali, Naciones Unidas y las potencias mundiales, desde París a Washington, pidieron un regreso del Gobierno constitucional. El organismo regional ECOWAS dijo que no reconocería la junta de los soldados en rebelión.

Escrito por David Lewis y Bate Felix. Traducido por Redacción de Madrid; Traducido por la Redacción de Madrid. Editado por Marion Giraldo vía Mesa Santiago

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up