6 de noviembre de 2012 / 9:59 / en 5 años

Tras Sandy, nordeste de EEUU vota en medio de confusión

Por Edith Honan y Philip Barbara

<p>Un grupo de participantes de la marat&oacute;n de Nueva York ayuda con la limpieza de escombros en un barrio de Nueva York, nov 4 2012. Una semana despu&eacute;s de que la s&uacute;per tormenta Sandy causara estragos en la ciudad de Nueva York y sus alrededores, las escuelas reabrieron sus puertas el lunes y millones de personas lucharon por abordar el metro, los buses y trenes suburbanos en un agotador esfuerzo por llegar a sus puestos de trabajo. REUTERS/Adrees Latif</p>

ROCKAWAY PARK/BELMAR, EEUU (Reuters) - Exhaustos tras una monumental limpieza y viajes de pesadilla para acudir a sus trabajos, miles de personas en Nueva York y Nueva Jersey todavía con el recuerdo fresco del paso de la tormenta Sandy se encontraban el martes con confusión y largas filas al ir a votar.

Las autoridades electorales enfrentan desafíos sin precedentes en todo el nordeste del país, donde las mesas de votación estaban ubicadas entre los miles de edificios dañados por el paso de Sandy ocho días atrás.

Nueva York y Nueva Jersey adoptaron varias medidas para facilitar el tránsito a los residentes que ya sufren los daños causados por inundaciones devastadoras, cortes de energía y una generalizada escasez de combustible.

Sandy tocó tierra en la costa de Nueva Jersey el 29 de octubre como una súper tormenta híbrida después de dejar 69 muertos en el Caribe y fusionarse con un fuerte sistema del Atlántico Norte.

La tormenta provocó al menos 113 muertes en Estados Unidos y dejó sin electricidad a millones de personas, anegando ciudades costeras e inundando las calles de Nueva York y los túneles de su servicio de metro.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que los neoyorquinos podrán votar en cualquier colegio electoral a través de la presentación de una declaración jurada. En Nueva Jersey, los afectados por Sandy serán catalogados votantes en el extranjero, lo que les permitirá votar por fax o correo electrónico.

“Queremos que todos voten. Sólo porque usted haya sido desplazado no significa que usted esté privado de sus derechos”, dijo Cuomo.

La orden de Cuomo pareció crear confusión en los locales de votación, pues en algunos casos se distribuían papeletas de sufragio y declaraciones para firmar incluso a votantes que llegaban a sus lugares asignados en vez de sólo a aquellos cuya estación asignada para votar estaba en otro lugar.

En un local de votación levantado en una carpa no calefaccionada en Rockaways, un sector costero en el barrio neoyorquino de Queens que fue golpeado fuerte por Sandy, los comicios se retrasaron casi media hora mientras las autoridades luchaban por encender los generadores.

A las 07.00 hora local, cerca de 50 votantes -incluidos algunos que habían perdido sus casas y viajaron desde alojamientos temporales para llegar hasta allí- habían comenzado a depositar sus votos.

“Queríamos ser los primeros en entrar y salir”, comentó Melissa Hays, una madre y dueña de casa de 34 años que vive en Rockaways, pero está alojada en la casa de parientes en Brooklyn desde la tormenta.

La votación en el establecimiento de YMCA en la calle 63era. Oeste en Manhattan estuvo demorada porque las autoridades electorales tenían problemas con las papeletas y los escáneres. Entre quienes asistieron a votar estaba Lloyd Blankfein, presidente ejecutivo de Goldman Sachs, que ante la demora eligió marcharse.

Aunque se espera que el presidente Barack Obama gane fácilmente en Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut -los estados más afectados por Sandy-, la tormenta podría dejar al descubierto fisuras en el arcano sistema de colegio electoral por el cual se decide la presidencia.

Una posibilidad es que una baja concurrencia de votantes en estados devastados por la tormenta permita al candidato republicano Mitt Romney obtener más votos en total incluso si Obama se queda con el triunfo en el colegio electoral, que e conforma estado por estado.

Romney y Obama están virtualmente empatados en los sondeos de opinión.

OTRA TORMENTA

Cerca de 1,4 millones de casas y negocios aún no tienen energía eléctrica o calefacción, en momentos en que la temperatura ha caído a menos de 0 grados centígrados en buena parte del área.

Más de 217.000 personas se han registrado para recibir ayuda de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias y ya se han entregado cerca de 199 millones de dólares en asistencia.

La exhausta región enfrenta el prospecto de una nueva y fuerte tormenta, que se ha pronosticado que llevaría bajísimas temperaturas y más lluvias y vientos a mediados de la semana.

Funcionarios temían que esa tormenta pueda provocar nuevas inundaciones en zonas ya anegadas por Sandy. En Belmar, Lake Como y Spring Lake, las autoridades drenaron agua de tres lagos para permitir que el agua que anega la zona ingrese a ellos.

En el poblado de Brick, funcionarios ordenaron una evacuación obligatoria antes de la llegada del nuevo frente de mal clima.

En Nueva York, la mayoría de las 15.070 escuelas de la ciudad reabrieron el lunes, pero 57 sufrieron daño estructural, 19 estaban sin energía eléctrica, y 16 estaban cerradas debido a que eran usadas como albergue, dijeron funcionarios.

Las escuelas cerraron nuevamente el martes con motivo de la elección.

El metro de Nueva York operaba con cerca del 80 por ciento de su servicio normal.

Reporte de redacciones de Reuters en nordeste de EEUU, escrito por Michelle Nichols y Jim Loney; editado por Hernán García

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below