8 de noviembre de 2012 / 3:02 / en 5 años

PERFIL-Chino Xi, educado por la elite, pero forjado por la revolución

Por Ben Blanchard

PEKIN (Reuters) - Hace tres años, en México, el probable futuro presidente de China, Xi Jinping, se salió del protocolo esperado para un líder que nació en la aristocracia revolucionaria, pero se forjó en el tumulto de la Revolución Cultural de Mao Zedong.

Xi generalmente luce el traje oscuro y la máscara de cautela pública que impone como uniforme de la dirección del Partido Comunista de China. Pero, en México, bajó la guardia en una defensa férrea de su país frente a las críticas del extranjero.

“En medio de la crisis financiera internacional, China todavía fue capaz de resolver el problema de alimentar a sus 1.300 millones de habitantes, y esa ya fue nuestra mayor contribución a la humanidad”, dijo en comentarios que pronto arrancaron los aplausos de los usuarios de internet chinos.

“Algunos extranjeros con sus panzas llenas y nada mejor que hacer, se dedican a apuntarnos con el dedo”, prosiguió. “En primer lugar, China no exporta revolución; en segundo lugar, no exporta hambre ni pobreza; y tercero, no se mete con ustedes. Entonces, ¿qué más hay que decir?”, dijo Xi.

Xi volverá a ponerse la máscara de funcionario el jueves cuando tome su lugar en la primera fila de un congreso clave en el que asumirá el mando de jefe del Partido Comunista, de manos del mandatario Hu Jintao.

Xi, de 59 años, es hijo del ex viceprimer ministro reformista y ex vicepresidente del Parlamento Xi Zhongxun, lo que lo convierte en un “principito”, uno de los hijos e hijas de los privilegiados líderes retirados o fallecidos de China.

Creció entre la elite del partido, pero luego vio como su padre fue purgado del poder antes de la Revolución Cultural. Entonces, Xi se trasladó a una zona rural, desde donde se las arregló para ir a la universidad y luego ascender en la escalera del poder.

Considerado como un reformador prudente, después de haber pasado un tiempo en las primeras posiciones en Fujián y Zhejiang, Xi ha sido señalado como el probable sucesor de Hu.

Hu debe dejar la conducción del partido y la presidencia a inicios del 2013.

ESCALANDO POSICIONES

Casado con una cantante famosa y brevemente a cargo de Shanghái, la ciudad más rica y más glamorosa de China, Xi ha creado un estilo político de bajo perfil. Se ha quejado de los discursos y escritos llenos de jerga partidaria y ha demandado una manera más directa de comunicación.

En septiembre, Xi convulsionó al pueblo chino y a la comunidad internacional por igual cuando desapareció de la escena pública sin explicación durante unas dos semanas, lo que provocó rumores desde que padecía una enfermedad grave hasta de problemas en la sucesión.

Las fuentes consultadas por Reuters dijeron que Xi se lastimó la espalda mientras nadaba y que había estado obedeciendo órdenes de los médicos de hacer reposo y someterse a fisioterapia.

Xi fue a trabajar a las pobres zonas rurales del noroeste chino durante el caos de la Revolución Cultural de 1966-76, y se convirtió en un funcionario comunal.

Estudió ingeniería química en la Universidad de Tsinghua, en Pekín, una escuela de elite donde Hu también estudió. Más tarde, obtuvo el doctorado en la teoría marxista de Tsinghua.

Xi saltó a la fama en la década de 1980 como jefe del partido de un condado rural en la provincia de Hebei, próxima a Pekín. Entonces, tuvo un acceso inusual al jefe nacional del partido, Hu Yaobang.

Nacido en la remota provincia de Shaanxi, hogar de los guerreros de terracota, Xi fue promovido a gobernador de la provincia suroriental de Fujian en agosto de 1999, después de que una serie de funcionarios se vieron involucrados en un escándalo de corrupción.

En marzo del 2007, el alto y corpulento Xi consiguió el mayor puesto de la capital comercial de China, Shanghái, cuando su predecesor, Chen Liangyu, se vio envuelto en otro caso de corrupción. Xi ocupó ese puesto hasta octubre del 2007 cuando fue promovido al Comité Permanente del Partido, el círculo máximo del poder.

Xi está casado con Peng Liyuan, una cantante de renombre que supo ser sin duda alguna más popular en China que su marido, hasta que el partido la obligó a mantener un perfil bajo a medida que el hoy vicepresidente escalaba hacia la cima del poder.

Editado por Juan Lagorio

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below