22 de enero de 2013 / 14:47 / en 5 años

Berlusconi se aleja de aliados vinculados a la mafia antes de comicios

Por James Mackenzie

Foto de archivo del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi durante una participación en el programa "Porta a Porta" de la cadena Rai en Roma, ene 9 2013. El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi descartó como candidatos electorales a antiguos aliados acusados de corrupción y de tener vinculaciones con la mafia, en un intento por limpiar la imagen de su partido de centro-derecha. REUTERS/Remo Casilli

ROMA (Reuters) - El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi separó de sus listas electorales a antiguos aliados acusados de corrupción y de tener vinculaciones con la mafia, en un intento por limpiar la imagen de su partido de centro-derecha.

En la noche del lunes, el secretario del partido de Berlusconi, Angelino Alfano, dijo que Nicola Cosentino, un ex ministro de Economía cuya base de poder se encuentra en el corazón del sector controlado por la Camorra o mafia napolitana, no regresaría al Parlamento luego de la elección.

Cosentino integró un puñado de miembros del Parlamento que fueron separados de la lista del partido para la elección del 24 y 25 de febrero.

“Fue una decisión muy dolorosa”, dijo Berlusconi en declaraciones a su propia cadena televisiva, Italia 1, culpando a “fiscales políticamente sesgados” por la necesidad de excluir a Cosentino.

Cosentino ha negado cualquier delito político y los funcionarios del partido han dicho que la decisión fue tomada sólo para evitar que el tema sea explotado por los rivales electorales.

“Esta decisión no implica un juicio respecto de que los involucrados sean culpables”, dijo Fabrizio Cicchitto, jefe del grupo del partido PDL en la Cámara baja del Parlamento.

“Sigo creyendo en que Nicola Cosentino es inocente y que ha sido blanco de una campaña extremadamente dura por parte de los medios y de los jueces”, agregó.

Cosentino, quien fue obligado a renunciar en el último Gobierno de Berlusconi en el 2011 en medio de un gran escándalo, está siendo investigado por asociación con la Camorra en la región Casal di Principe, cerca de Nápoles.

Berlusconi, quien enfrenta un juicio en el que se le acusa de pagar por sexo con una menor de edad además de cargos de fraude impositivo, ha estado bajo fuerte presión para limpiar su partido Pueblo de la Libertad (PDL) de cara a las elecciones.

No está claro qué impacto tendrá la decisión sobre la votación, pero el diario Corriere della Sera dijo que la oficina de Berlusconi había visto proyecciones que estimaban que la maniobra podía sumar un 2 por ciento de votos a la importante recuperación observada desde comienzo de año.

Un sondeo del instituto SWG de la semana pasada mostró que el bloque de centro-izquierda dirigido por el líder del Partido Democrático Pier Luigi Bersani tenía un 33 por ciento de la intención de voto, superando el 27,2 por ciento de la alianza de Berlusconi entre el PDL y la Liga del Norte.

Tanto el Partido Democrático como el bloque de centro del saliente primer ministro Mario Monti se han comprometido a presentar sólo candidatos que no estén bajo investigación o enfrenten cargos penales.

Berlusconi ha defendido por mucho tiempo a Cosentino y a otros políticos que también han sido excluidos de la lista electoral del PDL, pero el creciente enojo del público con los representantes corruptos y por una serie de escándalos de alto perfil -muchos que involucran al PDL- lo han obligado a tomar cierta distancia.

No obstante, la medida pone en riesgo la estabilidad interna del partido, donde Cosentino y otros parlamentarios no excluidos cuentan con una fuerte lealtad de los votantes locales.

Cosentino, quien afronta la posibilidad de un arresto inmediato sin su inmunidad parlamentaria, dijo que sentía una “profunda amistad” por Berlusconi, pero aclaró que no se fue voluntariamente.

“No dí un paso al costado porque quise, no renuncio a la candidatura por cuenta propia, luché hasta el final”, declaró Cosentino en una conferencia de prensa en Nápoles, la cual fue interrumpida en varias ocasiones por gritos y aplausos de sus seguidores.

El ahora ex candidato culpó, sin dar nombres, a fuerzas del interior del PDL de haberlo obligado a irse. Además, aunque negó reportes de diarios acerca de que casi llega a los golpes con Alfano, Cosentino desdeñó al secretario del partido al calificarlo de “perdedor”.

Editado en español por Ana Laura Mitidieri

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below