3 de febrero de 2013 / 17:53 / en 5 años

Atacantes matan a 33 personas en cuartel policial en Irak

Por Mustafa Mahmoud

KIRKUK, Irak (Reuters) - Al menos 33 personas murieron el domingo en la ciudad iraquí de Kirkuk cuando un atacante suicida detonó un camión lleno de explosivos fuera de un cuartel de policía y hombres armados disfrazados de policías trataron de invadir la sede.

La explosión fue el tercer gran ataque en semanas en o cerca de la ciudad multiétnica de árabes, kurdos y turcos, que está en el corazón de una disputa entre el Gobierno central de Irak y la región autónoma del Kurdistán.

La policía dijo que el atacante provocó una enorme explosión cerca de la entrada lateral del edificio de la policía, demoliendo parte de una oficina del Gobierno cercana.

“Un atacante suicida que manejaba un vehículo lleno de explosivos atacó la entrada del cuartel y después de la explosión, hombres armados con chalecos protectores atacaron con (fusiles) AK47s y granadas, pero los guardias los mataron”, dijo un funcionario policial.

Guardias y rescatistas llevaron a los ensangrentados sobrevivientes a camillas en medio de los escombros dejados por la explosión, que dejó un gran cráter en la calle.

La policía dijo que 33 personas murieron en el atentado, incluyendo a 12 empleados en la oficina del Gobierno. Sin embargo, un funcionario de salud afirmó que sólo 16 cuerpos se encontraban en la morgue de un hospital y que había más de 90 heridos.

El ataque se produjo en momentos en que insurgentes vinculados a Al Qaeda tratan de inflamar el conflicto sectario en Irak, donde un Gobierno de poder compartido dividido entre la mayoría chií, suníes y kurdos étnicos ha estado en crisis desde que los últimos soldados estadounidenses abandonaron el país hace un año.

DESAFIOS DE MALIKI

El primer ministro chií, Nuri al-Maliki, enfrenta protestas masivas de musulmanes suníes en las provincias occidentales, que lo llaman a dimitir y se quejan de haber sido marginados desde la caída de Saddam Hussein.

En el norte, Maliki también está atrapado en una tensa disputa con el enclave kurdo autónomo por el control de yacimientos petroleros y tierras a lo largo de los llamados “territorios disputados”, donde ambas regiones reclaman el control.

Kirkuk, a 170 kilómetros al norte de Bagdad, está en el corazón de la disputa.

La rama local de Al Qaeda, el Estado Islámico de Irak, se ha beneficiado por la entrada de islamistas suníes y de armas a Siria, donde rebeldes suníes combaten al presidente Bashar al-Assad.

Los ataques bombas suicidas son típicos de la rama de Al Qaeda y el grupo se atribuyó la responsabilidad por un ataque bomba suicida que acabó con la vida de un legislador suní el mes pasado en Falluja.

El mes pasado, un atacante suicida que se hizo pasar por doliente mató al menos a 26 personas en un funeral en una mezquita chií en la ciudad de Tuz Khurmato y días antes otro atacante que conducía un camión acabó con la vida de 25 personas en la oficina de un partido político en Kirkuk.

El nivel de violencia en Irak es menor que durante le época más álgida de la masacre sectaria del 2006-2007, cuando murieron decenas de miles de personas.

Sin embargo, más de 4.400 personas murieron en Irak el año pasado en ataques y explosiones, en el primer incremento en tres años en el número de fallecidos.

Reporte adicional de Omar Mohammed en Kirkuk y Ahmed Rasheed en Bagdad; escrito por Patrick Markey. Editado en español por Patricio Abusleme

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below