June 22, 2020 / 5:56 PM / 14 days ago

ANÁLISIS-Cambios en el Tribunal Constitucional alemán apuntan a menos choques con el BCE

BERLÍN, 21 jun (Reuters) - Es probable que los cambios en la composición del tribunal más alto de Alemania reduzcan la confrontación con el Banco Central Europeo tras un fallo sobre la compra de bonos que causó conmoción en el continente, según dos fuentes cercanas al tribunal.

Foto de archivo del logo del BCE en Fráncfort. Ene 23, 2020. REUTERS/Ralph Orlowski

En su fallo del mes pasado, el Tribunal Constitucional dio al BCE tres meses para justificar las compras de bonos en el marco de su emblemático programa de estímulo o de lo contrario perderá al Bundesbank como colaborador del mismo, lo que ha generado interrogantes sobre el futuro del euro.

Aunque es probable que Berlín tenga la última palabra sobre si la justificación del BCE basta, los demandantes han señalado que podrían iniciar otras acciones legales contra el nuevo programa de estímulo del BCE, lo que podría conducir a una mayor agitación en los mercados.

Sin embargo, el lunes se produce un cambio de guardia en el juzgado alemán ubicado en Karlsruhe.

Un cambio clave será la entrada de una nueva jueza, que podría cambiar las decisiones de un tribunal: Astrid Wallrabenstein, nominada por los Verdes pro-europeos y que ha sugerido que debería haber un deshielo en las relaciones con el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), que aprobó el plan del BCE.

Wallrabenstein ocupará la vacante de Andreas Vosskuhle, presidente del tribunal, que se va tras finalizar su mandato. La función de presidente recaerá en Stephan Harbarth, quien fuera diputado conservador entre 2009 y 2018.

“(Wallrabenstein) es mucho más favorable a Europa que Vosskuhle”, dijo la primera fuente, un profesor de derecho constitucional que tiene buenas conexiones con el tribunal y conoce a Wallrabenstein. “Por lo tanto, mi pronóstico es que en el futuro, tales decisiones como la del BCE ya no se tomarán”.

El nombramiento de Wallrabenstein podría ayudar a allanar el camino hacia un tono más conciliador del tribunal, que según los expertos tradicionalmente provoca una crisis para después suavizar su postura.

“MÁS QUE A LA ALTURA”

El tribunal constitucional está dividido en dos grupos, cada uno con ocho jueces, que se ocupan de diferentes casos. Wallrabenstein se unirá al segundo grupo, que dictó el 5 de mayo el fallo sobre la compra de bonos del BCE.

Aunque el segundo grupo votó 7-1 a favor de aprobar el fallo, en la toma de decisiones se busca el consenso. La llegada de Wallrabenstein augura un cambio en el equilibrio de fuerzas, al menos a la larga, dijo la segunda fuente, que es cercana al tribunal y señaló que es la primera jueza del segundo grupo que ha sido nominada por los Verdes proeuropeos.

“Cada juez nuevo cambia algo. En un grupo de ocho personas, una nueva persona supondrá una diferencia”, sostuvo la fuente. “Puede que haya discusiones más acaloradas”.

El profesor de derecho que conoce a los jueces de Karlsruhe dice que la dinámica del segundo grupo “se ha visto claramente influenciada por la interacción de Vosskuhle y (Peter) Huber”, un conservador que describió el fallo del 5 de mayo como “imperativo”.

En 2014, en calidad de abogada, Wallrabenstein representó un caso —fallido— en el tribunal de Karlsruhe para que el excontratista de la agencia de espionaje estadounidense Edward Snowden fuera escuchado por una comisión de investigación en Berlín.

La jueza ya ha sugerido una estrategia más permisiva en las relaciones con el TJUE, que aprobó el plan de estímulo del BCE en 2018. Los jueces de Karlsruhe decidieron que no estaban obligados por ese fallo, argumentando que el tribunal europeo no había examinado las medidas del BCE hasta el punto de hacer “irrelevante” su propio veredicto.

“El tono se ha vuelto más duro últimamente”, dijo Wallrabenstein a finales del mes pasado sobre las relaciones entre los tribunales. “Seguir así quizás se hace un poco difícil ahora.”

Contactada por Reuters el fin de semana, Wallrabenstein no quiso hacer más comentarios.

Sin embargo, en el semanario alemán Frankfurter Sonntagszeitung dijo que espera que “las cosas se movieran en la dirección correcta”, y añadió que ahora la cuestión era cómo proceder después de una discusión, en su opinión la respuesta era: “Olvidémoslo, sigamos adelante”.

El tribunal alemán ha dicho que su fallo de mayo no era aplicable a las nuevas medidas del BCE, lo que deja margen para un nuevo recurso.

Sin embargo, aunque los demandantes del caso original han señalado que podrían iniciar nuevas demandas, la segunda fuente dijo a Reuters que el tribunal de Karlsruhe sentía que había dejado claro su punto de vista con el fallo del 5 de mayo.

No obstante, esa decisión sigue siendo un rompecabezas para Berlín, que está obligado a respetar al tribunal de Karlsruhe, pero que al mismo tiempo no quiere erosionar la independencia del BCE, cuyo estímulo sin precedentes ha mantenido viva la zona euro.

Los observadores del BCE ven dos posibles vías de salida: que el Bundesbank o el Parlamento Europeo —que tiene el derecho de interpelar a la entidad— pidan una aclaración sobre las compras de bonos del banco central de la zona euro.

Berlín deberá entonces aceptar o rechazar la explicación. El rechazo exigiría que el Bundesbank se retire del programa, lo que supondría un interrogante para el papel de Alemania en el euro.

información adicional de Ursula Knapp; escrito por Paul Carrel y Madeline Chambers; editado Tomás Cobos

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below