March 13, 2019 / 9:36 PM / 10 days ago

ANÁLISIS-Nuevo riesgo de 1 billón de pesos en Argentina: la creciente deuda de "Leliq"

BUENOS AIRES (Reuters) - Argentina tiene una nueva preocupación financiera: el volumen de las letras de corto plazo “Leliq” superó la marca de 1 billón de pesos (unos 24.000 millones de dólares), lo que podría presionar las arcas del banco central y traer más dolores de cabeza al Gobierno en un año electoral.

La deuda de las “Letras de Liquidez”, denominadas en pesos y subastadas a diario principalmente a los bancos domésticos, ayuda al organismo monetario a absorber fondos en el mercado para apuntalar la debilitada moneda y contener una persistente inflación que dificulta al país dejar atrás la crisis que sufre.

Pero el alto nivel de las tasas de interés también genera preocupaciones de que pueda tornarse insostenible en algún momento.

La escalada del instrumento de deuda de corto plazo es significativa en un país donde el desplome del peso, el estancamiento económico y las dificultades para cancelar unas letras similares el año pasado llevaron a un acuerdo de emergencia con el Fondo Monetario Internacional por 56.300 millones de dólares.

“Si los inversores empiezan a creer que esto es un problema, podría convertirse en una profecía autocumplida”, dijo Carlos de Sousa, economista senior para América Latina en Oxford Economics.

“Los bancos podrían verse desalentados a tener Leliqs, los intereses subirían y eso podría terminar haciendo que el BCRA (banco central) tenga que reconsiderar su marco de política monetaria otra vez”, agregó.

Un portavoz del organismo monetario dijo que cuando se toma en cuenta la inflación, el aumento del volumen de las Leliq “se modera de forma considerable”. La inflación mensual de enero fue de 2,9 por ciento y para todo el 2019 se prevé que totalice un 32 por ciento.

El banco central subastó Leliq por unos 200.000 millones de pesos el miércoles a una tasa de interés promedio máxima en cuatro meses de 63,328 por ciento. La deuda neta de Leliq superó la marca del billón de pesos por primera vez esta semana, de acuerdo con datos oficiales del banco central y operadores.

“EFECTO BOLA DE NIEVE”

En teoría, si las tasas siguieran elevadas, eso podría implicar pagos anuales de intereses por alrededor de 600.000 millones de pesos o más, considerando el interés compuesto. La mayoría de los analistas esperan que las tasas bajen, aunque recientemente volvieron a aumentar.

Las tasas treparon al 70 por ciento en octubre para luego ceder a apenas arriba del 40 por ciento el mes pasado, cuando se diluían los temores económicos. Sin embargo, una inflación más alta de lo previsto y renovados temores sobre el peso forzaron otro avance brusco de las tasas durante el último mes.

El problema se materializaría si las altas tasas crearan un efecto “bola de nieve” con las Leliq, dijeron algunos analistas, pues el banco central tiene que emitir más de este instrumento para pagar la deuda en las letras ya existentes. Las Leliqs fijan la tasa de interés referencial y son la principal herramienta para controlar la inflación.

“El valor nominal (de las Leliq) ahora es muy alto, habrá que seguir mirándolo de cerca. Comienza a ser un poco peligroso que continúe creciendo a este ritmo”, dijo Juan Lezica, un economista de la consultora ACM en Buenos Aires.

La agencia calificadora Moody’s dijo el miércoles que las altas tasas eran negativas para los bancos argentinos porque incrementan los créditos en mora y refrenan la actividad económica.

La acumulación de la deuda en Leliq pone de relieve la forma en la que el banco central argentino se esfuerza con todos sus recursos para defender al peso, que perdió la mitad de su valor frente al dólar el año pasado, y atenuar una inflación que sigue a un ritmo anual de 50 por ciento.

La deuda en pesos con interés alto alienta a los bancos a mantener sus fondos en la moneda, en lugar de pasarse a dólares, un refugio más seguro, lo que el año pasado contribuyó a derribar al peso.

El presidente argentino, Mauricio Macri, también quiere evitar a toda costa una fuga desde el peso, lo que desestabilizaría una situación económica que ya está frágil y descarrilaría sus planes para buscar la reelección en las elecciones de octubre.

Eric Ritondale, economista de la consultora Econviews, de Buenos Aires, dijo que en la medida que los mercados continúen estables, el banco central será capaz de sostener el crecimiento de las Leliq, pero que las tasas, que han subido unos 20 puntos porcentuales en el último mes, eran un problema.

“El stock (de Leliq) en sí no me preocupa, lo que me preocupa es que las tasas hayan recortado toda la baja que tuvieron en lo que va del año”, dijo.

Reporte de Gabriel Burin; reporte adicional de Jorge Otaola; Editado por Nicolás Misculin

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below