November 15, 2018 / 12:11 PM / a month ago

Fiscal público saudí busca pena de muerte en caso Khashoggi

RIAD/ANKARA (Reuters) - El fiscal público de Arabia Saudita busca la pena de muerte para cinco de los 11 sospechosos acusados en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, informaron desde su despacho el jueves, mientras el reino intenta contener su mayor crisis política en una generación.

Foto de archivo. El fiscal público saudí, Saud Al Mojeb, parte del consulado de Arabia Saudita en Estambul, Turquía. 30 de octubre de 2018. REUTERS/Kemal Aslan

Khashoggi, un periodista cercano a la realeza devenido en crítico de la política saudí, fue asesinado en el consulado de Arabia Saudita en Estambul el 2 de octubre tras una pelea mediante una inyección letal, dijo a periodistas el vicefiscal público y portavoz Shalaan al-Shalaan.

Shalaan aseguró que el líder de facto, el príncipe heredero al trono Mohammed bin Salman, no sabía nada sobre la operación, en la cual el cuerpo de Khashoggi fue desmembrado, sacado del edificio y entregado a un “cooperador local” no identificado.

El funcionario agregó que el paradero del columnista del diario estadounidense Washington Post sigue siendo desconocido.

El relato de Shalaan sobre el asesinato, la más reciente de una serie de explicaciones sobre el hecho que ha dado el Gobierno saudí, fue recibido con escepticismo en Turquía, mientras que un senador de Estados Unidos dijo que era increíble que el hecho hubiera ocurrido sin una orden.

Según Shalaan, Khashoggi fue asesinado después del fracaso de “negociaciones” para su regreso al reino y que la persona que ordenó su muerte era el jefe del equipo negociador que fue enviado para repatriar a Khashoggi, tras decidir que era inviable sacar al periodista del consulado.

También reveló que la orden de repatriar a Khashoggi provino del exsubjefe de Inteligencia, el general Ahmed al-Asiri, que fue despedido el mes pasado tras una investigación inicial.

Sin nombrarlos, Shalaan dijo que el fiscal saudí había pedido la pena de muerte para cinco personas “acusadas de ordenar y cometer el crimen y las sentencias apropiadas para las otras personas acusadas”.

Al ser consultado si el príncipe Mohammed jugó algún papel en el asesinato, respondió que “él no tuvo conocimiento alguno”.

Esa postura fue reiterada por el ministro de Relaciones Exteriores saudí, Adel al-Jubeir, quien aseguró que el príncipe no tuvo absolutamente nada que ver con el caso, y acusó a Turquía de ignorar pedidos de información por parte de Arabia Saudita.

El presidente de Turquía, Tayyip Erdogan, dijo que el asesinato fue ordenado desde los más altos niveles del Gobierno saudí, pero probablemente no por parte del rey Salman, poniendo en cambio el foco en su heredero de 33 años.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sugirió que la responsabilidad última recae en el príncipe en su calidad de líder de facto.

El Gobierno saudí inicialmente negó tener cualquier conocimiento de la desaparición de Khashoggi y luego dió explicaciones contradictorias, incluyendo que había sido asesinado en una operación no autorizada.

El caso ha provocado la indignación mundial, abrió la posibilidad de que el reino sea sancionado, y mancilló la imagen del príncipe Mohammed.

Reporte adicional de Maha El Dahan y Asma Al Sharif en Dubái, escrito por Tuqa Khalid y Ghaida Ghantous; editado en español por Patricio Abusleme

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below