October 12, 2019 / 3:25 AM / 4 days ago

Ciudad mexicana "desesperándose" mientras huelgas de GM en EEUU cobran un algo precio

SILAO, México, 11 oct (Reuters) - A medio continente de las plantas automotrices de Detroit, las huelgas de General Motors en Estados Unidos han provocado escalofríos en la ciudad mexicana Silao, donde la planta local de la automotriz despidió temporalmente 6,000 trabajadores la semana pasada cuando se agotaron las partes provenientes del vecino del norte.

Visión general de la planta de GM en Silao, México. Octubre 9, 2019. Foto tomada el 9 de octubre, 2019. REUTERS/Sergio Maldonado. NO REVENDER, NO ARCHIVAR

Ricos o pobres, los habitantes esperan ansiosamente que la disputa laboral termine para que la compañía reabra la planta, que ha sido un ancla de la economía local desde que General Motors (GM) llegó hace una generación, transformando el paisaje para siempre.

“General Motors es la principal fuente de ingreso aquí. Cuando se para General Motors, se paraliza todo. Antes de General Motors, no había nada”, dijo Francisco Vázquez, habitante de Silao.

Una vez un remanso provincial con un puñado de coloridas iglesias antiguas, Silao está ahora envuelto en un cinturón espeso de fábricas y almacenes que trabajan con automotrices de todo el mundo.

En los años posteriores a la apertura de la planta de GM en Silao en 1995, docenas de otras empresas llegaron también, como Volkswagen, Continental y Pirelli. El estado de Guanajuato, donde se ubica Silao, atrajo a automotrices como Mazda, Honda y Toyota.

Las tensiones sobre el futuro de la industria manufacturera en América del Norte están en el centro del paro masivo de GM. El debate ha enfrentado a defensores del empleo en Estados Unidos deseosos de reducir la ventaja de costos que tiene México contra los sindicatos mexicanos que luchan por proteger los trabajos locales.

En Estados Unidos, el empleado promedio de una ensambladora de GM gana alrededor de 30 dólares por hora antes de impuestos. Por el contrario, un trabajador en Silao con 10 años de experiencia obtenía, hasta antes del paro, alrededor de 4.50 dólares por hora antes de impuestos, incluyendo beneficios como vales para despensa, según un recibo de pago visto por Reuters.

Cuando Donald Trump ganó las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos, se comprometió a recuperar los puestos de trabajo perdidos en la industria manufacturera desde que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entró en vigor en 1994. También prometió reducir drásticamente la inmigración ilegal procedente de México.

Sin embargo, los líderes sindicales de Silao dicen que el traslado de empleos de México a Estados Unidos sólo aumentará la presión sobre los trabajadores mexicanos para que emigren.

“Es importante que se mantengan las fuentes de trabajo en México para el propio Estados Unidos”, dijo Hugo Varela, jefe de la confederación sindical mexicana CTM en Guanajuato, que representa a los trabajadores de GM en el estado.

“Esto evita la migración hacia Estados Unidos”, añadió. “Si aquí no hay trabajo, van a intentar cruzar”, subrayó.

Además, la huelga de GM tiene a los líderes empresariales mexicanos preocupados por la posibilidad de que los disturbios industriales se extiendan aquí, donde el gobierno izquierdista del presidente Andrés Manuel López Obrador ha prometido ayudar a fortalecer los sindicatos.

Más de una docena de trabajadores locales, funcionarios sindicales y contratistas de GM dijeron a Reuters que su prioridad era defender los empleos locales. Ha habido pocos indicios de que los trabajadores automotrices mexicanos muestren solidaridad con la United Automobile Workers (UAW).

ESTACIONAMIENTOS VACÍOS, TRABAJOS ESPORÁDICOS Las operaciones en la planta de GM Silao se interrumpieron el 1 de octubre. La mayoría de los estacionamientos frente al edificio amarillo crema estaban vacíos.

Los vendedores de comida que se instalaron en el perímetro de la planta en expansión se quejaron de que el negocio era malo y los trabajadores locales de GM dijeron que estaban tratando de llegar a fin de mes con trabajos esporádicos.

El trabajador de GM con el recibo de sueldo dijo que durante su tiempo fuera del trabajo por el paro sólo recibía el 55% de su salario regular. Sacudió la cabeza cuando se le preguntó si podía presionar a GM para que le pagara el sueldo completo. Su principal preocupación, dijo, era mantener su trabajo o asegurar una liquidación adecuada.

“Si pretenden llevar la planta, tal vez nos levantaríamos en huelga”, dijo el trabajador de GM, quien habló bajo condición de anonimato por preocupaciones de que podría ser despedido por hablar con la prensa.

El paro en Silao ha provocado despidos temporales en otro sitio de GM en México y en algunos de los principales proveedores locales, incluyendo American Axle & Manufacturing, dijeron empleados. En Washington, la huelga de GM ha complicado el intento de Trump de lograr que el Congreso ratifique el nuevo acuerdo comercial de América del Norte, el T-MEC, que él negoció para reemplazar al TLCAN.

Legisladores demócratas aliados a los sindicatos están resistiendo, diciendo que México debe hacer más para implementar normas laborales más estrictas. Sindicatos de Estados Unidos y Canadá acusan a sus pares mexicanos de violar las normas internacionales para socavarlas y esperan que leyes más estrictas hagan que México sea menos atractivo para la reubicación de fábricas.

En las últimas dos décadas, la producción anual de automóviles en México ha subido 165% a más de 4.1 millones de acuerdo con la Organización Internacional de Constructores de Automóviles (OICA), elevando a México del onceavo al sexto lugar en la clasificación mundial.

“DESESPERÁNDOSE” En julio de 2019, la industria automotriz representaba más del 30% del valor de las exportaciones totales de México. Alrededor del 80% de ellas son enviadas a Estados Unidos, lo que hace que México sea muy sensible a las disputas laborales en Estados Unidos. La huelga en Estados Unidos contra el fabricante de automóviles número uno en ese país comenzó el 16 de septiembre, con los 48,000 miembros de la UAW en busca de aumentos salariales y seguridad laboral, una mayor participación en las ganancias de la compañía y la protección para la salud.

En Silao, los temores sobre la economía local están creciendo.

José Juan Campos, un contratista que dijo que había trabajado regularmente en la planta de GM desde su apertura hasta la huelga, dijo que nunca había conocido un paro como éste y que era poco probable que la empresa recuperara muchos trabajadores antes de Navidad.

“La gente se está desesperando”, dijo.

Reporte de Dave Graham. Reporte adicional de Anthony Esposito. Editada en español por Adriana Barrera

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below