September 26, 2019 / 3:24 PM / 23 days ago

Salida de miembros de línea dura BCE manifiesta divisiones internas antes de llegada de Lagarde

FRÁNCFORT (Reuters) - La sorpresiva renuncia de Sabine Lautenschläger al Banco Central Europeo ilustra las profundas divisiones que Christine Lagarde tendrá que sanar cuando asuma la dirección el próximo mes, con un rechazo abierto de algunos miembros del emisor a un nuevo paquete de estímulo.

Foto de archivo. La próxima presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, durante una reunión con la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo en Bruselas, Bélgica. 4 de septiembre de 2019. REUTERS/Francois Lenoir.

Lautenschläger, designada por Alemania para el directorio del BCE, anunció el miércoles que renunciaría el 31 de octubre, un día antes de que Lagarde reemplace a Mario Draghi en la dirección del banco central.

La banquera alemana no explicó su decisión, pero señaló a funcionarios en un correo visto por Reuters que se había encontrado “en una situación en la que este es el mejor curso de acción”.

A principios de este mes, Lautenschläger se encontraba entre un poco más de un tercio de los 25 miembros del Consejo de Gobierno del BCE que no querían retomar la compra de bonos, parte de medidas que incluían un recorte de tasas y la promesa de mantener los grifos de dinero abiertos indefinidamente.

El jefe del Bundesbank, Jens Weidmann, y el gobernador del banco central holandés también han criticado el nuevo esquema de impresión de dinero, preparando el escenario para nuevas batallas a menos que Lagarde aborde sus preocupaciones.

“Lo evidente del rechazo contra la última decisión política (...) demuestra lo frágil que es actualmente el BCE”, observó Carsten Brzeski, economista de ING. “Cuando Christine Lagarde reemplace a Mario Draghi en noviembre tendrá que trabajar para reparar los lazos”.

Hasta ahora, Lagarde ha adoptado un enfoque equilibrado en público. En su audiencia de confirmación dijo al Parlamento de la UE que la política debería ser expansiva durante mucho tiempo, pero que los encargados de las directrices dbían estar conscientes de sus efectos secundarios.

Los recortes y las tasas de interés negativas del BCE han causado frustración en Berlín. Algunos alemanes temen que las compras masivas de bonos gubernamentales de todos los países de la zona euro signifiquen que terminarán pagando las cuentas de naciones más derrochadoras, como Italia, Portugal y España.

Antes de Lautenschläger, tres funcionarios alemanes ya se habían retirado del Consejo de Gobierno para la formulación de políticas del BCE desde que comenzó a tomar medidas extraordinarias para combatir la crisis de deuda de la zona euro hace casi una década.

Axel Weber, entonces jefe del Bundesbank, y Jürgen Stark, entonces economista jefe del BCE, renunciaron en 2011, seguidos por el miembro de la junta Jörg Asmussen dos años después.

“No sorprende ese número de renuncias si el jefe del BCE decide constantemente contra los intereses y principios del banco central nacional más grande”, dijo Markus Ferber, miembro conservador del Parlamento Europeo de Alemania. “Sería bueno que Christine Lagarde adoptara un enfoque bastante más inclusivo”.

Reporte de Francesco Canepa; Editado en español por Janisse Huambachano

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below