September 12, 2019 / 5:43 PM / 3 months ago

Años después del asesinato de una monja, activistas enfrentan amenazas en el Amazonas

ANAPU, Brasil (Reuters) - Hace catorce años, en un camino de tierra remoto en el norte de Brasil, un hombre armado pagado por ganaderos locales ejecutó a una monja estadounidense que había dedicado gran parte de su vida a luchar para salvar la selva amazónica y abogar por los pobres de las zonas rurales.

La hermana Jane Dwyer de la congregación, Nuestra Señora de Namur, sostiene una fotografía de la monja Dorothy Stang, tras una entrevista con Reuters en su casa en Anapu, Pará, Brasil. 2 de septiembre de 2019. REUTERS/Nacho Doce.

El asesinato en el 2005 de Dorothy Stang, de 73 años, quien recibió seis disparos en el pecho, la espalda y la cabeza, conmocionó al mundo.

Sus antiguos colegas, que aún viven cerca de la ciudad de Anapu en el estado de Pará donde trabajaba, dicen que el área sigue siendo tan ilegal y peligrosa como siempre.

“La gente aquí está ansiosa por plantar árboles, preservar el bosque, mantenerlo en pie y defenderlo, incluso con sus vidas”, dijo la hermana Jane Dwyer, mientras sostenía una foto de su colega asesinada.

“Porque aquí hay personas que han huido de hombres armados y de amenazas”.

    Su situación resalta el problema de vigilar el Amazonas, donde este año los madereros, ganaderos y granjeros han sido acusados ​​de provocar un fuerte aumento de incendios y deforestación.

    Dwyer y otras monjas han registrado 18 muertes de agricultores locales en la región desde 2015. Dicen que los agricultores fueron asesinados por disputas de tierras y que al menos 40 personas han abandonado el área después de recibir amenazas.

    La oficina del fiscal general del estado de Pará no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios sobre las acusaciones.

    Los incendios en el Amazonas han creado una gran crisis para el presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro, quien reaccionó con furia a las acusaciones globales de que no estaba haciendo lo suficiente para proteger uno de los baluartes clave contra el cambio climático a nivel mundial.

    Los críticos dijeron que la victoria electoral envalentonó a sus partidarios armados a ignorar las regulaciones ambientales.

Bolsonaro lo negó pero asumió el cargo en enero prometiendo llevar progreso a la Amazonía, y ha criticado durante mucho tiempo las reservas indígenas y las multas ambientales como un freno para el desarrollo.

    El mandatario también es un escéptico desde hace mucho tiempo de las organizaciones no gubernamentales, incluida la iglesia católica romana, que trabajan en la Amazonía, argumentando que están tratando de reducir la soberanía de Brasil.

Cuando se supo por primera vez la noticia de los incendios, incluso acusó a las ONG de provocar los incendios, sin aportar pruebas.

    Su enfoque ha causado tensiones con los líderes mundiales, incluido el papa Francisco. El primer pontífice latinoamericano dijo este mes que la rápida deforestación no debería tratarse como un problema local, ya que amenazaba el futuro del planeta.     

El próximo mes, el Vaticano organizará un Sínodo con obispos y otros representantes, incluidos pueblos indígenas de toda América del Sur, en el que el tema de la protección de la Amazonía probablemente cobrará gran importancia.

“TENEMOS MIEDO”

En lo profundo de la selva tropical y lejos de los corredores del poder, proteger el Amazonas es una tarea solitaria, desafiante y cada vez más peligrosa, dicen los que están en la primera línea.

    En Anapu, el gobierno federal rescindió un contrato el mes pasado con una empresa de seguridad local que fue creada para brindar protección a los residentes y al bosque circundante contra los invasores, dijeron los residentes.

El contrato no fue renovado debido a la falta de fondos, dijeron los residentes. INCRA, la agencia gubernamental involucrada, no respondió a una solicitud de comentarios de Reuters.

El contratista de seguridad remitió las preguntas al INCRA.

    Vinicius da Silva, de 37 años, que lidera una sociedad de conservación ambiental en una reserva local y dijo que ha enfrentado amenazas de los madereros, denunció la falta de apoyo.

    “No tenemos protección”, dijo.

“Estamos asustados. No sabemos quién entra en la reserva y qué harán dentro de ella. Sabemos que están haciendo cosas malas allí, pero cuando le pedimos ayuda al gobierno, vienen a mirar el daño ambiental y dicen que nosotros lo hicimos “.

    El Ministerio de Medio Ambiente de Brasil no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

    Bolsonaro ha dicho que Brasil, que enfrenta un fuerte déficit presupuestario después de años de recesión, no tiene los recursos para vigilar el gran territorio del Amazonas.    

Pero el padre Amaro Lopes de Souza, quien al igual que Stang ha luchado por los derechos a la tierra y la preservación del medio ambiente en la región, dijo que el presidente no había hecho lo suficiente para proteger a las personas o a la vegetación.

    “Los que están destruyendo el Amazonas son las grandes haciendas, y son esos grandes agricultores los que lo hicieron presidente (a Bolsonaro). Ahora, creen que pueden deforestar, quemar y devorar todo”, dijo.

Por Nacho Doce y Pablo Garcia, Escrito y con reporte adicional de Gabriel Stargardter; Editado en español por Juana Casas

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below