November 22, 2018 / 3:51 PM / 17 days ago

UE y Reino Unido pactan borrador sobre el Brexit, pero queda pendiente tema Gibraltar

BRUSELAS/LONDRES (Reuters) - Reino Unido y la Unión Europea acordaron un borrador que establece una estrecha relación entre ambas partes tras el Brexit, aunque la disputa con España por el control de Gibraltar aún debe resolverse antes de que los líderes de la UE se reúnan el domingo para sellar el pacto.

La primera ministra británica, Theresa May, y el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, tras reunirse para hablar del Brexit, en la sede de la Comisión en Bruselas, el 21 de noviembre de 2018. REUTERS/Francois Walschaerts

Las noticias conocidas el jueves hicieron subir la libra casi un 1 por ciento, ya que los inversores mostraron su alivio por el hecho de que 18 meses de negociaciones estén finalmente dando frutos, al mantener a Reino Unido ligado a su mayor mercado y garantizar que no habrá muchos cambios durante al menos dos años.

La primera ministra británica, Theresa May, dijo a periodistas en Londres: “Los británicos quieren que esto se resuelva, quieren un buen acuerdo que nos ponga rumbo a un futuro más brillante (...) Ese acuerdo está a nuestro alcance y estoy decidida a lograrlo”.

Pero el pacto enfrenta un complicado camino una vez que llegue al profundamente dividido Parlamento británico, donde conviven euroescépticos de línea dura y legisladores proeuropeos junto a varios sectores intermedios.

Las autoridades europeas dijeron que hay un sólido consenso respecto a que las cuestiones pendientes no deberían retrasar un acuerdo final el domingo, mientras los otros 27 gobiernos revisan el nuevo documento.

La principal interrogante es si se puede convencer a España, que ve el Brexit como una oportunidad para sumar el apoyo de la UE a su campaña de 300 años para reclamar el territorio británico, de que siga siendo paciente.

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, afirmó a través de Twitter la noche del jueves que “Tras mi conversación con Theresa May, nuestras posiciones permanecen lejanas. Mi Gobierno siempre defenderá los intereses de España. Si no hay cambios, vetaremos el Brexit”.

Luego de que un borrador del tratado fijó la semana pasada las condiciones de salida de Reino Unido del bloque a partir de marzo, May se reunió el miércoles con el presidente del brazo ejecutivo de la UE, Jean-Claude Juncker, con la esperanza de cerrar una ambiciosa declaración sobre su futura relación.

May tiene previsto volver a reunirse con Juncker en la víspera de la cumbre a las 1700 GMT del sábado, en principio para concordar en que el texto final está listo para la firma de los líderes de la UE.

Con España, Francia y otros estados miembros de la UE presionando por diversos intereses nacionales en esta declaración política -26 páginas sobre las futuras relaciones comerciales y de seguridad que son diferentes al acuerdo de salida de 585 folios-, existe inquietud en Bruselas de que las discusiones se escapen de las manos y descarrilen la cumbre formal de los 27 líderes europeos con May.

OTRAS DEMANDAS

Fuentes de la UE dijeron a Reuters que otras demandas de los gobiernos se dejarán aparcadas en una o dos páginas separadas del texto de cara a la cumbre.

Las peticiones francesas de acceso a zonas pesqueras británicas y la insistencia en que el Reino Unido post-Brexit siga las normas medioambientales, fiscales, laborales e industriales de la UE están prácticamente redactadas, quedando pendiente las preocupaciones españolas para que Madrid tenga un veto efectivo sobre la aplicación de cualquier acuerdo futuro sobre Gibraltar.

En un punto crucial para May, el texto compromete también a la UE a buscar fórmulas para evitar la activación del llamado “mecanismo de protección”, una salvaguarda destinada a garantizar que la frontera irlandesa permanezca libre de controles aduaneros.

El borrador dice además que la relación entre Londres y Bruselas posterior al Brexit respetará “la integridad del mercado único de la Unión y la Unión Aduanera, así como el mercado interno británico, y reconocerá el desarrollo de una política comercial independiente por parte de Reino Unido más allá de esta asociación económica”.

Ambas partes necesitan un acuerdo que mantenga un comercio fluido entre el mayor bloque comercial del mundo y la quinta economía más grande del planeta. Pero May ha tenido múltiples problemas para poner fin a casi 46 años de pertenencia de Reino Unido a la UE sin perjudicar el comercio o molestar a los parlamentarios británicos, los que en última instancia decidirán el destino de cualquier acuerdo que pueda conseguir.

Reporte adicional de Alastair Macdonald, Jan Strupczewski y Philip Blenkinsop en Bruselas, William James, Sarah Young y Guy Faulconbridge en Londres. Escrito por Guy Faulconbridge y Alastair Macdonald. Editado en español por Blanca Rodríguez y Rodrigo Charme

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below