November 17, 2018 / 12:16 PM / a month ago

California busca a 1.000 desaparecidos en su incendio más letal

PARADISE, California (Reuters) - Los equipos de rescate intensificaron su búsqueda de víctimas en la ciudad de Paradise, en el norte de California, devastada por las llamas, mientras las autoridades buscaban pistas sobre el destino de unas 1.000 personas registradas como desaparecidas en el peor incendio forestal del que se tiene registro en el estado.

Pictures of people missing in the aftermath of the Camp Fire are posted at an evacuation center in Chico, California, U.S., November 15, 2018. REUTERS/Terray Sylvester

Se han recuperado restos de al menos 71 personas en la localidad y sus alrededores, en las laderas de Sierra Nevada, 280 kilómetros al norte de San Francisco. Antes de que el fuego denominado “Camp Fire” devorara la ciudad la noche del 8 de noviembre, en la población vivían cerca de 27.000 personas.

Más de una semana después, los bomberos lograron formar líneas de contención alrededor del 45 por ciento del perímetro del incendio, frente al 35 por ciento del día anterior, pese a que el paisaje quemado ascendió ligeramente, hasta 57.000 hectáreas.

Además del coste en vidas humanas, la destrucción de viviendas por el incendio lo convierte en el más destructivo de la historia de California, planteando el desafío adicional de proporcionar refugio a largo plazo a miles de residentes desplazados.

Tras quemarse más de 9.800 hogares, muchos refugiados del incendio se han instalado temporalmente con amigos y familiares, mientras otros han montado tiendas de campaña o acampan en el exterior de sus vehículos.

Al menos 1.100 personas evacuadas se han alojado en 14 refugios de emergencia establecidos en iglesias, escuelas y centros comunitarios de la región, y en conjunto hay más de 47.000 personas afectadas por las órdenes de evacuación, dijeron las autoridades.

Mientras tanto, equipos de búsqueda con perros peinan barrios calcinados y llenos de escombros en busca de cuerpos.

El viernes por la noche, Korea Honea, “sheriff” del condado de Butte, dijo que se recuperaron los restos de otras ocho víctimas del incendio durante el día, lo que elevó el número de muertos a 71. Esta cifra supera con creces el récord anterior de muertes de un solo incendio forestal de California, las 29 del incendio del parque Griffith en 1933 en Los Ángeles.

‘DATOS SIN PROCESAR’

Honea dijo que la lista total de personas de las que se desconocía su paradero se había incrementado a 1.011, muy por encima de los 630 nombres publicados el jueves por la noche y bastante más del triple del número que se manejaba el jueves por la tarde.

“Es una lista dinámica”, dijo Honea a los reporteros, diciendo que fue compilada a partir de “datos sin procesar” que probablemente incluían alguna duplicación de nombres recogidos con diferentes variantes ortográficas.

Honea dijo que era demasiado pronto para hacer conjeturas sobre el destino de los que estaban en la lista, y señaló que hasta el viernes, 329 personas previamente registradas como desaparecidas habían aparecido con vida.

“No creo que sea apropiado que nos pongamos a especular sobre lo que depara el futuro”.

Los nombres se estaban compilando a partir de la información recibida de una línea directa especial, junto con correos electrónicos y un registro de las llamadas de emergencia al 911 que se produjeron la primera noche del incendio, dijo Honea.

Es probable que algunos de los que figuran en la lista hayan sobrevivido pero aún no lo hayan notificado a familiares o autoridades, ya sea porque carecen de servicio telefónico o porque no sabían que los estaba buscando, según las autoridades. Es posible que otros no se hayan incluido de inmediato en las listas debido a retrasos en la notificación.

PROPORCIONES HISTÓRICAS

El desastre ya se encuentra entre los incendios forestales más mortíferos de EEUU desde principios del siglo pasado. Ochenta y siete personas murieron en la tormenta de fuego Big Burn que azotó las Montañas Rocosas del Norte en agosto de 1910. El Cloquet Fire de Minnesota mató en octubre de 1918 a 450 personas.

Las autoridades atribuyen el elevado número de víctimas mortales del Camp Fire a la alta velocidad con que las llamas atravesaron la ciudad sin apenas aviso previo, impulsadas por vientos aullantes y alimentadas por matorrales y árboles desecados por la sequía.

Desde entonces, las condiciones climáticas se han vuelto más favorables para los bomberos, aunque es de prever que a partir de última hora del sábado regresen los vientos fuertes y racheados con una menor humedad, antes de las lluvias pronosticadas para mediados de semana.

La lluvia es una buena noticia para los bomberos, pero complicará la precaria situación de los evacuados que acampan al aire libre, incluidas al menos 300 personas que viven en un campamento de tiendas de campaña montado en el estacionamiento de una tienda Walmart.

El lugar se encuentra en una llanura fluvial, por lo que se está instando a los ocupantes a abandonar el parking el domingo por la tarde, dijo Bryan May, portavoz de la Oficina de Servicios de Emergencia de California.

El brote del Camp Fire coincidió con una serie de incendios más pequeños en el sur de California, en particular el Woolsey Fire, que está vinculado a tres muertes y ha destruido al menos 500 estructuras cerca de la costa de Malibu, al oeste de Los Ángeles. En la noche del viernes estaba contenido al 78 por ciento.

Los científicos han dicho que la creciente frecuencia e intensidad de los incendios forestales en California y en otras partes de Occidente se debe en gran medida a una sequía prolongada y sintomática del cambio climático.

Las causas precisas los incendios se están investigando, pero las empresas de servicios eléctricos han comunicado problemas con los equipos en las cercanías de ambos incendios alrededor del momento en que estallaron.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, visitará el sábado las zonas asoladas por las llamas y se reunirá con las familias desplazadas. Sus críticos sostienen que el mandatario republicano ha tratado de politizar los incendios al declarar sin pruebas que son consecuencia de la mala gestión de los bosques por parte de California, un estado demócrata.

Información de Terray Sylvester; información adicional de Alex Dobuzinskis en Los Ángeles; Brendan O'Brien en Milwaukee, Jonathan Allen en Nueva York; Suzannah Gonzales en Chicago; traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below