July 16, 2020 / 11:12 AM / 19 days ago

La economía china repunta aunque persiste la debilidad en el consumo y la inversión

PEKÍN, 16 jul (Reuters) - La economía de China volvió a crecer en el segundo trimestre después de una profunda caída a principios de año, pero el consumo y la inversión internos siguieron siendo débiles, lo que pone de relieve la necesidad de más medidas de apoyo para impulsar la recuperación.

Una obra en Pekín, China, el 16 de julio de 2020. REUTERS/Carlos García Rawlins

Los datos sobre el producto interior bruto (PIB), así como los principales indicadores de junio, serán objeto de un atento examen en todo el mundo, sobre todo porque muchos países siguen luchando contra la pandemia de COVID-19, mientras China ha logrado contener en gran medida el brote y ha comenzado a reactivar sus motores económicos.

El PIB aumentó un 3,2% en el segundo trimestre en comparación con el año anterior, según dijo el jueves la Oficina Nacional de Estadística, por encima del 2,5% previsto por los analistas en una encuesta de Reuters, gracias al fin del confinamiento y al incremento de las medidas para estimular la economía.

Aun así, se trata del avance más pequeño registrado en la historia de la economía china y llega después de una caída histórica del 6,8% en el primer trimestre, que supuso la primera contracción de este tipo desde al menos 1992, cuando comenzaron los registros trimestrales del producto interior bruto (PIB).

“Si bien en general es justo decir que las cifras superaron las expectativas, lo que las cifras también revelan es que estamos viendo que el consumidor de China se mantiene rezagado en la historia de la recuperación”, dijo Rodrigo Catril, un estratega de divisas de NAB en Sídney.

“Es en gran medida una historia de recuperación impulsada por el Estado, muy centrada en el lado industrial. El consumidor se mantiene muy cauteloso. Esa cautela es algo que el mercado está mirando en términos de países donde el consumidor juega un papel más importante, por lo que es obviamente relevante para EEUU también”.

De hecho, el descenso del consumo ha sido revelador.

Wanda Film, el mayor operador de cines de China, que cuenta con más de 600 salas, dijo el martes que prevé registrar una pérdida neta de 1.500-1.600 millones de yuanes (214-228 millones de dólares) después de que el coronavirus mantuviera sus cines cerrados durante casi todo el período. La compañía registró un beneficio neto de 524 millones de yuanes en el mismo período del año pasado.

Las líneas aéreas chinas, junto con sus homólogas mundiales, también se han visto perjudicadas por las interrupciones de los viajes causadas por la pandemia. La Administración de Aviación Civil de China (CAAC) ha dicho que la industria de la aviación de China perdió 32.450 millones de yuanes en el segundo trimestre.

SE NECESITAN MÁS AYUDAS

En la primera mitad del año, la economía se contrajo un 1,6% con respecto al año anterior, según el informe publicado el jueves, lo que pone de relieve el gran impacto de la crisis sanitaria.

En la comparación intertrimestral, el PIB subió un 11,5% en el periodo abril-junio, según el organismo estadístico, comparado con las expectativas de un aumento del 9,6% y una caída del 10% en el trimestre anterior.

La economía de China, la primera del mundo en verse sacudida por la pandemia de coronavirus, se ha estado recuperando lentamente en los últimos dos meses, aunque el repunte ha sido desigual en los diferentes sectores.

Se espera que las autoridades mantengan las medidas de apoyo estatal en el segundo semestre para reforzar la reactivación, a pesar de la preocupación por los riesgos que conlleva el aumento de la deuda.

Ruan Jianhong, jefe del departamento de estadísticas del banco central, dijo la semana pasada que el ratio de apalancamiento macroeconómico de China se elevó 14,5 puntos porcentuales en el primer trimestre y subió aún más en el segundo. No se dieron detalles sobre el nivel concreto de deuda.

El Instituto de Finanzas Internacionales estima que la deuda total de China subió al 317% del producto interior bruto en el primer trimestre de 2020, desde el 300% a finales de 2019, lo que supone el mayor aumento trimestral registrado.

El Gobierno ha puesto en marcha una serie de medidas, entre las que se incluyen un mayor gasto fiscal, desgravaciones fiscales y recortes en los tipos de interés y en los requisitos de reservas de los bancos para reactivar la economía y apoyar el empleo.

El aumento de las infecciones por coronavirus en algunos países, incluido Estados Unidos, ha eclipsado la mejora de la demanda de las exportaciones chinas, mientras que la gran pérdida de puestos de trabajo en el país y la persistente preocupación por la salud han mantenido la cautela entre los consumidores.

Según los datos publicados, la producción industrial de China aumentó un 4,8% en junio con respecto al año anterior, acelerándose tras un aumento del 4,4% en mayo. Se trata del tercer mes consecutivo de crecimiento para este amplio sector, lo que ofrece cierto desahogo a la economía en su intento de recuperar terreno.

Sin embargo, el consumo y la inversión siguen siendo débiles. Las ventas al por menor bajaron un 1,8% interanual, el quinto mes consecutivo de descenso y mucho peor que el crecimiento previsto del 0,3%, tras una caída del 2,8% en mayo.

Información de Kevin Yao, editado por Stella Qiu y Yawen Chen; editado por Shri Navaratnam; traducido por Tomás Cobos

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below