August 30, 2019 / 12:41 AM / 22 days ago

De regreso a la selva, disidentes de las FARC retoman la lucha armada en Colombia

BOGOTÁ (Reuters) - Líderes de la guerrilla de las FARC que se habían desmovilizado anunciaron el jueves que volverán a la lucha armada en Colombia por considerar que no se honró un acuerdo de paz, una decisión que amenaza con reactivar un largo y cruento conflicto interno.

El excomandante de las FARC conocido por su alias de Iván Márquez lee una declaración en la que anuncian que retomarán la lucha armada en esta captura de pantalla obtenida de un video publicado el 29 de agosto de 2019. Reuters TV vía REUTERS ATENCIóN EDiTORES ESTA IMAGEN FUE SUMINISTRADA POR UN TERCERO

En un largo video, Iván Márquez, quien durante más de cuatro años negoció un pacto entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos para acabar una guerra que ha dejado 260.000 muertos y millones de desplazados, dijo que fueron traicionados por el Estado.

“La perfidia, la modificación unilateral del texto del acuerdo, el incumplimiento de los compromisos por parte del Estado, los montajes judiciales y la inseguridad jurídica, nos obligaron a regresar al monte”, sostuvo Márquez, quien apareció vistiendo un traje verde oliva desde, según dijo, la selva amazónica.

“Es la continuación de la lucha guerrillera en respuesta a la traición del Estado a los acuerdos de paz de La Habana”, afirmó rodeado por otros jefes rebeldes, algunos armados con fusiles.

En el video aparece también el prófugo excongresista del partido político FARC Seuxis Pausias Hernández, conocido como “Jesús Santrich” y pedido en extradición por Estados Unidos por cargos de narcotráfico, y otros antiguos comandantes de línea dura del grupo como Hernán Darío Velásquez, alias “El Paisa”.

Después de conocerse el video, el presidente Iván Duque solicitó a la justicia reactivar las órdenes de captura contra los líderes rebeldes, a quienes acusó de burlarse de la paz, ofreció una recompensa de alrededor de 863.000 dólares por cada uno de los que aparecen en la grabación y anunció que las Fuerzas Armadas los perseguirán.

“He ordenado la conformación de una unidad especial para la persecución de estos criminales con capacidades reforzadas de inteligencia, investigación y movilidad en todo el territorio colombiano”, dijo el mandatario.

Duque sostuvo que no se trata del nacimiento de una nueva guerrilla sino de amenazas de “narcoterroristas” apoyados por la dictadura del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

El vicepresidente del partido socialista de Venezuela, Diosdado Cabello, dijo el jueves en un acto transmitido por la televisión estatal que el gobierno de Maduro no tiene nada que ver con el conflicto de Colombia.

“Lamentamos profundamente lo que está pasando en Colombia, que continua en espiral de violencia. ¿Qué tiene que ver Venezuela con el conflicto en Colombia? Nada”, señaló Cabello, el segundo hombre fuerte del gobierno venezolano.

El anuncio del jueves es el mayor golpe al acuerdo de paz firmado en 2016, y amenaza con aumentar la violencia y ataques de los grupos armados, pero también con incrementar los asesinatos y represalias contra los exguerrilleros devenidos en políticos que se integraron a la sociedad como parte del pacto.

Justamente el partido político creado cuando se desmovilizó el grupo rebelde, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, lamentó la decisión de Márquez y otros líderes, pero aseguró que respetará los acuerdos de paz.

“Las grandes mayorías seguimos comprometidos con lo acordado, aún con todas las dificultades o peligros que se avizoran, estamos con la paz”, dijo en su cuenta de Twitter el presidente del Partido FARC, Rodrigo Londoño, el excomandante en jefe del grupo guerrillero.

“El acuerdo de paz nadie, nadie lo va a hacer trizas y si así lo hacen, recogeremos cada pedacito y lo reconstruiremos”, agregó Londoño, más conocido como “Timochenko”.

UNIENDO FUERZAS CON EL ELN

La Justicia Especial para la Paz (JEP), el tribunal encargado de juzgar a los excombatientes de las FARC, anunció la exclusión de los jefes rebeldes que aparecen en el video anunciando el rearme, quienes perderán beneficios que incluían reducidas penas alternativas en lugar de prisión.

Los disidentes, que mantienen el acrónimo FARC, dijeron que buscarán coordinar esfuerzos con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y que sus acciones tendrán en la mira a “la oligarquía excluyente y corrupta” con una nueva modalidad en la que responderán a la ofensiva militar evitando atacar a policías y soldados.

Según fuentes de seguridad, las disidencias de las FARC al mando de Márquez contarían con al menos 2.200 combatientes.

Márquez afirmó que en la nueva fase del levantamiento de armas excluirán el secuestro como fuente de financiación y que dialogarán con empresarios, ganaderos y comerciantes para buscar su contribución económica, pero mantendrán el cobro de recursos a las economías ilegales y a las multinacionales.

En el largo manifiesto, el jefe rebelde anunció que lucharán contra la corrupción, se opondrán al uso de la fracturación hidráulica para extraer hidrocarburos y buscarán la instalación de un nuevo gobierno a favor de la paz, incluyendo una asamblea constituyente para impulsar cambios políticos y sociales.

La misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia condenó el anuncio de rearme de lo que denominó “un reducido grupo de excombatientes de las FARC”.

“El inicio de un nuevo grupo guerrillero por parte de Iván Márquez es un evento políticamente significativo, pero en este momento no altera el perfil de seguridad o los riesgos del país”, dijo Sergio Guzmán, analista de Colombia Risk.

El acuerdo de paz permitió que más de 13.000 miembros del grupo guerrillero, incluidos casi 7.000 combatientes, depusieran las armas, se sumaran a la sociedad y debutaran en la política.

Pero con el paso de los meses muchos se apartaron del acuerdo alegando incumplimientos y comenzaron actividades de narcotráfico y minería ilegal en selvas y montañas, en donde también han atacado a efectivos de las Fuerzas Militares.

Aunque el acuerdo de paz permitió reducir considerablemente los asesinatos, las masacres, los secuestros y los ataques contra las Fuerzas Armadas y la infraestructura económica del país, la conservadora sociedad colombiana continúa dividida entre quienes apoyan la reincorporación de los exguerrilleros a la sociedad y quienes quieren verlos en prisión.

Reporte de Luis Jaime Acosta y Julia Symmes Coob. Información adicional Angus Berwick y Mayela Armas en Caracas. Editado por Ricardo Figueroa y Pablo Garibian

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below