November 6, 2019 / 11:23 PM / 10 days ago

Fe en México sacudida por comunidades mormonas de "verdaderos creyentes"

LA MORA, México, 6 nov (Reuters) - La masacre de nueve mujeres y niños en el norte de México podría poner a prueba el apego de las familias mormonas separatistas a comunidades que durante décadas han sido un refugio para una forma de vida rechazada por la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Familiares de integrantes de familias mexicanas-americanas asesinados y pertenecientes a comunidades mormonas reaccionan junto a los restos de un vehículo quemado en el que murieron algunos de sus miembros, en Bavispe, Sonora, México. Noviembre 5, 2019. REUTERS/José Luis González

La emboscada del lunes contra tres familias de origen mormón fue el ataque más mortal contra ciudadanos estadounidenses en México del que se tenga memoria en la historia reciente y puso a las unidas comunidades religiosas en el centro de atención de la violenta guerra contra las drogas en el país.

Las víctimas -tres mujeres y seis niños- provenían de familias locales prominentes, incluyendo los LeBaron y los Langford, con ciudadanía tanto de México como de Estados Unidos, como la mayoría de los residentes de los pocos asentamientos mormones en el área que datan de hace décadas.

Enclavadas en los fértiles valles de las montañas de la Sierra Madre, a pocas horas al sur de la frontera con Estados Unidos, las comunidades más antiguas se remontan a finales del siglo XIX, cuando la convulsión por la poligamia en la iglesia con sede en Utah llevó a su fundación.

Los parientes en duelo recordaban con cariño la infancia feliz marcada por granjas prósperas y familias numerosas.

“Teníamos plena confianza y vivíamos sin miedo; habíamos estado allí durante 70 u 80 años en paz y prosperidad absolutas”, dijo Lafe Langford, de 33 años, amigo y pariente de las víctimas.

Describió las granjas, carpinterías y aserraderos de La Mora, el pueblo donde vivían las víctimas, como un “paraíso para los niños”, con 350 residentes de tiempo completo y otros 1,000 que, como él, viajan entre Estados Unidos y México.

Aurora LeBaron, de 26 años, quien vive en Estados Unidos, recuerda haber pasado varios años de niña en Colonia LeBaron, una comunidad cercana, y regresa con frecuencia.

“Recuerdo que tenía tanta libertad yendo por la calle, todos eran mi familia”, dijo, describiendo los huertos de los alrededores. “Me sentía realmente libre y segura”, subrayó.

Pero la paz no siempre ha reinado entre las familias locales.

En 1980, un miembro de la familia LeBaron, Ervil, un polígamo que fundó una comunidad en el estado mexicano Baja California, fue encarcelado por ordenar el asesinato de otro líder mormón y acusado de inspirar a sus seguidores a cometer muchos más homicidios.

Las comunidades se remontan a una época en que Estados Unidos estaba tomando medidas enérgicas contra la poligamia en Utah a principios de la década de 1880.

Eso llevó a líderes a enviar familias pioneras a establecer colonias de “verdaderos creyentes” en Canadá y México, según Jon Krakauer, quien detalló la historia de las comunidades fundamentalistas en su libro “Under the Banner of Heaven”.

“Fueron a esos rincones remotos donde no se les molestaría”, dijo, y agregó que los asentamientos tienen lazos matrimoniales con otros en Estados Unidos. Entre ellos, la comunidad fundamentalista de Short Creek, en Arizona, una vez dirigida por Warren Jeffs, condenado en 2011 por agresión sexual infantil derivada de su matrimonio con dos mujeres menores de edad.

Short Creek tiene vínculos directos con los LeBaron a través del matrimonio, dijo Krakauer, citando la investigación realizada para su libro.

Como Krakauer, John Hatch, un historiador local y residente de tercera generación de la comunidad cercana Colonia Juárez, hogar de una comunidad mormona no fundamentalista, lamentó la violencia.

Hatch dijo que los LeBaron y los Langford estaban casados entre sí y que algunos todavía creían en la poligamia, que los contrasta con el estimado millón y medio de mormones de la corriente dominante en México, la mayor concentración de la religión fuera de Estados Unidos.

Identificando a Colonia LeBaron y La Mora como una escisión de comunidades mormonas, Aurora LeBaron dijo que todavía hay personas en LeBaron que creen en la poligamia, pero cada vez menos.

“No está satanizado, pero no se practica tanto”, dijo. “Hemos visto muy buenos ejemplos de gente que la vive”, añadió.

Amber Bostwick, de 35 años, dijo a Reuters que fue concebida en Colonia LeBaron y que su madre la dio a luz en Sandy, Utah, a los 15 años de edad, cuando su padre, un polígamo, tenía más de 30 años y aún vivía en México.

“Mi familia ha sido polígama generacional desde (el fundador del mormonismo) Joseph Smith y mi madre se crió en esto”, dijo Bostwick, quien ahora vive fuera de Seattle y no ha regresado a las comunidades desde que era una niña.

Langford, por su parte, cuestionó que la comunidad La Mora sea fundamentalista, aunque dijo que algunos miembros están relacionados o se han casado con familias fundamentalistas.

Al preguntársele si su fe en México se había visto afectada por el ataque, el historiador Hatch, de Colonia Juárez, dijo que no tenía intención de mudarse.

“Siempre me he sentido seguro aquí”, dijo. “Hemos sido muy bendecidos e incluso hemos oído decir que a los cárteles se les ha dicho: ‘Oye, no te metas con esa gente. Déjalos en paz’”, destacó.

Reporte de David Alire Garcia; reporte adicional de Julia Love y Andrew Hay. Traducido al español por Adriana Barrera

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below