January 22, 2015 / 2:33 AM / 5 years ago

Gobierno El Salvador avala que policía dispare "sin temor de sufrir consecuencias"

Miembros de la banca Calle 18 son presentados a los medios luego de ser arrestados por amenazar a los residentes del edificio de apartamentos San Valentí, luego de una redada en la localidad de Mejicanos, a las afueras de San Salvador, 21 de enero de 2015. El Gobierno de El Salvador respaldó el miércoles que policías puedan disparar contra pandilleros u otros delincuentes "sin ningún temor de sufrir consecuencias por ello" cuando se encuentren bajo amenaza, en un intento por frenar una ola de asesinatos de uniformados que comenzó en 2014. REUTERS/Jose Cabezas

SAN SALVADOR (Reuters) - El Gobierno de El Salvador respaldó el miércoles que policías puedan disparar contra pandilleros u otros delincuentes “sin ningún temor de sufrir consecuencias por ello” cuando se encuentren bajo amenaza, en un intento por frenar una ola de asesinatos de uniformados que comenzó en 2014.

El año pasado fueron asesinados 39 policías, cifra que triplica con creces los 11 del 2013, en medio de un recrudecimiento de la violencia de las pandillas juveniles o “maras”, que agrupan a cerca de 60,000 miembros.

El vicepresidente Óscar Ortiz, quien sustituye en sus funciones al presidente Salvador Sánchez Cerén debido a que éste recibe un tratamiento médico en Cuba desde el domingo, dijo que el Gobierno no va a tolerar ningún crimen contra policías, militares, fiscales o jueces.

“Respaldamos (...) que cualquier miembro de la policía, nuestra policía, que en cumplimiento de su deber, en defensa de los ciudadanos, de su integridad, deba hacer uso de su arma de fuego, debe hacerlo sin ningún temor de sufrir consecuencias por ello”, expresó Ortiz en una declaración de prensa.

En los primeros 21 días de enero, siete policías han sido ejecutados en emboscadas.

Ortiz aseguró que algunos miembros de las pandillas están siendo transferidos de cárceles comunes a una de máxima seguridad, pero no especificó si eran los cabecillas de las maras que en 2012 fueron trasladados a prisiones comunes cuando se pactó una tregua para reducir los homicidios.

Las pandillas mantienen una guerra por el control del negocio de la droga y de las extorsiones en los territorios en que se dividen el empobrecido país centroamericano.

Los homicidios crecieron a 3,912 en 2014, un 57 por ciento más que el año anterior, informó la policía.

“No puede ser que los malos, los delincuentes, tomen control de nuestro territorio. Esta batalla la vamos a ganar, y la vamos a ganar en democracia, pero también aplicando las medidas de fuerza que son necesarias para castigar lo que haya que castigar”, dijo Ortiz.

Reporte de Nelson Rentería; editado por Hernán García

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below