July 3, 2008 / 1:36 PM / 12 years ago

ANALISIS-Sin Betancourt, las FARC perdieron poder de negociación

Por Luis Jaime Acosta

La ex candidata presidencial Ingrid Betancourt (al centro en la imagen), camina en compañía de miembros de la milicia colombiana tras su llegada al aeropuerto de Bogotá, 2 jul 2008. La mayor guerrilla de Colombia no solo sufrió su peor derrota militar de su historia con el rescate de la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, tres estadounidenses y 11 efectivos de las Fuerzas Armadas, sino que perdió su poder de presión a la hora de negociar. La política franco-colombiana, de 46 años, y los estadounidenses Keith Stansell, Marc Gonsalves y Thomas Howes, eran considerados como los rehenes más valiosos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), con los que presionaban al Gobierno para un intercambio humanitario. Photo by Reuters (Handout)

BOGOTA (Reuters) - La mayor guerrilla de Colombia no solo sufrió su peor derrota militar de su historia con el rescate de la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, tres estadounidenses y 11 efectivos de las Fuerzas Armadas, sino que perdió su poder de presión a la hora de negociar.

La política franco-colombiana, de 46 años, y los estadounidenses Keith Stansell, Marc Gonsalves y Thomas Howes, eran considerados como los rehenes más valiosos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), con los que presionaban al Gobierno para un intercambio humanitario.

Ahora, debilitada además por perder a sus máximos dirigentes en pocos meses, el grupo guerrillero más antiguo de América, que desde hace más de cuatro décadas intenta imponer el socialismo en Colombia, está ante la disyuntiva de seguir con su lucha armada desde la selva o negociar la paz.

“Se acabó el juego internacional de las FARC, porque perdieron las cartas más importantes: Ingrid y los tres norteamericanos. Ahora se debe buscar la liberación de los otros 25 secuestrados canjeables,” dijo el ex presidente colombiano Ernesto Samper.

El rescate el miércoles de la ex candidata presidencial, un símbolo mundial del secuestro y de los otros 14 rehenes, se convirtió en el mayor triunfo para el Gobierno del presidente Alvaro Uribe, quien lidera una ofensiva militar contra las FARC con el apoyo de Estados Unidos.

La operación también marcó una derrota para la guerrilla que en el último año perdió a cinco de sus máximos comandantes en operaciones militares, incluido Raúl Reyes, mientras que cientos de sus combatientes han desertado.

Las FARC también perdieron en marzo a su fundador y máximo líder, Manuel Marulanda, quien murió de un ataque al corazón.

El analista Alfredo Rangel dijo que con el rescate, que se realizó sin hacer un solo disparo y sin que se perdiera una sola vida, la guerrilla perdió el manejo del tema del intercambio humanitario y quedó sin posibilidades de imponer las condiciones.

“Esto echa por tierra las pretensiones de las FARC de imponer las condiciones para un intercambio humanitario,” afirmó el experto.

PIERDEN ARMA POLITICA

La guerrilla exigía a Uribe retirar el Ejército y la Policía de una zona montañosa de 780 kilómetros cuadrados, en el suroeste del país, para establecer una zona de seguridad en la que sus delegados se reunieran con los del Gobierno a negociar un acuerdo.

El grupo rebelde buscaba intercambiar a los rehenes políticos por 500 guerrilleros encarcelados; pero el popular presidente colombiano, que lidera una ofensiva contra insurgente, siempre se negó a desmilitarizar la región que exigían las FARC.

El Gobierno de Uribe recibió en los últimos años presión internacional para buscar una salida política al drama de los rehenes; pero, fiel a su carácter de persistencia, el mandatario mantuvo su posición y, aunque estuvo abierto al diálogo jamás, descartó la opción militar.

“Las FARC tenían un arma política muy grande con Ingrid y los tres norteamericanos y con eso era que lograban llamar la atención de la comunidad internacional que era la que más se interesó en un proceso de acuerdo humanitario en los últimos años,” dijo el analista León Valencia.

“Ahora las FARC han perdido esa arma política y con este operativo se acabó, deben hacer liberaciones individuales en un proceso distinto al que está llamando Uribe, que es un proceso de paz, pero como intercambio humanitario se acabó,” afirmó.

En poder la guerrilla continúan 25 rehenes políticos, incluidos el ex gobernador del Meta Alan Jara, el ex diputado regional Sigifredo López, el ex congresista Oscar Tulio Lizcano y 22 soldados y policías.

El catedrático universitario Armando Barrero aseguró que el hecho de quedar sin presión internacional podría facilitar la liberación de los demás rehenes políticos ante una posible flexibilidad de las partes.

Por su parte, el presidente del izquierdista Polo Democrático Alternativo, Carlos Gaviria, pidió a la comunidad internacional no olvidar a los demás rehenes que siguen secuestrados en medio de la selva.

“Un llamado a la comunidad internacional para que no vaya a olvidar a los ciudadanos y ciudadanas que todavía quedan secuestrados por el hecho de que Ingrid y los ciudadanos norteamericanos eran como el símbolo de la lucha contra el secuestro,” aseguró el dirigente político.

Reporte de Luis Jaime Acosta; Editado por Alejandro Lifschitz

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below