December 14, 2007 / 8:56 PM / 12 years ago

Funden en Colombia más de 18.000 armas de los paramilitares

BOGOTA (Reuters) - Colombia fundió el viernes más de 18.000 armas entre fusiles, ametralladoras y pistolas, que durante años utilizaron los escuadrones paramilitares de ultraderecha para sembrar de muerte y dolor varias regiones del país, informó el Gobierno.

La ceremonia de destrucción de las armas y de unos 2,7 millones de balas, que los paramilitares entregaron en el proceso de paz con el Gobierno, se cumplió en la sede de la Siderúrgica Nacional, ubicada en la ciudad de Sogamoso, en el departamento de Boyacá, 180 kilómetros al noreste de Bogotá.

“Quedan definitivamente sepultadas 18.051 armas que otrora sembraban terror y derramaban sangre en el territorio colombiano,” dijo el alto comisionado para la paz, Luis Carlos Restrepo.

Unas 25 toneladas de metal que se obtuvieron con las armas fundidas, muchas compradas en países de centroamericana como Nicaragua y El Salvador después de concluidos sus conflictos internos, se utilizarán para obras de arte con las que se honrará la memoria de las víctimas de los paramilitares.

Al acto de fundición de las armas asistió como invitado especial el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, institución que ha acompañado el proceso de desarme de más de 31.000 paramilitares.

El Gobierno del presidente Alvaro Uribe y escuadrones paramilitares, acusados de masacrar a miles de civiles en medio de su guerra sucia contra la guerrilla izquierdista y de cometer las peores violaciones a los derechos humanos, iniciaron una cuestionada negociación de paz en el 2003.

Los antiguos comandantes de esos grupos armados ilegales acusados de asesinatos, masacres, secuestros, desapariciones y narcotráfico, permanecen encarcelados y deberán confesar sus crímenes e indemnizar a las familias de sus víctimas para recibir una sentencia de máximo ocho años de prisión.

Los paramilitares surgieron en la década de 1980 financiados por ganaderos, terratenientes, comerciantes y narcotraficantes para defenderse de los ataques de la guerrilla en medio de un conflicto interno de más de cuatro décadas.

Pese a que 34 escuadrones paramilitares depusieron las armas y se desmovilizaron, grupos de derechos humanos han denunciado la aparición de nuevas estructuras criminales vinculadas con el narcotráfico y conformadas en algunos casos por antiguos combatientes de grupos que depusieron las armas.

Al acto de fundición de armas también asistieron antiguos combatientes paramilitares y familiares de sus víctimas.

“Este es un verdadero acto de reconciliación porque por primera vez las víctimas están participando en la destrucción de las armas,” dijo por su parte el presidente de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación, Eduardo Pizarro.

Reporte de Luis Jaime Acosta; Editado por Silene Ramírez

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below