September 28, 2009 / 4:30 PM / 10 years ago

Fujimori acepta acusaciones en último juicio en Perú

Por Marco Aquino

Imagen de archivo del ex presidente peruano, Alberto Fujimori, en una corte en Lima, 20 jul 2009. La justicia peruana inició el lunes un juicio al ex presidente Alberto Fujimori por soborno, espionaje telefónico y la compra de un medio de comunicación, el último proceso por el cual fue extraditado de Chile. Fujimori, quien está preso desde hace casi dos años en una base policial, lucía cansado y por momentos se dormía en la audiencia, según imágenes mostradas por la televisión local. REUTERS/Pilar Olivares/Archivo

LIMA (Reuters) - El ex presidente peruano Alberto Fujimori aceptó el lunes las acusaciones del fiscal en el inicio de un proceso por soborno, espionaje telefónico y la compra irregular de un medio de comunicación, con lo cual el juez declaró la “conclusión anticipada” del proceso.

El juez dijo que dictará sentencia el miércoles.

Con la conclusión anticipada, Fujimori, de 71 años, se evitó la presentación y confrontación en el juicio con decenas de testigos como militares retirados, políticos, ex funcionarios, periodistas y empresarios, entre otros.

En el último proceso por el cual fue extraditado de Chile en el 2007, Fujimori escuchó la acusación fiscal en la que se solicita una pena de ocho años de prisión por los cargos cometidos durante su Gobierno, entre 1990 y el 2000.

“Señor, estoy conforme”, dijo escuetamente Fujimori, tras ser preguntado por el juez si aceptaba los cargos y luego de consultar con su abogado César Nakazaki.

Fujimori, quien está preso desde hace casi dos años en una base policial, lució en la audiencia cansado y por momentos se durmió, según imágenes mostradas por la televisión local.

El ex mandatario, de 71 años, fue condenado a inicios de abril a 25 años de prisión acusado de avalar la muerte de 25 personas en una guerra sucia contra guerrilleros izquierdistas en los inicios de su Gobierno en la década de 1990.

En este último proceso, el fiscal José Peláez solicitó más de 60 testigos, entre ellos el ex secretario general de la ONU, Javier Pérez de Cuellar, quien fuera víctima de espionaje telefónico cuando fue candidato presidencial en los comicios generales de 1995, ganadas por Fujimori.

“Lo que se pretende es que la gente olvide la verdadera historia del fujimorismo, la historia de cómo robaron, de cómo asesinaron, la historia de como abusaron del poder”, dijo al final de la audiencia el ex legislador Javier Diez Canseco, uno de los que fueron víctimas de interceptación telefónica.

RED DE ESPIONAJE

La justicia acusa además a Fujimori de promover el soborno a varios legisladores de oposición para garantizar una mayoría en el Congreso; y de comprar con dinero del Estado un canal de televisión y la línea editorial de un diario local.

Fujimori fue destituido en el 2000 luego de estallar un escándalo de corrupción con la difusión de un video en la que se ve a su ex mano derecha y ex asesor de inteligencia, Vladimiro Montesinos, entregando dinero a un legislador a cambio de su apoyo al partido de gobierno.

Montesinos montó una red de espionaje y sobornos bajo el amparo de Fujimori, según la acusación fiscal.

El ex presidente afirma que con las acusaciones en su contra sus opositores buscan aniquilar el proyecto de su partido político, de cara a las elecciones presidenciales del 2011.

Su hija, la legisladora Keiko Fujimori, es voceada como candidata presidencial.

Fujimori, operado el año pasado para extirparle una lesión cancerígena en la boca, ya se había sometido al recurso de “conclusión anticipada” en un proceso anterior y recibió una sentencia de 7,5 años de prisión por la entrega ilegal de 15 millones de dólares como indemnización a Montesinos.

Asimismo, tiene una condena de seis años de prisión por el allanamiento ilegal en la casa de la esposa de su ex asesor.

Las sentencias en Perú no son acumulables y se cumple la máxima condena. Para algunos expertos, Fujimori podría salir de prisión antes de su condena si accede a beneficios penitenciarios establecidos en la ley.

El ex mandatario, hijo de inmigrantes japoneses, se refugió desde el 2000 en Tokio amparado en su doble nacionalidad y cinco años después llegó a Chile, donde permaneció hasta septiembre del 2007, cuando fue extraditado a Perú.

Reporte de Marco Aquino, Editado por Silene Ramírez

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below