March 18, 2010 / 4:11 PM / 9 years ago

Damas Blanco marchan en Cuba en aniversario redada

Por Esteban Israel

El grupo cubano de madres y familiares de disidentes Damas de Blanco, en una marcha en La Habana. Marzo 17 2010. El grupo disidente cubano Damas de Blanco marchó el jueves por cuarta jornada consecutiva por las calles de La Habana, en conmemoración del séptimo aniversario del arresto de familiares, mientras partidarios del Gobierno y autoridades las rodeaban. REUTERS/Desmond Boylan

LA HABANA (Reuters) - Disidentes cubanas del grupo Damas de Blanco marcharon el jueves por las estrechas calles empedradas del centro histórico de La Habana para recordar el arresto de sus familiares y fueron hostigadas por simpatizantes del Gobierno comunista de Raúl Castro.

La cuarta jornada consecutiva de protestas callejeras de las Damas de Blanco, esposas y madres de 75 opositores presos en una redada lanzada el 18 de marzo del 2003, ocurrió en medio de críticas internacionales a Cuba por la muerte de un disidente en huelga de hambre.

“Hoy se cumplen siete años del encarcelamiento injusto de nuestros familiares. Hoy comenzó la Primavera Negra del 2003”, dijo Laura Pollán, la líder del grupo, que marchó con el brazo derecho enyesado por una lesión al parecer recibida durante una refriega el miércoles con la policía.

Turistas observaban atónitos desde los portales coloniales de La Habana Vieja sin comprender qué ocurría, mientras cerca de 500 partidarios del Gobierno comunista acosaban a las 40 mujeres con gritos de “¡Esta calle es de Fidel!”, aludiendo al convaleciente líder revolucionario Fidel Castro.

“¿Quiénes son? No entiendo si están a favor o en contra de Fidel Castro”, dijo Torstin Gesche, un alemán ejecutivo de mercadeo sorprendido por la manifestación cuando intentaba llegar a su hotel en La Habana Vieja.

A diferencia del miércoles, cuando policías disolvieron una manifestación arrastrando a las Damas de Blanco por los pelos y metiéndolas por la fuerza en un autobús, el jueves permitieron que marcharan durante más de una hora hasta la casa de Pollán.

Las mujeres caminaron gritando “¡Libertad!” ante cientos de curiosos que se agolpaban en las esquinas y miraban desde los balcones. Nadie se sumó a la procesión ni expresó abiertamente apoyo.

Policías vestidos de civil formaron un cordón alrededor de las Damas de Blanco para contener a los simpatizantes comunistas, que coreaban consignas como “Pin, Pon, Fuera. Abajo la gusanera” y bailaban al ritmo de conga.

“Estoy aquí porque apoyo la revolución cubana y porque estoy con Fidel. Esto es una provocación”, dijo Irma Prado, una maestra de 75 años, que intentaba mantener el paso de las Damas de Blanco por las dilapidadas calles de La Habana Vieja.

Cuba acusa a los disidentes de ser mercenarios a sueldo de su enemigo Estados Unidos y asegura que las críticas internacionales son parte de una campaña mediática contra su sistema socialista.

PROTESTA DE AMNISTIA INTERNACIONAL

El grupo de derechos humanos Amnistía Internacional pidió el jueves al presidente Raúl Castro que detenga el acoso contra las Damas de Blanco.

“Debería revisar su legislación represiva y liberar a todos aquellos que han estado detenidos durante años sentenciados en juicios sumarios en base a cargos a menudo sin fundamento”, dijo Kerrie Howard, subdirectora del grupo para las Américas, en un comunicado.

Grupos de derechos humanos calculan que hay unos 200 presos políticos en Cuba.

Uno de ellos, Orlando Zapata, murió el 23 de febrero tras 85 días en huelga de hambre para exigir mejores condiciones en las cárceles cubanas.

El incidente deterioró las relaciones con la Unión Europea, casi recuperadas de una severa crisis tras la Primavera Negra, como es conocida la redada del 2003.

Además dejó en suspenso un acercamiento con el Gobierno del presidente estadounidense Barack Obama, que el año pasado dio tímidos pasos para terminar con medio siglo de hostilidades.

El Gobierno de Raúl Castro describió a Zapata como un delincuente común que decidió inmolarse voluntariamente, desoyendo los consejos de los médicos de la cárcel.

Su fallecimiento llevó a otros disidentes a declararse en huelga de hambre.

Mientras las Damas de Blanco protestaban en La Habana, en la ciudad de Santa Clara, 270 kilómetros al este de la capital, el opositor Guillermo Fariñas cumplía el jueves 23 días en huelga de hambre para exigir la liberación de una veintena de presos enfermos.

Su estado era “grave pero estable”, según sus familiares.

Reporte de Esteban Israel. Editado por Silene Ramírez

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below