September 6, 2019 / 11:04 AM / 15 days ago

La calma vuelve pero la incertidumbre persiste antes de reunión del BCE

SANTIAGO (Reuters) - Las acciones mundiales cerraron el jueves su mejor racha de dos días en ocho meses y el índice S&P 500 se acercó a máximos históricos, pese a que sólo al comenzar la semana los mismos inversores llevaron el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años a mínimos de tres años por miedo a una recesión.

Foto de archivo. El logo del Banco Central Europeo fuera de su sede en Fráncfort, Alemania. 8 de diciembre de 2016. REUTERS/Ralph Orlowski.

Un cambio en el ambiente político mundial y alentadores datos de servicios en Estados Unidos fueron suficientes para mejorar la confianza duramente golpeada durante agosto, y justo antes de saber cómo apuntalará el BCE a la economía europea la próxima semana, y cómo lo hará la Fed la siguiente.

Washington y Pekín acordaron una reunión para octubre tras agredirse con nuevos aranceles al comenzar septiembre, el Parlamento británico evitó por ahora que el divorcio de la Unión Europea sea brusco y China consiguió aliviar tensiones en Hong Kong. Sin embargo, en ninguno de los tres casos se acabó con la incertidumbre.

No está claro si China y Estados Unidos podrán llegar a un acuerdo, cómo será o cuándo habrá un Brexit (si es que lo hay) y que pasará en Hong Kong después de los fastos por el aniversario del Partido Comunista Chino, por lo que los inversores ya están pensando en octubre, cuando podría haber más claridad sobre el panorama político y económico.

Una primera señal se conocerá el viernes cuando se publiquen las cifras mensuales de empleo de Estados Unidos. Según una encuesta de Reuters a economistas, las nóminas no agrícolas probablemente aumentaron en 158.000 empleos el mes pasado después de crecer en 164.000 en julio.

Si bien el crecimiento del empleo se ha desacelerado desde un promedio de 223.000 por mes en 2018, sigue siendo sólido.

Una incógnita aún mayor es si el próximo jueves el Banco Central Europeo enviará sólo una señal de preocupación a los mercados o desplegará la artillería pesada, con un alivio cuantitativo que acompañe a la baja de la tasa de depósitos que esperan los analistas.

El mensaje que Mario Draghi envíe en su última reunión y rueda de prensa como presidente del BCE puede ser indicativo de lo que pueda pasar la semana siguiente, cuando se reúna el Comité de Mercados Abiertos de la Reserva Federal, el 17 y 18 de septiembre.

La Reserva Federal conocerá, el mismo día de la reunión del BCE, las cifras de inflación de agosto, lo que podría empujarla aún más a una senda de relajación monetaria.

A partir del lunes, podría resolverse si es que hay y cuándo serán las nuevas elecciones en Reino Unido, en la que los británicos decidirán cómo saldrán de su mayor crisis política en al menos 40 años y que ha golpeado duramente a la libra.

La tranquilidad geopolítica normalizó la curva de rendimiento de los bonos del Tesoro de Estados Unidos en las últimas jornadas, tras semanas de volatilidad en que los rendimientos de corto plazo superaron a los de largo plazo e inocularon el miedo a una recesión entre los inversores.

Sin embargo, los rendimientos siguen bajos, una indicación de que el temor aún no ha desaparecido del todo.

Las cifras de comercio de China del fin de semana ofrecerán una perspectiva de que tan duramente se está sintiendo el impacto de la tensión entre las dos mayores economías del mundo, y cómo está repercutiendo en el intercambio global de bienes.

Escrito por Javier López de Lérida. Editado por Rodrigo Charme

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below