October 10, 2019 / 1:52 PM / 7 days ago

Muerte de indígena durante protestas agrava tensión en Ecuador y complica el diálogo

QUITO, 10 oct (Reuters) - Un indígena murió durante las protestas en contra de las medidas de austeridad del presidente de Ecuador, Lenín Moreno, lo que elevó el jueves la tensión y complicaba el intento del Gobierno de dialogar con los manifestantes.

Personas llevan el ataúd de un manifestante que, dicen, murió durante las protestas contra las medidas de austeridad del presidente de Ecuador, Lenin Moreno, en Quito. 10 de octubre de 2019. REUTERS/Iván Alvarado

Las protestas, que han dejado al menos cuatro muertos, estallaron la semana pasada cuando Moreno puso fin a los subsidios al diésel y la gasolina extra, que han estado vigentes por décadas, en el marco de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por 4.200 millones de dólares, con el que buscan reducir un abultado déficit fiscal.

Miles de indígenas, que llegaron a Quito desde zonas andinas del país, condenaron la muerte de un compañero desde un centro cultural y llamaron “asesino” al gobierno de Moreno.

“Lágrimas de ira tenemos, pero si hemos aprendido de nuestras mamas y taytas que a los muertos de la lucha se los honra multiplicándonos (...) Por eso compañeros y compañeras a radicalizar las acciones”, dijo un comunicado la CONAIE.

El féretro recorrió algunas cuadras en el centro de la capital, en medio de cientos de indígenas que coreaban “¡asesinos, asesinos!” hasta llegar al lugar donde se encuentran concentrados para una ceremonia religiosa.

Algunos de los ocho policías que fueron retenidos la mañana del jueves por los indígenas cargaron el féretro a su entrada, según testigos Reuters. Los policías fueron luego entregados a la Defensoría del Pueblo y a representantes de Naciones Unidas.

Más temprano, los indígenas exigieron a los canales de televisión locales, que se encontraban realizando la cobertura, transmitir en vivo una masiva concentración.

La ministra del Interior, María Paula Romo, confirmó que hubo cuatro personas muertas durante las protestas y unos 133 policías heridos. Además, unas 600 personas atacaron la noche del miércoles a un cuartel militar en las afueras de Quito, lo que dejó unos seis uniformados heridos.

El Gobierno reiteró su disposición al diálogo con los sectores que han criticado las medidas de austeridad, pero puso como condición “la liberación de los policías”.

“Reiteramos nuestra disposición de diálogo, siempre en el marco de la paz”, señaló el secretario de la Presidencia, Agusto Briones en cadena nacional.

CRÍTICAS AL DIÁLOGO

Moreno, quien trasladó su gobierno a Guayaquil, ha dicho que no renunciará ni dará marcha atrás en la medida, pero anunció en la víspera los primeros acercamientos con el movimiento indígena bajo el acompañamiento de Naciones Unidas, que expresó su preocupación y lamentó los hechos de violencia en las protestas.

El Gobierno anunció una oferta con temas agrícolas para ser discutido con los indígenas como parte del acercamiento que iniciaron la noche del martes.

“El diálogo que plantea Lenín Moreno es una fantochada”, respondió la CONAIE, que anunció que mantendrá el bloqueo de carreteras y la toma de edificios públicos.

El mandatario declaró en estado de excepción a todo el país y posteriormente un toque de queda nocturno en un intento por apaciguar las protestas, las más fuertes en más de una década y que han incluido saqueos, daños a bienes públicos y bloqueo de carreteras, lo que ha complicado el suministro de alimentos y combustibles.

Unas 657 personas han sido detenidas en las protestas, según el Gobierno.

“No estábamos acostumbrados a una represión de esta naturaleza” dijo el Defensor del Pueblo, Freddy Carrión a Reuters, al señalar que la violencia se ha dado desde la fuerza pública y los manifestantes.

Las protestas también impactaron en el sector petrolero. El Ministro de Energía, Carlos Pérez, dijo a una radio local que las pérdidas alcanzan los 520.000 barriles de crudo, incluida una porción de las petroleras privadas [nL2N26V0UB].

Moreno ha dicho que detrás de los disturbios están intentos de desestabilización de su gobierno por parte del expresidente Rafael Correa y del mandatario venezolano Nicolás Maduro, quienes han negado las acusaciones.

Reporte de Ivan Alvarado, Alberto Fajardo, Daniel Tapia, Alexandra Valencia y Mitra Taj Quito, Editado por Juana Casas y Rodrigo Charme

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below