May 21, 2020 / 6:19 PM / 8 days ago

EEUU recurre a nuevas herramientas para encontrar fraudes en el mercado de materias primas

WASHINGTON (Reuters) - Cuando el Departamento de Justicia de Estados Unidos acusó a un grupo de operadores de JP Morgan Chase & Co en 2018 y 2019 por la supuesta manipulación de futuros de materias primas, no era la primera vez que el gobierno investigaba las actividades de intermediación de metales del banco.

Imagen de archivo del edificio del Departamento de Justicia de Estados Unidos al amanecer en Washington, Estados Unidos. 14 de febrero, 2020. REUTERS/Mary F. Calvert/Archivo

La Comisión de Comercio de Futuros de Mercancías (CFTC, por su sigla en inglés) investigó el mismo negocio en el mercado de la plata años antes, pero no fue capaz de establecer un caso con los datos que tenía en ese momento, de acuerdo con los archivos de la corte y una persona con conocimiento de la investigación abortada.

Desde entonces, los avances en la capacidad de análisis de datos de los organismos les han permitido detectar y perseguir formas cada vez más sofisticadas de manipulación en los mercados de futuros de materias primas, las que durante décadas no habían sido objeto de una vigilancia suficiente, según diez funcionarios y expertos de la industria.

La división de fraude del Departamento de Justicia está reforzando su labor con la creación de una subunidad especializada en la lucha contra el fraude en materias primas, supervisada por Avi Perry, un abogado litigante que ha llevado a juicio casos de alto perfil relacionados con la poderosa empresa Tower Research Capital, Merrill Lynch Commodities Inc. y la actual investigación de JPMorgan, según dos fuentes.

La unidad también está contratando a más abogados litigantes, según las fuentes y ofertas de trabajo en línea. Un portavoz del Departamento de Justicia dijo que la agencia tiene la intención de llenar los puestos “rápidamente”.

La unidad forma parte de una iniciativa más amplia del Departamento de Justicia para ampliar drásticamente el alcance contra la manipulación del mercado más allá del tradicional uso de información privilegiada y de la manipulación de futuros en una serie de clases de activos, informaron fuentes a Reuters.

El esfuerzo, si tiene éxito, aumenta las posibilidades de que operadores puedan ir a la cárcel, mientras que los bancos, corredores y empresas de operaciones comerciales podrían enfrentarse a fuertes multas y restricciones a medida que la agencia mejore la detección de posibles conductas indebidas en todas las instituciones.

Los nuevos conocimientos especializados también pueden dar a las agencias una ventaja al examinar la extrema volatilidad de los mercados provocada por la irrupción del coronavirus, incluida la histórica caída del precio del petróleo el mes pasado.

La CFTC está revisando cómo el contrato de referencia del petróleo en Estados Unidos cayó bajo los 0 dólares por barril por primera vez en la historia.

“Hay una gran cantidad de información allí que nos va a dar años y años de casos por venir, eso espero”, dijo en una entrevista Robert Zink, jefe de la sección de fraude del Departamento de Justicia, una unidad de la división criminal de la agencia, sobre los datos.

La campaña de control de materias primas del Departamento de Justicia se ha centrado recientemente en la “simulación”, por la cual los operadores de futuros crean la falsa impresión de una fuerte demanda u oferta y luego capitalizan la reacción del mercado.

El Congreso identificó la suplantación de identidad como una manipulación del mercado tras la crisis financiera de 2008. Pero no fue hasta años después, cuando Zink se unió al equipo que investigaba el “Flash Crash” de 2010 que borró brevemente casi 1 billón de dólares de los mercados bursátiles de los Estados Unidos, que la división de fraudes se enteró de lo extendida que estaba la práctica y decidió ir tras ella.

Como experimentados fiscales de fraudes en el sector de la salud, el equipo creyó que podía aplicar las herramientas que ya habían utilizado para preparar casos en los mercados de futuros.

El proyecto comenzó como un experimento destinado a analizar los datos del gobierno para detectar patrones sospechosos, como el exceso de horas de facturación de los médicos, y ha llevado a la agencia a presentar cargos contra más de 4.200 acusados, según datos del Departamento de Justicia.

“La idea era: excavar en esta fuente de datos para ver quiénes son los malos agentes. No esperamos a los que llegan sin cita previa o los denunciantes y demás que presentan sus propios casos”, dijo Zink.

Alrededor de 2017, la unidad de fraudes comenzó a desarrollar esas herramientas para detectar patrones de comercio sospechosos conocidos y aprender otros nuevos mediante la exploración de una serie de datos de transacciones, dijo.

Eso llevó a la agencia a acusar a más de una docena de operadores y exoperadores de bancos como Deutsche Bank, UBS y Bank of Nova Scotia de 2017 a 2019.

Reporte de Chris Prentice; Editado en español por Javier López de Lérida

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below