June 17, 2020 / 6:03 PM / 23 days ago

En Tulsa temen que acto de campaña de Trump agrave los disturbios raciales y los contagios

TULSA, EEUU, 17 jun (Reuters) - Cuando el presidente Donald Trump suba al escenario en su primer mitin en tres meses, el sábado por la noche, la escena en Tulsa, Oklahoma, será familiar: Un gran lugar lleno de ardientes partidarios con sombreros y camisetas de “Keep America Great”.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, habla en un mitin de campaña en Charlotte, Carolina del Norte, EEUU, 2 marzo 2020. REUTERS/Lucas Jackson

Pero fuera del estadio de 19.199 asientos hay un país que ha cambiado por la pandemia del coronavirus, un colapso económico y una ola de protestas por la brutalidad policial y la injusticia racial, un trío de crisis que han minado su apoyo a pocos meses de las elecciones del 3 de noviembre.

Los asesores de campaña de Trump creen que el mitin es una forma de revitalizar su base y mostrar el entusiasmo que hay detrás de su candidatura a la reelección, en un momento en el que varias encuestas de opinión han mostrado que Trump va a la zaga de su rival demócrata, Joe Biden.

Pero incluso a algunos aliados republicanos les preocupa que su retórica divisionista y su actitud arrogante, que entusiasma a su base conservadora, pueda parecer cada vez más desconectada con el cambio de opinión pública tras la muerte el mes pasado de George Floyd, un hombre negro desarmado, mientras estaba bajo custodia policial en Mineápolis.

“Su estilo y su mensaje no cambian, pero el mundo sí. No sé si puede tocar los puntos que ahora le importan a la gente”, dijo Amy Koch, una estratega republicana en Minnesota, un estado disputado que Trump perdió por poco en 2016 y que pretende dar vuelta este año.

En Tulsa, las autoridades dijeron que les preocupaba que la manifestación preparara el terreno para posibles enfrentamientos entre los partidarios de Trump y grupos que podrían intentar colarse en el evento para manifestar que el presidente republicano no ha abordado la injusticia racial o la brutalidad policial contra los afroamericanos.

Trump se ha posicionado como un presidente “de la ley y el orden” y ha abogado por una respuesta militarizada a las protestas, llamando a los estados a tomar medidas enérgicas contra los disturbios.

Los residentes también temen la perspectiva de una gran reunión en un lugar cerrado, el mayor evento de este tipo en Estados Unidos desde que comenzó la pandemia de coronavirus en marzo, en un momento en que Oklahoma, junto con otros estados, ha informado de un nuevo pico en los casos de COVID-19.

Trump había decidido inicialmente celebrar el mitin de Tulsa el viernes 19 de junio, un día conocido como Juneteenth y que recuerda el fin de la esclavitud en Estados Unidos en 1865.

En un movimiento inusual, Trump lo reprogramó para el sábado 20 de junio, después de una reacción pública por el plan de celebrar el mitin en una ciudad conocida por una de las masacres raciales más sangrientas en 1921.

Alicia Andrews, presidenta del Partido Demócrata de Oklahoma, dijo que su teléfono había estado sonando sin parar porque opositores preguntaban sobre posibles eventos antiTrump. El cambio de la fecha no ha disminuido el entusiasmo de quienes quieren protestar contra el presidente, dijo.

Andrews añadió que habría muchos eventos de este tipo, pero que estaban en la etapa de planificación. Cualquier evento sería fuera y no en el estadio.

La perspectiva de enfrentamientos preocupa a funcionarios como la concejala de la ciudad de Tulsa, Vanessa Hall-Harper. “Temo por mi comunidad”, dijo Hall-Harper, cuyo marido es un oficial de policía.

Un grupo de residentes de la ciudad y propietarios de empresas solicitaron una orden judicial temporal contra la compañía que gestiona el estadio, argumentando que la manifestación suponía un “riesgo mortal” para la comunidad, según una demanda presentada en el condado de Tulsa. Un juez denegó la solicitud el martes, según los registros del tribunal.

La campaña de Trump dijo que más de un millón de personas se habían inscrito para el mitin en el BOK Center de Tulsa. El primer evento en meses.

“Está claro que la campaña quiere que este evento sea enorme y la gente está trabajando duro para evitar cualquier problema”, dijo un asesor de Trump, pidiendo el anonimato para hablar libremente. “Para todos los propósitos prácticos, este es el reinicio de la campaña Trump 2020”.

Pero los funcionarios de salud temen que una multitud tan grande en un lugar cerrado -particularmente si no hay un uso generalizado de máscaras- podría convertirse en un “superdifusor” del virus, que ha infectado a más de 2,1 millones de personas en Estados Unidos y ha matado a más de 116.000, más que en cualquier otro país.

Reporte de Jarrett Renshaw y Ernest Scheyder; Editado en español por Javier López de Lérida

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below