October 3, 2019 / 4:22 PM / 21 days ago

WIDER IMAGE-Los 130 años del Moulin Rouge vistos entre bastidores

PARÍS, 3 oct (Reuters) - El Moulin Rouge, el cabaré francés famoso por sus bailarinas de cancán y sus trajes de plumas de avestruz, cumple esta semana 130 años desde que abrió sus puertas al público.

Bailarines se preparan para el set "Red" de la revista "Feerie" en el Moulin Rouge en París. 3 de julio de 2018. REUTERS/Philippe Wojazer

Durante dos espectáculos cada noche, 60 artistas de 14 países diferentes giran y bailan en el espectáculo “Feerie”, la pieza que ahora constituye el elemento principal del repertorio del Moulin Rouge.

Pero en los camerinos, que no ven los 600.000 espectadores que ven el espectáculo cada año y que consumen casi un cuarto de millón de botellas de champán, hay un tipo de coreografía diferente: la sofisticada maquinaria de cambio de vestuario y de escenografía necesaria para que el espectáculo sea una realidad.

“Todo el equipo, incluidos bailarines, ayudantes y técnicos, tiene que ser muy organizado”, contó Claudine Van Den Bergh, una bailarina irlandesa de 27 años que ha estado en el Moulin Rouge siete años y ha sido directora durante tres.

“Un pequeño error o un pequeño retraso y puedes perder tu entrada. Hay que estar en el momento adecuado y en el lugar adecuado”.

Cada espectáculo requiere 1.000 trajes, todos ellos elaborados en los talleres que han provisto al Moulin Rouge durante décadas. Cada bailarina tiene que hacer entre 10 y 15 cambios de vestuario por espectáculo, con unos 90 segundos para completar cada uno antes de tener que volver a salir al escenario.

Una vez que un número termina en el escenario, se repite cada vez el mismo proceso. La compañía de bailarines se precipita entre bastidores. Allí, los trajes multicolores, muchos con incrustaciones, han sido puestos en orden por un ejército de asistentes. Filas de boas de plumas rosas cuelgan de las barandillas.

Botas de piel rosa y negra de muslo alto, con decoración de lentejuelas, colgadas de las estanterías. Construcciones elaboradas que pasan por encima de los hombros del bailarín y crean la ilusión de que tienen alas de mariposa chispeantes y plumas de avestruz brotando de sus lomos, se sientan en filas sobre las mesas.

Cada bailarina toma el traje que necesita. Mientras se cambian, los técnicos modifican el escenario a tiempo para el siguiente número.

Los bailarines se cambian en un instante. Después, el grupo vuelve a salir corriendo al escenario bajo el resplandor de los focos. Sin pausa, los asistentes de vestuario entre bastidores guardan los trajes que se quitaron los bailarines, y luego preparan un nuevo conjunto de trajes para que estén listos para el siguiente cambio de vestuario y el siguiente número.

“UN LUGAR MÁGICO”

“En este momento salgo corriendo a bambalinas, sé exactamente a dónde ir, qué hacer, dónde está mi próximo traje para el siguiente número”, dijo Claudine Van Den Bergh, una de las directoras.

Las actuaciones en el Moulin Rouge siguen siendo fieles a las tradiciones establecidas en la fundación del cabaré el 6 de octubre de 1889, cuando las mujeres que se ganaban la vida lavando ropa de día se transformaban en bailarinas por la noche.

Una de ellas, La Goulue (glotona), flanqueada por su pareja Valentin-le-desosse (Valentín deshuesado), figuraba entre las bailarinas pintadas por Henri de Toulouse-Lautrec en carteles publicitarios del cabaré finales del siglo XIX.

Los espectáculos contaron con bailarinas con nombres escénicos como Nini Pattes en l’air (Nini Piernas en el aire), Rayon d’or (Rayo dorado) y La Sauterelle (Saltamontes). Hoy en día, Olga, Jasmine, Claudine o Esmeralda brillan en el escenario.

Los críticos dicen que algunos aspectos de la actuación -especialmente el hecho de que muchas de las bailarinas van en topless o llevan trajes transparentes- es una objetivación sexista que no está a la altura de los tiempos modernos.

Con motivo del 125 aniversario del Moulin Rouge, en 2014, dos activistas del grupo feminista Femen subieron al techo del teatro y gritaron que los cuerpos de las mujeres no deberían estar a la venta.

Para Olga Khokhlova, una bailarina de la antigua Kazajstán soviética que interpreta un solo de cancán y que lleva 12 años en el Moulin Rouge, el espíritu del cabaré es intemporal.

“Me encanta la adrenalina del escenario. El Moulin es un lugar mágico donde vivo mi pasión”, dijo. “Cuando estoy en el escenario, sé que soy heredera de famosas bailarines que durante 130 años han hecho el Moulin Rouge”.

Reportaje fotográfico en: reut.rs/2nSbhZg

Traducido por Andrea Ariet en la redacción de Gdansk; Editado por Javier López de Lérida

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below