April 10, 2019 / 6:41 PM / 2 months ago

Esperan que nuevo bebé real se sume a larga tradición de causas sociales

(Reuters) - El primer bebé del príncipe británico Enrique y su mujer Meghan Markle, que nacerá en la primavera boreal, seguramente extenderá una larga tradición de apoyar causas reales, pero esas mismas costumbres restringirán al nuevo príncipe o princesa cuando se trate de política.

Imagen de archivo. El príncipe Enrique y su esposa Meghan asisten a una ceremonia en la abadía de Westminster en Londres. 11 de marzo 2019. REUTERS/Toby Melville

Meghan Markle usó su fama para respaldar a Hillary Clinton en la elección presidencial de 2016 y atacó a Donald Trump como “misógino” y “divisivo”. La actriz nacida en Los Ángeles ha trabajado como embajadora de ONU Mujeres y la organización benéfica World Vision.

Markle, en declaraciones realizadas en marzo en un panel del Día Internacional de la Mujer en el King’s College de Londres, abordó la posibilidad de que su hijo crezca aprendiendo tanto el abecedario como la igualdad de género.

“Había visto este documental en Netflix sobre feminismo y una de las cosas que decían durante el embarazo era ‘Siento las patadas embrionarias del feminismo’”, dijo Markle.

“Me encanta. Así que sea niño o niña o lo que sea, esperamos que ese sea el caso con nuestro pequeño”, agregó.

Pero hacer comentarios sobre política internacional podría meterla en problemas con la familia real.

La familia real ha respaldado durante años organizaciones benéficas con causas sociales y la reina Isabel II ha sido patrocinadora o presidenta de más de 600 de ellas, desde grupos de vida silvestre a organismos deportivos y militares.

Pero se espera que la familia real se mantenga alejada de la política, pese a su larga historia de incorrecciones políticas.

Enrique tuvo que disculparse en enero de 2009 luego que un periódico publicó imágenes de video que lo mostraban refiriéndose a compañeros del ejército asiático con un lenguaje despectivo. También fue ridiculizado por usar un uniforme nazi en una fiesta de disfraces, una broma que provocó la indignación mundial.

“No hay problema en que Meghan hable de feminismo, justicia social e igualdad, pero si empieza a hacerlo de política, tendrá el agua hasta el cuello”, dijo Katie Nicholl, autora de “Harry: Life, Loss, and Love”. “La reina es políticamente neutral. Espera que su familia sea igual”.

Reporte adicional de Alicia Powell y Patricia Reaney in Nueva York y Michael Holden en Londres. Editado en español por Lucila Sigal

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below