July 23, 2019 / 4:43 PM / a month ago

A un año del peor incendio forestal de Grecia, las heridas siguen abiertas

Por Alkis Konstantinidis y Vassilis Triandafyllou

Humo de un incendio en las afueras de Atenas sobre el templo del Partenón, colina del Acrópolis, Atenas, Grecia, 23 julio 2018. REUTERS/Alkis Konstantinidis/Imagen de archivo

MATI, Grecia (Reuters) - Un año después de que el incendio forestal más mortífero de Grecia afectara las localidades costeras cercanas a Atenas, acabando con la vida de 102 personas, el camino a la normalidad para los sobrevivientes es largo y está salpicado de casas incendiadas y tierras áridas.

A un lado de una calle, una cruz blanca gigante se eleva entre pinos negros y marchitos. “In memoriam 23-7-18”, puede leerse.

La turística aldea de Mati, una zona boscosa que domina el brillante mar al este de la capital, era popular entre los jubilados y los niños en los campamentos de verano. El 23 de julio de 2018 fue arrasada por las llamas, provocando la muerte de personas dentro de sus casas o de automóviles y obligando a otros a saltar desde acantilados o al mar.

En el primer aniversario del desastre, parece un pueblo fantasma.

Un café junto al mar que otrora bullía repleto de bañistas, está vacío ahora, sin rastro de las mesas y sillas que quedaron carbonizadas. Hay un arbusto seco y dorado fuera de una casa donde colgaban hace un año flores frescas en memoria de los fallecidos allí.

En otra parte, una casa tiene un techo nuevo y paredes recién pintadas, pero se encuentra desolada en una parcela de tierra chamuscada.

“Fue un infierno. No pudimos hacer nada”, dijo Panagiotis Fragos, residente de Mati, durante un funeral en memoria de las víctimas, recordando la noche del incendio.

“Lloro todo el tiempo desde entonces. Hubiera sido mejor si yo también hubiera muerto, si hubiera llegado el fin”, declaró.

Junto a Mati, lo que solía ser un bosque de pinos se ha reducido a altas pilas de troncos carbonizados.

Una parcela donde fueron hallados 26 cadáveres, algunos unidos en un fuerte abrazo cuando las llamas llegaron, quedó despojada de cualquier atisbo de vida.

“Es muy difícil seguir día a día”, dijo Giorgos Kariris, cuya esposa murió en el incendio.

“Es muy difícil para mí y para otros despertarse por la mañana y no tener a la persona con la que existías en vida: tu hijo, tu madre, tu padre, para abrazarlos y besarlos”, afirmó. “No se puede describir”.

Veinte personas, incluidos funcionarios regionales y locales antiguos y actuales, han sido acusados ​por el incendio forestal, con cargos como homicidio involuntario y la comisión de daños corporales por negligencia.

    El gobierno anterior atribuyó el incendio a fuegos intencionados y rechazó las acusaciones de que no logró evacuar a los residentes a tiempo. El gobierno recién elegido ha anunciado varias medidas de socorro para los sobrevivientes.

En el memorial celebrado el domingo, donde se arrojaron rosas blancas al mar, los sobrevivientes dijeron que todavía están esperando los permisos y compensaciones para comenzar a reconstruir sus vidas.

Escrito por Karolina Tagaris; editado en español por Carlos Serrano

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below