January 28, 2020 / 5:22 PM / in a month

Científicos van al rescate de una pequeña rana del desierto chileno en peligro de extinción

SANTIAGO, 27 ene (Reuters) - El tiempo vuela después que científicos chilenos descubrieron el año pasado en un arroyo prácticamente seco en el norte del país a un grupo de 14 pequeñas ranas luchando por sobrevivir, que podrían estar entre los últimos ejemplares de esa especie.

Durante mucho tiempo los pequeños anfibios Telmatobius dankoi habitaron exclusivamente un pequeño curso de agua en el Desierto de Atacama, el más árido del mundo y corazón de la gran minería del cobre. Pero, según científicos, ahora la especie está en peligro por la contaminación y destrucción del hábitat en los alrededores de la ciudad minera de Calama.

La situación de la “rana del Loa”, como es conocida en Chile, motivó una campaña para salvarla. De unos 6 centímetros las hembras y unos 4 a 5 centímetros los machos, se hicieron famosas de la mano del actor Leonardo DiCaprio, quien difundió estos esfuerzos por redes sociales.

Los científicos llevaron a las ranas en avión a Santiago, donde a fines del año pasado buscaron recrear su hábitat en el zoológico metropolitano de la capital.

“Nuestra esperanza principal es que no se extingan”, dijo a Reuters Felipe Sotomayor, subdirector del zoo, señalando que uno de los primeros desafíos fue “preparar” con minerales y agua destilada el ambiente acuático de las ranas.

“No había mucha investigación sobre cómo vivía este animal en la naturaleza y tuvimos que extrapolar mucha información que había de animales que son parientes muy cercanos, que tienen condiciones similares, pero no las mismas”, añadió.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza considera que la rana está en “peligro crítico”, pero reconoce que se necesita más investigación para comprender su hábitat y salvarlos de la extinción.

El hábitat de la especie está restringido a solo 10 kilómetros cuadrados, en un pequeño oasis en medio del extenso desierto chileno, a entre 2.000 y 3.000 metros de altura.

Lo primero “era salvar la vida de los animales”, dijo Osvaldo Cabeza, supervisor de herpetología del zoológico. Explicó que las ranas ya empezaron a adaptarse al cautiverio y comer por sí solas, así que la próxima fase es que inicien el proceso de reproducción. Trece de las ranas sobrevivieron en su nuevo hogar.

“Por suerte tenemos estas ranitas que nos permiten gritar un poco el mensaje de conservación”, dice Sotomayor. “Ésta es la única esperanza que tiene esta rana y por eso es que estamos trabajando (...) para permitir que este animal y muchos otros, también logren habitar sus ambientes naturales”.

Reporte de Reuters TV y de la oficina de Santiago

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below