December 2, 2018 / 1:32 AM / 17 days ago

Mexicanos se vuelcan a lujosos espacios de la casa presidencial que eran privados

CIUDAD DE MÉXICO (Reuters) - Miles de mexicanos recorrieron curiosos y expectantes los hasta hace unas horas rincones lujosos y privados de los presidentes de México y sus familias de la residencia oficial de Los Pinos, los cuales fueron abiertos el sábado al público por primera vez en más de ocho décadas.

La gente hace fila para ingresar a la residencia presidencial de Los Pinos, convertida en museo por orden del nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en la Ciudad de México, México, 1 de diciembre de 2018. REUTERS/Alexandre Meneghini

Familias completas descansaban en los jardines o recorrían pasillos y oficinas, así como habitaciones, el comedor, la cocina y hasta la sala de cine reservada sólo para la familia presidencial de la amplia propiedad.

El gobierno mexicano que asumió el sábado convirtió en un centro cultural los 56,000 metros cuadrados de la residencia, junto con las dos casas que alojaron a 14 mandatarios desde que, en la década de 1930, el expresidente Lázaro Cárdenas decidió convertir al entonces rancho “La Hormiga” en la casa presidencial.

“Es algo histórico”, dijo Mario Lozano, un comerciante de Chimalhuacán, una empobrecida zona a unos 40 kilómetros de la capital, quien expresó sentirse como entrando al Palacio de Versalles, en alusión a cuando en los albores de la Revolución francesa en 1789 el pueblo tomó el emblemático recinto.

“Es grosero ver esta ostentación que presentan a comparación de la miseria allá”, añadió desde el que fue el dormitorio del expresidente Enrique Peña Nieto y su esposa, ahora vacío.

El nuevo presidente de México, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, llegó al poder con una aplastante victoria prometiendo acabar con la profunda corrupción que lacera al país, combatir la extendida violencia y trabajar por los pobres.

López Obrador, conocido como AMLO, aspira a realizar lo que él mismo ha denominado como “la cuarta transformación” y crear un hito histórico en México como lo fueron la Independencia, la Guerra de Reforma y la Revolución Mexicana, algo que observadores ven muy difícil de cumplir.

“El cambio es que se cumplan cada uno de nuestros derechos”, dijo María Antonia Cortés, maestra de educación básica de 50 años y quien vive en el centro turístico de Puerto Vallarta.

“¿Por qué? Porque ya está la gente cansada que siempre el capitalismo es el que triunfa, mas no el pueblo, y el gobierno es del pueblo para el pueblo no de políticos para políticos, así de sencillo”, subrayó.

Al trasladar la casa presidencial desde el castillo de Chapultepec a “La Huerta”, Cárdenas la bautizó como “Los Pinos” para recordar la finca en donde conoció a su esposa, Amalia Solórzano, y mandó a sembrar decenas de pinos dentro de la propiedad.

En una entrada de la anterior casa presidencial, una leyenda de flores al pie de un asta da la bienvenida al “pueblo de México a Los Pinos”, mientras que en uno de sus jardines decenas de personas observaban a través de una gigantesca pantalla la ceremonia en la que AMLO recibió la banda presidencial.

En otra parte, al lado del histórico edificio Molino del Rey, desde donde el ejército mexicano combatió a invasores estadounidenses en 1847, había una larga fila de personas que esperaban para entrar a oficinas convertidas en museo.

“Lo que yo quería era percibir la sensación de estar en un lugar donde se han tomado decisiones relevantes”, dijo Mario Castañeda, biólogo de 45 años, quien fue con su esposa y su hijo.

“Siento como mucha efervescencia, siento como cosquillitas en la panza saber que estoy en un lugar al que históricamente no hemos tenido acceso las clases populares, es como mucha emoción”, subrayó.

AMLO ha dicho que le gustaría vivir en el monumental Palacio Nacional, frente a la plaza del Zócalo, el corazón de la Ciudad de México, alguna vez sede de los poderes y construido bajo las ruinas del palacio de Moctezuma Xocoyotzin, el último emperador azteca del siglo XVI.

Reporte de Adriana Barrera. Editado por Miguel Angel Gutiérrez y Silene Ramírez

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below