July 14, 2018 / 1:03 PM / 5 months ago

Anhelo por la gloria, vital en última prueba de carácter para Croacia y Francia en Mundial

MOSCÚ (Reuters) - Alcanzar el mayor logro deportivo en la corta vida de Croacia será una inyección anímica potente para que sus jugadores olviden el dolor de sus maltratados cuerpos el domingo, cuando enfrenten en Moscú a una sólida Francia en la final de la Copa del Mundo.

El trofeo que recibirá el campeón de la Copa del Mundo de la FIFA 2018, exhibido antes del inicio del torneo en Moscú, el 13 de junio del 2018. REUTERS/Sergei Karpukhin

Por su parte, el elenco galo tendrá el deseo de ganar el Mundial para dejar en el olvido la decepción de perder como local la final de la Eurocopa hace dos años.

Croacia, que jugará su primera final mundialista, sumará un nuevo nombre al de los pocos elegidos que han llegado al pináculo del evento deportivo más visto del planeta. El país balcánico de cuatro millones de habitantes es la decimotercera selección en llegar a una definición, pero tratará de unirse al club aún más exclusivo de los ocho que han ganado el trofeo.

El equipo balcánico no es el favorito ante los galos, que buscan su segunda corona mundial tras el título logrado en 1998 como locales, algo que le sienta bien ya que sus mejores actuaciones fueron contra ex campeones del mundo.

Croacia llegó a las semifinales del Mundial de 1998, el primero que jugó como nación independiente y en el que justamente cayó ante Francia. Después de eso no logró alcanzar las instancias eliminatorias del torneo hasta ahora.

Los tres partidos eliminatorios de Croacia en Rusia han llegado al menos hasta la prórroga mientras que Francia, que también tiene un día de descanso adicional, completó los suyos en el tiempo regular.

En su triunfo en semifinales ante Inglaterra, sin embargo, fue Croacia la que pareció encontrar un aire extra en el alargue, jugando mejor y mostrando más resto físico que su rival a pesar del esfuerzo en las victorias por penales ante Dinamarca y Rusia en las instancias previas.

Cuando deberían haber estado cayéndose a pedazos, los croatas comenzaron a mostrar destellos de la brillantez ofensiva con la que golearon a Argentina en una de las actuaciones más impresionantes de toda la fase de grupos.

Ante Dinamarca y Rusia, Croacia nunca mostró el juego que todos esperaban del equipo, pero sí sacó a relucir una garra y un amor propio que sorprendieron para sobreponerse a los momentos en los que las cosas se pusieron difíciles.

“Habrá exceso de energía, no se preocupen por eso”, dijo Ivan Rakitic a periodistas el viernes. “Este es un juego histórico, no solo para nosotros los jugadores sino también para todos los croatas”.

JUGADORES DE ELITE

Sin embargo, sería un error sugerir que Croacia ha llegado tan lejos únicamente gracias a su esfuerzo, como revela un vistazo a los clubes de elite representados por su probable equipo inicial.

Croacia tiene capacidad técnica en todos los sectores, pero en el corazón de su juego está Luka Modric, quien en la final jugará su partido 112 con la selección. Los penetrantes y milimétricos pases del mediocampista, combinados con su movilidad y empuje, sacan lo mejor de quienes lo rodean.

Francia sabe que mantenerlo neutralizado es su mayor desafío, y N’Golo Kante es el hombre perfecto para hacerlo.

La calma de Kante para ser el primer obstáculo a los ataques rivales, exhibida brillantemente para reprimir la amenaza de Bélgica en la semifinal, le da a la defensa francesa más tiempo para organizarse, lo que ha llevado a que la zaga se muestre segura a lo largo de todo el torneo.

El técnico Didier Deschamps, capitán de la selección campeona del mundo en 1998, era el que le daba oxígeno al equipo con su andar incansable, por lo que sabe mejor que nadie lo esencial que es trabajar duro para alcanzar el éxito.

Eso no quiere decir que Francia no tenga sus propias armas, y Kylian Mbappé ha demostrado que su talento es difícil de contener cuando está desatado.

El joven atacante, de 19 años, lleva en su espalda buena parte de la responsabilidad del equipo en ofensiva, especialmente porque Olivier Giroud, el centrodelantero titular francés, no ha asustado demasiado a las defensas rivales en lo que va del torneo.

Igualmente, Francia deberá cuidarse para que no le pase como en la Euro 2016, cuando cayó 1-0 en la final ante Portugal pese a que era el gran candidato a quedarse con el título.

Deschamps dice que todavía siente el dolor de esa derrota, y que él y sus jugadores usarán ese sentimiento para asegurarse de tratar a Croacia con el mayor respeto.

Editado en español por Carlos Calvo Pacheco

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below