March 22, 2019 / 9:55 AM / in 3 months

"Somos uno", dice Ardern en el homenaje a las víctimas de la masacre en Nueva Zelanda

CHRISTCHURCH (Reuters) - La llamada a la oración los musulmanes se oyó en Christchurch y otros lugares de Nueva Zelanda el viernes, cuando miles de personas se reunieron para recordar a las 50 personas asesinadas por un hombre armado en dos mezquitas hace una semana.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, tras la oración del viernes en Hagley Park, al exterior de la mezquitade Al-Noor en Christchurch, Nueva Zelanda. 22 marzo 2019. REUTERS/Jorge Silva

La primera ministra, Jacinda Ardern, se unió a unas 20.000 personas que guardaron silencio en Hagley Park, frente a la mezquita de Al Noor, donde fueron asesinadas la mayoría de las víctimas durante las oraciones del viernes la semana pasada.

“Nueva Zelanda está de luto con vosotros. Somos uno”, dijo en un breve discurso, seguido de dos minutos de silencio.

Ardern, quien denunció el tiroteo como terrorismo, ha anunciado una prohibición de los rifles de asalto semiautomáticos y de estilo militar.

El país está bajo alerta de seguridad desde el ataque, y la policía dijo el viernes que estaban investigando una amenaza contra Ardern en Twitter.

El New Zealand Herald informó de que se ha enviado a la primera ministra una publicación en Twitter que contenía una foto de un arma, con la frase “Tú eres la siguiente”. Reuters no pudo verificar esta información de manera independiente.

La noticia dice que la cuenta fue cerrada.

El australiano Brenton Tarrant, de 28 años, presunto supremacista blanco, ha sido acusado de asesinato tras el ataque a Christchurch y permanece en prisión preventiva.

Debe comparecer ante un tribunal el 5 de abril, cuando según la policía probablemente sea acusado de otros delitos.

La mayoría de las víctimas del peor tiroteo en la historia de Nueva Zelanda eran migrantes o refugiados de países como Pakistán, India, Malasia, Indonesia, Turquía, Somalia, Afganistán y Bangladés.

“Tenemos el corazón roto, pero no estamos rotos. Estamos vivos, estamos juntos, estamos decididos a no permitir que nadie nos divida”, dijo Imam Gamal Fouda a la multitud en la mezquita de Al Noor, donde había muchas mujeres con un pañuelo en la cabeza en apoyo de la comunidad musulmana.

“A las familias de las víctimas (quiero decirles que) sus seres queridos no murieron en vano. Su sangre ha regado las semillas de la esperanza”, dijo en oraciones emitidas por todo el país.

Decenas de miles de personas presentaron sus respetos en todo el país, en algunos casos con cadenas humanas frente a las mezquitas. Otros pronunciaron oraciones silenciosas en escuelas, cafés e incluso oficinas.

Familiares y otras personas acudieron a un cementerio de Christchurch donde fueron enterradas 26 víctimas del ataque y una persona que murió en un accidente automovilístico no relacionado con el tiroteo en la mezquita.

“Esta es una janazah especial. No hacemos esto todos los días”, dijo una persona por un micrófono, en referencia a la oración fúnebre del islam.

“No enterramos a 27 de nuestros hermanos y hermanas todos los días”.

El primero en descansar fue Naeem Rashid, quien fue aclamado como héroe tras morir murió tratando de atacar al agresor en la mezquita de Al Noor.

ISLAMOFOBIA

Ardern, rodeada de ministros y agentes de seguridad en Hagley Park, llevaba un pañuelo negro en la cabeza y un traje también negro. También había mujeres policías en el parque con pañuelos en la cabeza y una rosa roja en sus uniformes.

Durante un discurso poderoso que duró unos 20 minutos, el imam Fouda dijo que con el amor y la compasión, Nueva Zelanda era inquebrantable.

“Estamos aquí, cientos y miles, unidos con un solo propósito: deshacer el odio y redimir con el amor”, dijo.

Dio las gracias a Ardern por su compasión y dijo: “Ha sido una lección para los líderes mundiales”.

Fouda también denunció la islamofobia, diciendo que había causado la muerte de gente.

“La islamofobia es real. Es una campaña dirigida para influir en las personas con el fin de deshumanizar y temer irracionalmente a los musulmanes. Temer lo que vestimos, temer la elección de los alimentos que comemos, temer la forma en que oramos y temer la forma en que practicamos nuestra fe”, dijo.

Los musulmanes representan poco más del 1 por ciento de la población de Nueva Zelanda.

Muchas mujeres llevaban pañuelos en Nueva Zelanda en señal de apoyo a la comunidad, y el movimiento #headscarfforharmony (pañuelos en la cabeza por la armonía) era tendencia en Twitter.

“Llevamos pañuelos para mostrar nuestro apoyo, amor y solidaridad, y esperamos que al hacer esto se demuestre a las mujeres musulmanas (...) que estamos con ellas”, dijo Robyn Molony, de 65 años, con un grupo de amigas que llevaban pañuelos en el parque Hagley.

Los residentes de Christchurch todavía se están recuperando de un devastador terremoto que azotó la localidad en 2011, matando a 185 personas e hiriendo a miles de personas.

“Desde los terremotos, hemos sufrido mucho como ciudad y nos cuidamos mucho más y nos cuidamos los unos a los otros”, dijo James Sheehan, de 62 años.

información adicional de Charlotte Greenfield y Joseph Campbell; traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below