December 19, 2019 / 3:53 PM / a month ago

Ante crisis de liquidez, ONU se ve obligada a cortar la luz en reuniones largas

GINEBRA, 19 dic (Reuters) - Se celebraba una reunión sobre desarme en la sede de la ONU en Ginebra el mes pasado cuando de repente sonaron alarmas y se apagaron pantallas y micrófonos en la sala, lo que obligó a los embajadores a dar sus discursos en el pasillo, con miedo a quedarse además a oscuras.

FOTO DE ARCHIVO: Edificio de las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza 29 de noviembre de 2017. REUTERS/Denis Balibouse/File Photo

“Estaba realmente preocupado por las luces”, comentó el presidente pakistaní, el embajador Khalil Hashmi, quien finalmente logró un acuerdo limitado después de reunir a las partes en un rincón.

Los cortes de energía, aplicados al menos dos veces en los tres meses desde su implementación, son medidas de emergencia para reducir costos en centros de la ONU como Ginebra y Nueva York. Son respuesta a una situación descrita por el secretario general Antonio Guterres como “extremadamente alarmante”.

Naciones Unidas tiene un agujero de 768 millones de dólares en su presupuesto general de 2.850 millones de dólares para 2019 porque 51 países no han pagado todas sus cuotas, incluidos Estados Unidos y Brasil.

Ambos gigantes dicen que tienen la intención de pagar la mayor parte de lo que deben. Pero, aun si cumplen, les quedan pagos pendientes de años pasados que se extienden a los presupuestos futuros.

“Los déficits de efectivo ocurren a principios de año, persisten por más tiempo y son más profundos”, dijo Guterres.

Diplomáticos y analistas afirman que la crisis de liquidez deja en evidencia el débil compromiso de algunos estados con la diplomacia multilateral, como demuestra la suspensión de la corte de apelaciones de la Organización Mundial del Comercio y el acuerdo limitado tras la cumbre climática de la semana pasada.

Francia y Alemania han lanzado una “Alianza para el multilateralismo” para apoyar a la ONU y otras instituciones.

Richard Gowan, experto en ONU del International Crisis Group, dijo que la escasez de efectivo es un síntoma de una “crisis de confianza política” más amplia en la institución. “La mayoría de los miembros de la ONU simplemente no están tan preocupados por los problemas financieros que enfrenta la organización”.

El embajador Hashmi instó a los estados miembros a pagar sus cuotas, diciendo que importantes acuerdos de la ONU no deberían ser “rehenes” por restricciones financieras.

Algunos críticos dicen que Naciones Unidas podrían gastar menos en beneficios y salarios inflados, a menudo libres de impuestos, para altos funcionarios.

“Hay un gran desperdicio en la ONU”, dijo Marc Limon, exdiplomático y director ejecutivo de Universal Rights Group. “En lugar de centrarse en el mandato de la ONU (...), la ONU gasta mucho dinero en salarios altos en muchos casos”.

Funcionarios de la organización han dicho que no están dispuestos en esta etapa a reducir los salarios permanentes del personal y se están centrando en reducir los costos en otras áreas.

Reporte adicional de Michelle Nichols en Nueva York, Cecile Mantovani en Ginebra y Anthony Boadle en Brasilia; Editado en español por Janisse Huambachano

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below