December 30, 2018 / 1:45 PM / 20 days ago

Con la salida de EEUU de Siria, Manbij se prepara para una nueva agitación

MANBIJ, Siria (Reuters) - La ciudad de Manbij ha cambiado de manos más que la mayoría de los lugares en la guerra civil de Siria.

En la imagen, una mujer lleva una bolsa en la cabeza en un zoco en la ciudad de Manbij, Siria, en una imagen tomada el 29 de diciembre de 2018. REUTERS/Rodi Said

Con las tropas estadounidenses dispuestas a partir después de la decisión del presidente Donald Trump de retirarlas, los residentes temen que otros se apresuren a llenar el vacío, causando más disturbios: las fuerzas del gobierno sirio se han desplegado cerca mientras Turquía amenaza con su propio asalto a la ciudad.

Las fuerzas estadounidenses han sustentado la estabilidad en Manbij desde la derrota de Estado Islámico en 2016.

A unos 30 km de la frontera turca, la ciudad ocupa un lugar crítico en el mapa del conflicto sirio, cerca de la unión de tres bloques separados de territorio que forman esferas de influencia rusa, turca y, hasta ahora, de Estados Unidos.

Aunque las fuerzas estadounidenses todavía no se han marchado, las consecuencias de la decisión de Trump ya están en juego en Manbij.

Las fuerzas del gobierno sirio respaldadas por Rusia llegaron a las afueras de la ciudad el viernes por primera vez en años por invitación de las milicias kurdas YPG que temen que la salida de Estados Unidos pueda abrir el camino a un ataque turco.

“Hemos estado viviendo con miedo durante los últimos días y no sabemos qué está pasando y quién entrará en la ciudad”, dijo Ismail Shaalan, de 41 años, y que lleva viviendo en Manbij desde que huyó de los combates en el área de Alepo hace dos años.

¿TURCOS O SIRIOS?”

Trump ha dicho que la retirada será lenta y los aviones de la coalición liderados por Estados Unidos y los helicópteros de ataque aún podían verse en los cielos de Manbij el sábado.

Combatientes locales con la milicia respaldada por Estados Unidos que ha mantenido la ciudad desde 2016, el Consejo Militar de Manbij, llevaban a cabo sus patrullas normales el sábado con boinas rojas y armados con rifles de asalto AK-47.

“Sobrevivimos a la guerra. Nunca veremos algo peor que Daesh”, dijo, refiriéndose al Estado islámico, Abu Hamze, de 43 años, padre de cinco hijos. Pero él también está preocupado: “Tenemos miedo. La situación es confusa”.

Manbij ha cambiado de manos tres veces desde que comenzó el conflicto sirio en 2011. Los rebeldes del Ejército Sirio lo tomaron del gobierno del presidente Bashar al-Assad al principio del conflicto. Luego cayó a manos de Estado Islámico, que lo declaró parte de su “califato”.

Estado Islámico fue desalojado de Manbij en 2016 por las Fuerzas Democráticas de Siria (SDF), una fuerza de milicia encabezada por el YPG kurdo y respaldada por la coalición liderada por Estados Unidos.

Manbij ha estado en manos de las fuerzas aliadas de SDF desde entonces, enfureciendo a la vecina Turquía que ve la influencia ejercida por el YPG en el norte de Siria como una amenaza a la seguridad nacional.

Las fuerzas turcas y estadounidenses han estado realizando patrullas conjuntas cerca de Manbij desde noviembre tras un acuerdo como parte de los esfuerzos de Estados Unidos para satisfacer las preocupaciones turcas.

El presidente turco, Tayyip Erdogan, dijo el viernes que a Turquía no le quedaría nada por hacer en Manbij una vez que se vayan los “terroristas”, una referencia al YPG, que dice que sus fuerzas ya se han retirado de la ciudad.

Turquía dice que el YPG es indistinguible del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que ha librado una insurgencia de 34 años en Turquía. Se ha comprometido a aplastar al YPG con la ayuda de los aliados rebeldes sirios, algunos de los cuales provienen de lugares que ahora están en manos del SDF y son ferozmente hostiles para los combatientes kurdos.

Los rebeldes respaldados por Turquía se han estado movilizando para atacar a Manbij en áreas cercanas que han estado bajo el control de Turquía desde que barrió el norte de Siria en 2016, parte de su esfuerzo por hacer retroceder al YPG. Erdogan señaló el viernes que Turquía no tenía prisa por llevar a cabo la operación.

El YPG, sorprendido por la decisión de retirada de Trump, llamó a Damasco el viernes para proteger Manbij.

Poco después, el ejército sirio dijo que se había desplegado en Manbij donde garantizaría la seguridad “para todos los ciudadanos sirios y otros presentes”.

Las tropas sirias no entraron a la ciudad sino a las líneas fronterizas cercanas con los hostiles rebeldes respaldados por Turquía.

Una fuente militar en el Consejo Militar de Manbij dijo que las discusiones con el gobierno sirio habían dado lugar a un acuerdo sobre la necesidad de detener “la ocupación turca de Manbij”.

El despliegue del ejército sirio en el área de Manbij fue hasta ahora “parcial”, dijo la fuente, agregando que un mayor despliegue del ejército sirio en el área tomaría en cuenta la presencia de Estados Unidos.

En cuanto a si el estado sirio estaba dispuesto a restaurar su autoridad sobre Manbij, la fuente dijo: “Más adelante se formarán comités sobre cómo administrar la ciudad”.

La cuestión de si el gobierno sirio volverá a gobernar Manbij es de una importancia crítica para muchos en la ciudad. Una de las principales preocupaciones es el miedo a ser alistado en el ejército. Sin embargo, algunos consideran que el retorno de las normas de Assad es preferible a la perspectiva de una ofensiva turca.

“La gente tiene miedo. Han desaparecido desde que comenzaron a circular rumores de que entrará el ejército sirio”, dijo Hussein Khalaf, un vendedor de frutas de Manbij.

“No me quedaré aquí si se va el SDF. Iré con ellos dondequiera que vayan. Nos hemos adaptado a ellos y encontramos seguridad bajo su control”.

Yasser Abdulaziz, de 31 años, quien huyó a Manbij desde las áreas cercanas de Alepo hace dos años, dijo que estaba cansado de la guerra y que no quería ser desarraigado nuevamente con sus cuatro hijos.

“Si tengo que elegir entre el ejército turco y el ejército sirio, ciertamente elegiré el ejército sirio. Al final del día, son nuestros conciudadanos ... mientras que Turquía es una fuerza de ocupación”, dijo.

Información adicional de Dahlia Nehme en Beirut; Escrito por Tom Perry en Beirut; editado por Anna Willard

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below