January 30, 2019 / 9:01 AM / 5 months ago

Brexit al límite: Londres pide cambios en el acuerdo y Bruselas se niega

LONDRES (Reuters) - La primera ministra británica, Theresa May, se ve abocada a un choque con la Unión Europea el miércoles, después de que la Cámara de los Comunes le exigiera que renegocie el acuerdo del Brexit, a lo que los otros miembros del bloque respondieron que no reabrirían las negociaciones.

En la imagen, la primera ministra británica, Theresa May, escuchando a Jeremy Corbyn tras la votación en el Parlamento, Londres, Reino Unido. 29 de enero de 2019. Reuters TV via REUTERS

A menos de dos meses para que el Reino Unido deba abandonar la UE, los inversores y sus aliados están tratando de determinar cómo terminará la crisis del Brexit, con opciones que incluyen un Brexit desordenado, un retraso en la salida o una cancelación del proceso.

Dos semanas después de rechazar el acuerdo para el Brexit de May con el mayor margen en la historia británica moderna, el Parlamento le exigió que volviera a Bruselas a modificar la salvaguarda irlandesa o “backstop”, una red de seguridad para evitar la restauración de una frontera física entre la República de Irlanda, país miembro de la UE, e Irlanda del Norte, territorio británico.

“El apetito por ese cambio en la UE es limitado y no será fácil negociarlo”, dijo May a los diputados que aprobaron el plan —que contó con el respaldo del influyente legislador conservador Graham Brady— con 317 votos a favor frente a 301.

“Estoy de acuerdo en que no debemos irnos sin un acuerdo. Sin embargo, oponerse sin más a un acuerdo no es suficiente para detenerlo”, dijo May.

May dijo que trataría de lograr “cambios legalmente vinculantes” en el acuerdo de divorcio que logró en noviembre con la UE tras dos años de negociaciones tortuosas.

En la práctica, May tratará de arrancar a los otros 27 miembros de la UE un acuerdo de última hora mediante el uso de la amenaza implícita de un Brexit no negociado. La economía de la UE es, aproximadamente, seis veces más grande que la del Reino Unido.

La respuesta de las capitales europeas fue contundente.

Francia, el segundo miembro más poderoso de la UE, dijo que no podría haber una renegociación y exigió una propuesta británica “creíble”. Alemania no ha hecho hasta ahora un comentario público.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo que el acuerdo de divorcio no era renegociable. Tusk y May mantendrán una conversación telefónica a las 1745 horas GMT.

La libra esterlina, que cotizaba a 1,3190 dólares antes de que los legisladores votaran, cayó más de un centavo tras conocerse el resultado, pero volvió hasta los 1,3104 el miércoles.

¿EN EL ÚLTIMO MINUTO?

May, quien fue detractora del Brexit y asumió el cargo de jefa del Gobierno en el caos generado tras el referéndum de 2016, está ahora atrapada un juego de amenazas entre la UE y su propio y dividido partido.

Aunque la UE se ha negado repetidamente a reabrir el acuerdo de divorcio, fuentes de la UE dijeron que podrían ser posibles aclaraciones, declaraciones o garantías adicionales sobre la salvaguarda.

May ha dicho que, más que un intercambio de cartas, haría falta un cambio legalmente vinculante. Su intención es lograr un acuerdo revisado antes del 13 de febrero. De lo contrario, el Parlamento votará sobre los próximos pasos el 14 de febrero.

Esa fecha límite aumenta la presión sobre los partidarios del Brexit más radicales en el Partido Conservador, que temen que sus oponentes intenten retrasar y, en última instancia, frustrar la salida británica de la UE.

Algunos diplomáticos y altos cargos piensan ahora que la salida de Reino Unido no se decidirá hasta el último momento, aunque algunos responsables también advierten de que el riesgo de un Brexit desordenado está aumentando, al igual que la probabilidad de un retraso en el proceso.

Tanto los conservadores de May como el Partido Laborista, principal grupo de la oposición, están comprometidos formalmente con la materialización del Brexit, pero están divididos internamente sobre cómo o incluso sobre si es conveniente llevarlo a cabo.

Los partidarios del Brexit aceptan que es probable que exista algún impacto económico a corto plazo, pero dicen que Reino Unido prosperará a largo plazo si se aleja de las normas europeas. Los proeuropeos dicen que la salida hará más pobre el país, reducirá su influencia mundial, socavará la posición de Londres como capital financiera global y debilitará a Occidente.

Los británicos votaron en un referéndum de junio de 2016 a favor de salir de la UE con un 52 por ciento de votos a favor frente a un 48 por ciento en contra. Los partidarios del Brexit dicen que sería una traición a la democracia no cumplir con ese mandato. Los opositores dicen que los votantes pueden haber cambiado de opinión ahora que los detalles son cada vez más claros.

UN BREXIT SIN ACUERDO

El líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, quien se había negado a mantener conversaciones sobre el Brexit con May, dijo después de la votación del martes que ahora estaba preparado para reunirse con ella. Esa reunión tendrá lugar el miércoles. Una fuente laborista dijo que Corbyn le dirá a May que se debe retirar de la mesa la opción de una salida sin acuerdo y le instará a seguir el plan de su partido, que incluye una unión aduanera con la UE.

Si May no puede llegar a un acuerdo, la opción por defecto sería salir de la UE abruptamente, lo que, según numerosas empresas, supondría un enorme caos e interrumpiría las cadenas de suministro de productos básicos.

Los legisladores británicos rechazaron dos enmiendas que establecían un camino claro para que el Parlamento evitara una salida sin acuerdo si May no podía lograr la luz verde del Parlamento a un acuerdo el próximo mes.

Sin embargo, más tarde aprobaron una propuesta que pedía al Gobierno que detuviera una salida sin acuerdo potencialmente desordenada, enviando una señal de que la mayoría se opone a dicha salida.

Muchos empresarios están horrorizados por la crisis del Brexit y dicen que ya ha dañado la reputación de Reino Unido como principal destino de Europa para la inversión extranjera.

“El Parlamento en general señaló que se opone a un Brexit sin acuerdo, pero no está dispuesto a demorar el Brexit para descartar por completo un Brexit sin acuerdo”, dijo Goldman Sachs.

“El ala euroescéptica del Partido Conservador, por el contrario, señaló que se opone al acuerdo del Brexit de la primera ministra, y están dispuestos a arriesgarse a un Brexit sin acuerdo para renegociar los términos de la propuesta”, añadió.

Goldman elevó las probabilidades de un Brexit desordenado del 10 al 15 por ciento, mantuvo la probabilidad de retraso en el Brexit en el 50 por ciento y redujo la probabilidad de que no haya Brexit del 40 al 35 por ciento.

Información de Guy Faulconbridge; traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below