November 24, 2018 / 10:05 AM / 19 days ago

España se interpone entre May y el acuerdo con Bruselas sobre el Brexit

BRUSELAS (Reuters) - España se ha cruzado en el camino de Theresa May en su acuerdo sobre el Brexit, al amenazar con hacer descarrilar una cumbre de la Unión Europea el domingo si no obtiene nuevas garantías de que tendrá algo que decir sobre el futuro de Gibraltar.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, durante una visita a La Habana el 23 de noviembre de 2018. Fernando Calvo/Moncloa/Handout via Reuters

Mientras las negociaciones entre los responsables españoles, británicos y de la UE continuaban el sábado, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, dijo que estaba dispuesto a frustrar las esperanzas de su homóloga británica May, de ver cómo los líderes de la UE prometen una estrecha relación con Londres después de que Reino Unido abandone el bloque en marzo, si no se salía con la suya.

Diplomáticos y funcionarios de la UE dijeron que seguía sin haber un avance claro el sábado por la mañana, horas antes de que algunos de los demás líderes tengan previsto viajar hacia Bruselas para la cumbre matutina del domingo. Pocos estarán contentos si hay cambio de planes.

Diplomáticos de Bruselas y representantes de otros gobiernos europeos dijeron que no creían que Madrid fuera a alterar la cuidadosamente coreografiada cumbre del domingo, cuando May y sus 27 homólogos de la UE se reunirán durante un par de horas por la mañana. Pero las fuertes declaraciones de ministros españoles les dejaron sin ganas de calificar de farol la amenaza de Sánchez sin nuevas conversaciones.

En una visita a Cuba, Sánchez dijo que aún no había recibido garantías de que cualquier decisión futura sobre Gibraltar se decidiría en conversaciones directas entre Londres y Madrid.

“Las garantías aún no son suficientes y, por tanto, España mantiene el veto al acuerdo del Brexit”, dijo Sánchez el viernes por la noche en una rueda de prensa en la Habana tras una visita oficial a Cuba. “Si no hay acuerdo (...) lo que va a ocurrir es que el Consejo Europeo muy probablemente no se celebre”.

España puede esperar que sus aliados europeos se inclinen más claramente a favor de sus reivindicaciones de soberanía que datan de hace 300 años sobre “El Peñón”, una base naval británica en su costa sur donde viven unas 30.000 personas y cuya economía se enfrenta a importantes interrogantes tras el Brexit.

Pero sus exigencias de que la extensa documentación del tratado recientemente acordado entre Bruselas y Londres se modifique para dar a España un mayor peso sobre su aplicación con respecto a Gibraltar se enfrentan a la resistencia de Reino Unido y aliados de la UE, que temen que toda la estructura del acuerdo negociado durante tanto tiempo pueda desmoronarse.

“GENTE ORGULLOSA”

Algunos diplomáticos dijeron que no había duda de la pasión de los argumentos de España cuando los asesores de los 27 líderes de la UE se reunieron en Bruselas el viernes para preparar la cumbre: “Los españoles son gente muy orgullosa y esto es absolutamente importante para ellos”, dijo un participante en las conversaciones a Reuters.

“Tenemos que dar con una solución. Estoy bastante seguro de que daremos con una”.

Algunos en Bruselas subrayan que Sánchez se enfrenta a las elecciones autonómicas de Andalucía el próximo fin de semana y puede querer aprovechar la cuestión para consumo doméstico.

Si acaba forzando la cancelación de la cumbre, o arrastrarla más allá de la mañana, provocaría la indignación de sus homólogos.

May tiene previsto reunirse con el presidente del Ejecutivo de la UE, Jean-Claude Juncker, el sábado a las 6 p.m. (1700 GMT), y los diplomáticos dicen que ese debería ser el momento en el que se confirme que el problema de Gibraltar está resuelto. May se reuniría después con el presidente de la cumbre, Donald Tusk.

En Alemania, un portavoz del Gobierno confiaba en que se acabaría encontrando una solución a tiempo para la cumbre del domingo.

Berlín había dicho previamente que no podría haber más negociaciones técnicas en la cumbre, y que la canciller Angela Merkel podría no acudir si todos los textos no estaban cerrados de antemano.

El mayor obstáculo para el acuerdo Brexit en general es la vehemente oposición en el Parlamento británico. Sin su aprobación, Reino Unido podría abandonar el bloque el 29 de marzo sin un acuerdo que minimice las turbulencias económicas y legales esperadas.

Información adicional de Sarah Marsh en La Habana, Belén Carreño y Julien Toyer en Madrid, Alistair Smout, Elizabeth Piper y William James en Londres, Thomas Escritt en Berlín, y Padraic Halpin en Dublín; Escrito por Alastair Macdonald; Editado por James Dalgleish y Hugh Lawson; Traducido por Blanca Rodríguez

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below