September 9, 2019 / 12:17 PM / 13 days ago

¿Montañas de tomates? Los supermercados británicos, irritados por las exigencias de un Brexit duro

LONDRES (Reuters) - La exigencia del Gobierno británico de que los supermercados se preparen para un Brexit sin acuerdo potencialmente caótico almacenando alimentos está despertando indignación en el sector, cuyos directivos declaran que no se los debe culpar si la gente no puede encontrar todo lo que quiere en las estanterías.

FOTO DE ARCHIVO: Un empleado de un supermercado en High Wycombe, Reino Unido, el 8 de febrero de 2017. REUTERS/Eddie Keogh

En un contexto de incertidumbre máxima sobre el devenir político del país, los proveedores de alimentos y medicamentos tienen que reorganizar sus actividades en caso de que la llegada de los controles aduaneros desbarate las cadenas de suministro, obstruya los puertos y retrase las entregas.

La industria alimentaria ha advertido que el almacenamiento de alimentos sólo puede llegar hasta cierto punto, y los directivos han expresado su incredulidad ante los comentarios del ministro encargado de la planificación del Brexit, Michael Gove, quien se comprometió este mes a que no habría escasez de alimentos frescos si Reino Unido abandona la Unión Europea sin un acuerdo el 31 de octubre.

Tras sufrir las consecuencias del retraso en la fecha límite para el Brexit, el sector teme volver a gastar cientos de millones de libras esterlinas cuando el resultado es tan incierto.

“Hay un claro intento (por parte del Gobierno) de establecer un discurso según el cual las empresas tan sólo tienen que prepararse adecuadamente para poder hacer frente a la situación, por lo que será culpa suya si no lo hacen”, dijo Justin King, quien fuera consejero delegado de Sainsbury’s, la segunda cadena de supermercados más grande de Reino Unido, durante 10 años.

“Es de cajón que si el 50% de los camiones se retrasan habrá vacíos en las estanterías en un plazo de siete días”, dijo King a Reuters, quien actualmente trabaja de directivo en la cadena de tiendas Marks & Spencer.

Un alto ejecutivo de uno de los cuatro grandes supermercados de Reino Unido, entre los que también se encuentran Tesco, Morrisons y Asda, dijo que el Gobierno estaba tratando al sector como si se tratara de una prolongación del Estado.

“La pregunta fundamental es: ¿de quién es la tarea de proporcionar alimentos para Reino Unido en caso de bloqueo?”, dijo el directivo, que habló bajo la condición de que no se revele su identidad.

“Tomar medidas para proteger razonablemente a nuestro negocio del impacto del Brexit es nuestro deber. Pero cuando empiezas a decir ‘¿qué está haciendo tu empresa para alimentar a la nación?’, nos estamos alejando de lo que son medidas razonables”.

En una declaración enviada por correo electrónico, el Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales dijo que Reino Unido tenía cadenas de suministro robustas en una serie de países y que se reunía regularmente con la industria y los minoristas para asegurarse de que estaban totalmente preparados para el Brexit.

“Tenemos una cadena de suministro de alimentos muy resistente y los consumidores del Reino Unido tienen acceso a una amplia gama de fuentes de alimentos. Este seguirá siendo el caso cuando salgamos de la UE el 31 de octubre, cualesquiera que sean las circunstancias”, dice la declaración.

Gove dijo el jueves al Parlamento que los retrasos en el principal puerto de Dover eran un riesgo material, pero que todo iría bien si las empresas tienen las correspondientes declaraciones aduaneras. Aunque la escasez de algunas líneas de productos puede hacer subir los precios, era poco probable que condujera a una escasez a gran escala, dijo.

“No hay una época del año mejor que otra para dejar a la Unión Europea sin un acuerdo”, dijo. “Sin embargo, tenemos que estar preparados para las consecuencias.”

PASTELES Y TOMATES

Las probabilidades de un Brexit sin acuerdo parecen ahora cada vez mayores después de que el primer ministro Boris Johnson se comprometiera a sacar a Reino Unido de la UE sin llegar a un acuerdo con Bruselas si fuera necesario.

Aunque los partidos de la oposición están tratando de forzar otra demora, la inminente celebración de elecciones significa que nada puede darse por sentado.

Esto supone un gran reto para una industria alimentaria que depende en gran medida de las importaciones procedentes de Europa durante el otoño, cuando se necesitan climas más cálidos para cultivar algunas frutas y hortalizas.

Aunque e país normalmente importa alrededor de la mitad de sus alimentos, y alrededor de un tercio procede de la UE, a finales de octubre el bloque proporciona alrededor del 86% de las lechugas, el 70% de los tomates y el 27% de frutos del bosque, según la asociación de minoristas British Retail Consortium (BRC).

Los alimentos cultivados en el norte de África también pasan por España.

“No creo que haya ningún riesgo de que el Reino Unido pase hambre, la cuestión es si podrá comer lo que quiera en términos de alimentos frescos”, dijo el alto ejecutivo del supermercado.

En otoño es también cuando los minoristas llenan sus almacenes antes de la temporada de compras más concurrida del año: la Navidad.

El dirigente de Tesco Dave Lewis ha dicho que el mayor grupo minorista de Reino Unido almacenó más de 200 millones de libras de productos de larga duración para la fecha límite original del Brexit de finales del pasado marzo, pero tendrá dificultades para repetirlo debido a los millones de “mince pies” (pastelitos navideños tradicionales), jamones y quesos que ya se encuentran en los almacenes.

Los alimentos frescos no se pueden almacenar y unos retrasos en la frontera de unos pocos días echarían a perder estos productos, lo que significaría que se podrían aplicar los descuentos de liquidación casi tan pronto como lleguen a la tienda.

Tesco, con una cuota en el mercado de comestibles del 27%, una plantilla de 320.000 empleados y una base de abastecimiento en más de 50 países, espera aguantar junto a sus rivales.

Sainsbury’s obtiene una mayor proporción de pepinos, tomates y pimientos en Reino Unido que otros, Morrisons produce la mitad de los alimentos de su propia marca y de sus alimentos frescos y Asda se beneficia de ser parte de Walmart, el mayor minorista del mundo.

Los principales supermercados se han negado a decir cuánto están gastando en sus preparativos para el Brexit, y no han querido dar más detalles sobre su preparación actual para una salida sin acuerdo.

BAJO PRESIÓN

De cara a la fecha límite, los fabricantes, proveedores y minoristas están luchando para desmantelar un sistema perfeccionado durante décadas que permite entregar productos frescos y no perecederos a las tiendas justo a tiempo para su venta, y de la manera más eficiente desde el punto de vista económico.

La necesidad de acumular reservas para mitigar cualquier retraso en los puertos está ejerciendo presión sobre los vastos almacenes que forman la columna vertebral de la red alimentaria británica.

Jonathan Baker, director ejecutivo de Lineage UK, la empresa de logística de temperatura controlada más grande del mundo, dijo que sus instalaciones están al máximo de su capacidad.

Trabajando en la industria durante 37 años, dijo que todo el sistema comenzó a mostrar grietas antes de la fecha límite original de marzo, ya que algunas entregas de alimentos fallaron por las dificultades de los proveedores de logística para sacar las mercancías a tiempo de unos almacenes a rebosar.

“Podría ser mucho peor en octubre”, dijo. “En la anterior fecha límite para el Brexit, estábamos saliendo de un período relativamente tranquilo, mientras que esto coincide justo con la época más ajetreada del año.”

Ante tanta incertidumbre, los supermercados están pidiendo a los proveedores que acumulen más existencias, y es probable que adquieran más hortalizas de mayor duración, como zanahorias y patatas, para evitar estanterías vacías, según el BRC.

“Si el competidor está mejor abastecido que tú, el consumidor se irá”, dijo Andrew Opie, directivo de BRC. “Uno de los elementos clave que todos los consumidores buscan es tomate. Si no puedes verlo, crees que toda la tienda está vacía”.

Editado por Carmel Crimmins; Traducido por Tomás Cobos; Editado por Darío Fernández

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below