April 24, 2020 / 5:18 PM / a month ago

Bancos de alimentos en EEUU se quedan sin productos básicos mientras se agrava el hambre

24 abr (Reuters) - Está completamente oscuro en El Paso, Texas, cuando las minivans y camionetas comienzan a alinearse a las cuatro de la madrugada por más de un kilómetro y medio en la carretera por el desierto que lleva al banco de alimentos más grande de la ciudad.

Personas hacen fila para recoger una de las 2.000 cajas de alimentos frescos del Banco de Alimentos Regional de Los Ángeles, en California, EEUU. 9 de abril de 2020. REUTERS/Lucy Nicholson.

Cuando las raciones finalmente se distribuyen cinco horas después, muchas cajas se llenan con demasiados tomates pero no hay pasta. Tampoco hay arroz, frijoles u otros productos secos o enlatados.

“No tenemos productos secos”, dijo Bonnie Escobar, directora de desarrollo de El Pasoans Fighting Hunger.

Los bancos de alimentos en todo el país se ven presionados por la escasez de suministros y la creciente demanda de las familias necesitadas, ya que la pandemia de coronavirus ha dejado sin trabajo a más de 26 millones de estadounidenses.

En Nueva York, el alcalde nombró a una nueva autoridad de alimentos para lidiar con las filas de personas enmascaradas que esperan fuera de organizaciones benéficas sobrecargadas.

Según la Sociedad de Misiones de Nueva York, más de un tercio de los bancos de alimentos de la ciudad han cerrado por falta de suministros, donaciones o voluntarios, que son más difíciles de reclutar debido al temor a la infección.

En San Diego, un banco local de alimentos espera un pedido de 1 millón de dólares que realizó hace semanas. Otros en Chicago y Houston dicen que están casi sin productos básicos.

Antes de la pandemia, uno de cada siete estadounidenses dependía de los bancos de alimentos, según Feeding America, una red nacional de organizaciones benéficas. Ahora, la demanda se ha duplicado o triplicado en muchas organizaciones, dijeron a Reuters operadores de bancos de alimentos de Estados Unidos.

Y, sin embargo, los agricultores están destruyendo los productos, arrojando leche y sacrificando ganado porque la pandemia ha alterado las cadenas de suministro, lo que hace imposible para muchos llevar los cultivos al mercado.

Las tiendas de comestibles luchan por reponer estantes porque los proveedores no se adaptan al cambio repentino de la demanda por el cierre de restaurantes y más compras en minoristas, lo que requiere diferentes redes de empaque y distribución.

“Estados Unidos probablemente tenga un excedente de alimentos en este momento”, dijo Keith Dailey, vicepresidente de asuntos corporativos del grupo Kroger Co, el mayor operador de supermercados de Estados Unidos. “Simplemente es difícil de recuperar y redistribuir”.

Antes de la pandemia, las organizaciones miembros de Feeding America recibían aproximadamente un tercio de sus alimentos de los programas de tiendas de comestibles que “rescatan” alimentos frescos y productos secos que son imperfectos o están a punto de caducar.

Casi una cuarta parte provenía de programas gubernamentales que proporcionan carne, queso y otros productos. El resto, de donaciones de granjeros y compras de los bancos de alimentos.

Ahora esas líneas de suministro están interrumpidas. La compra de comestibles por pánico despojó a las tiendas de los excedentes de inventarios que a menudo donaban, lo que provocó un cambio a aportes en efectivo para los bancos de alimentos.

La creciente demanda de las familias necesitadas, junto con los precios más altos de algunos productos, está destruyendo los presupuestos de los bancos de alimentos. Uno de Nebraska, por ejemplo, gastará hasta 1 millón de dólares en alimentos en abril en comparación con aproximadamente 70.000 dólares de un mes normal.

Muchos agricultores prefieren donar alimentos que destruirlos, pero las organizaciones benéficas sobrepasadas no tienen la mano de obra o almacenes para manejar las donaciones a granel.

El gobierno tampoco puede moverse lo suficientemente rápido como para llenar el vacío dejado por las interrupciones de otras fuentes y el repentino aumento del hambre.

El gobierno Trump enfrenta una creciente presión de grupos comerciales, como el Consejo Nacional de Productores de Cerdo y el Consejo Nacional de la Papa, para comprar más alimentos excedentes y entregarlos a organizaciones benéficas o escuelas, que continúan proporcionando comidas a familias de bajos ingresos después de que se suspendieron las clases.

Eso podría incluir, por ejemplo, entre 750 millones y 1.300 millones de dólares en papas y productos derivados que están atorados en la cadena de suministros, dijo el consejo de la papa.

Pero las regulaciones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) plantean problemas para redirigir los alimentos desde los restaurantes a las organizaciones benéficas.

El USDA tiene especificaciones estrictas sobre los productos que se pueden comprar para los bancos de alimentos y permite solo ciertos cortes de carne que se empaquetan en cajas de un tamaño específico, dijo Dallas Hockman, vicepresidente de relaciones industriales del Consejo Nacional de Productores de Cerdo.

El gremio de la carne de cerdo solicitó que el USDA flexibilice las reglas para acelerar el flujo de alimentos a las familias necesitadas, dijo Hockman.

Mientras tanto, los paquetes a granel de jamón y tocino que normalmente irían a restaurantes están almacenados en cámaras frigoríficas.

“Lo que estamos diciendo es, por ahora, ve a comprar estas cosas, sácalas y llévalas a estos bancos de alimentos”, dijo Hockman.

La agencia no respondió directamente a las preguntas de Reuters sobre las preocupaciones de que se movió demasiado lento para abordar la crisis de los banco de alimentos o las sugerencias de que relajara las regulaciones.

Los cierres de restaurantes fueron un doble golpe: colocaron a los trabajadores suspendidos en las filas de los bancos de alimentos y redujeron las donaciones de los supermercados cuyas estanterías fueron vaciadas.

Las organizaciones benéficas tampoco tienen las instalaciones de almacenamiento, camiones, mano de obra o procesamiento necesarias para aceptar y distribuir grandes donaciones de productos de agricultores.

Mónica White, CEO de Food Share del condado de Ventura, dijo que la organización ha tenido dificultades para aceptar productos a granel. “Es como pedirle a Tesla que comience a fabricar autos a gasolina”.

Reporte de Michelle Conlin, Lisa Baertlein y Christopher Walljasper Reporte adicional de Tom Polansek, Karl Plume y P.J. Huffstutter Edición de Brian Thevenot. Editado en español por Javier López Lérida; Mesa de edición en español; +56224374408; Twitter: @ReutersLatam; facebook.com/ReutersLatam/

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below