March 6, 2020 / 6:23 PM / a month ago

Embarazadas de EEUU están preocupadas por falta de investigación sobre coronavirus

6 mar (Reuters) - Después de que se confirmaron los primeros dos casos del nuevo coronavirus en el estado de Georgia esta semana, Leigh Creel, con 20 semanas de embarazo y vive en las afueras de Atlanta, llamó preocupada a su médico para consultarle sobre los riesgos para ella y su bebé.

Una mujer con una mascarilla en el centro de Manhattan, Nueva York, EEUU, 5 marzo 2020. REUTERS/Andrew Kelly/FOTO DE ARCHIVO

La respuesta que recibió no la tranquilizó. Los expertos sanitarios no saben si las embarazadas son más susceptibles al virus o si contraerlo aumenta las probabilidades de resultados adversos, como un parto prematuro o la transmisión del virus en el útero.

El personal médico busca aprender más sobre la enfermedad respiratoria, mortal en algunos casos, que se ha propagado rápidamente por el mundo desde China, incluido cómo podría afectar a las embarazadas.

Para las futuras madres, el misterio en torno al virus es preocupante.

“Me preocupa cuando siento que sé tanto como los profesionales de la salud”, dijo Creel, quien trabaja en ventas y vive con su esposo y un hijo pequeño.

Actualmente, el número de muertos en Estados Unidos por COVID-19 llega a 14, la mayoría de ellos en el estado de Washington, donde murieron 12 personas de un grupo de al menos 50 infecciones en el área de Seattle. Más de 3.400 personas han muerto en todo el mundo.

Autoridades sanitarias de los condados de Seattle y King en Washington han aconsejado que las personas con “mayor riesgo de enfermedad grave”, incluidas las embarazadas, eviten el contacto físico y salir a lugares públicos.

La doctora Laura Sienas, ginecobstetra del Centro Médico de la Universidad de Washington, dijo que la mayoría de sus pacientes embarazadas han preguntado qué pueden hacer para protegerse.

Sienas dijo que su hospital no ha instado a las mujeres embarazadas a ponerse en cuarentena, en contra de las pautas oficiales locales de salud pública.

En cambio, ha enfatizado la higiene diligente y evitar el contacto cercano con otros, la misma orientación que han ofrecido los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés) en su sitio web.

Con ese fin, Sienas ha tratado de organizar controles por teléfono, con el objetivo de limitar la cantidad de visitas que las pacientes embarazadas hacen al hospital.

“Definitivamente existe el miedo a lo desconocido, y el embarazo es un momento en el que hay muchas cosas que no sabes y que no puedes controlar”, dijo Sienas a Reuters. “Tratar de dar a las personas pequeñas medidas que puedan controlar, como lavarse las manos, ha sido algo tranquilizador para los pacientes”.

“REALMENTE NO LO SABEMOS”

Los científicos aún no han desarrollado una vacuna contra el virus, y la investigación sobre su transmisión y efectos sobre las mujeres embarazadas ha sido limitada.

Un estudio limitado a nueve embarazadas que dieron positivo a la infección con coronavirus en la región china de Wuhan, todas en su tercer trimestre, no encontró evidencia de que el COVID-19 fuera transferido al útero. Las mujeres mostraron síntomas similares a las pacientes adultas no embarazadas.

La Organización Mundial de la Salud publicó un análisis de 147 embarazadas (64 casos confirmados de COVID-19, 82 sospechosos y 1 asintomático) y descubrió que el 8% tenía una afección grave y el 1% estaba gravemente enfermo.

“Hay algunas señales de otros coronavirus, como el SARS, de que las embarazadas pueden tener una enfermedad más grave, pero realmente no lo sabemos”, dijo la doctora Denise Jamieson, jefa de ginecología y obstetricia de Emory Healthcare en Atlanta y quien trabajó en la división de inteligencia sobre epidemias de los CDC.

El estudio de las mujeres chinas, publicado en la revista científica The Lancet, no encontró rastros del virus en la leche materna. Aún así, Jamieson dijo que advertiría a las madres con coronavirus positivo que corren el riesgo de transmitir el virus a sus bebés a través de gotas respiratorias si eligen amamantar.

“Si se ha confirmado la infección con coronavirus de una mujer, lo más seguro en términos de garantizar que el bebé no se infecte de la madre es separar a la madre y al bebé”, dijo, y agregó que la separación podría ser necesaria durante varios días hasta que la madre esté asintomática.

Reporte de Gabriella Borter en Nueva York; Editado en Español por Ricardo Figueroa

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below