July 17, 2020 / 8:03 AM / 20 days ago

Los dirigentes regionales de EEUU chocan por las normas sobre las mascarillas

ATLANTA, 16 jul (Reuters) - Colorado y Arkansas se unieron el jueves a una creciente lista de estados de EEUU que exigen mascarillas en lugares públicos para combatir un aumento de los contagios de coronavirus, después de que el gobernador de Georgia hiciera lo contrario y prohibiera que tales medidas se impusieran a nivel municipal.

El edificio del Capitolio de los EEUU reflejado en una ambulancia frente al Capitolio de Washington, EEUU, 16 de julio de 2020. REUTERS/Tom Brenner

El conflicto por las órdenes sobre el uso de mascarillas está intensificándose con la propagación del virus en Estados Unidos, que el jueves registró más 75.000 nuevos casos de COVID-19 en todo el país, el séptimo récord diario este mes, según un recuento de Reuters.

Tras los anuncios del gobernador de Colorado, Jared Polis, demócrata, y del gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, republicano, una mayoría de estados -26 de 50- se han puesto del lado de los expertos en salud pública instando a que las mascarillas sean obligatorias, en lugar de dejarlo a elección personal.

Ambos dirigentes se habían resistido anteriormente a las normas de uso obligatorio de mascarillas, pero dijeron que el recrudecimiento de la crisis sanitaria no les había dejado otra opción.

El gobernador republicano de Georgia, Brian Kemp, se resistió a esta tendencia y emitió una orden ejecutiva el miércoles que suspendía las normativas locales sobre mascarillas, al tiempo que decía que se “animaba encarecidamente” a los residentes a usarlas.

Kemp, uno de los primeros gobernadores en relajar el confinamiento y el cierre de negocios en todo el estado tras las primeras etapas del brote en Estados Unidos, sugirió que ordenar el uso de mascarillas sería demasiado restrictivo.

Después de que Keisha Lance Bottoms, alcaldesa de Atlanta, capital y ciudad más grande de Georgia, dijera que tenía previsto desafiar la orden de Kemp y hacer cumplir una ordenanza sobre la obligatoriedad de las mascarillas que emitió el 8 de julio, Kemp presentó una demanda el jueves para anularla.

“Esta demanda es en nombre de los dueños de negocios de Atlanta y sus esforzados trabajadores que están luchando por sobrevivir durante estos tiempos difíciles”, dijo Kemp en un comunicado. “Me niego a sentarme a ver cómo unas políticas desastrosas amenazan la vida y el sustento de nuestros ciudadanos”.

Horas antes, Bottoms, que dio positivo por el virus la semana pasada y está en cuarentena, declaró que los requisitos de la mascarilla en la ciudad “son aplicables tal como están”.

El alcalde de Savannah, Van Johnson, que emitió un mandato para la utilización de mascarillas en su ciudad de Georgia el 1 de julio, dijo en Twitter que la orden de Kemp demostraba que “le importamos un bledo”.

Este enfrentamiento provocó reacciones encontradas entre los ciudadanos del estado.

“ELEGIR SABIAMENTE”

“Necesitamos usar mascarillas para detener la propagación”, dice Ethan Padgett, de 37 años, trabajador de un museo de arte, mientras habla con la cara cubierta en el exterior de una cafetería del East Atlanta Village, un barrio de Atlanta. “Si el gobernador se lo toma más en serio, la gente lo hará”.

Por contra, Pat Walker, de 54 años, que también lleva mascarilla, dice que lo que quiere el gobernador es animar a la gente a que haga lo correcto.

“La gente debería tener una opción, pero deben elegir sabiamente”, dijo.

Las crecientes muestras de un empeoramiento de la pandemia han provocado un replanteamiento que ha traspasado las líneas partidistas en un tema muy politizado.

“El número de casos de COVID-19, hospitalizaciones y muertes son cifras que hablan por sí mismas e indican que tenemos que hacer más”, dijo Hutchinson en una conferencia de prensa.

A partir del lunes, los individuos de Arkansas deben cubrirse la cara en todos los espacios interiores o exteriores donde estén expuestos a personas que no sean miembros de la familia y donde no sea posible un distanciamiento social de 1,8 metros o más.

La orden de Colorado exige que las personas se cubran la nariz y la boca en interiores como oficinas y tiendas, así como mientras esperan taxis, autobuses, viajes compartidos u otros servicios de transporte.

El gobernador de Ohio, Mike DeWine, también republicano, amplió su anterior directiva para incluir más circunstancias en las que las mascarillas son obligatorias.

SEÑALES DE RESURGIMIENTO DEL VIRUS

Los nuevos casos en los Estados Unidos han estado promediando alrededor de 60.000 al día, y el total de infecciones conocidas ha subido a casi 3,6 millones - con mucho la cifra nacional más alta del mundo. Más de 138.000 estadounidenses han muerto.

El rebrote es especialmente preocupante en todo el sur y el oeste de Estados Unidos, donde las autoridades habían comenzado a levantar las restricciones económicas y sociales destinadas a frenar la propagación del virus.

El jueves, Florida, Texas y Carolina del Sur informaron cada una de ellas de un número récord de muertes diarias por COVID-19. Al menos tres estados más alcanzaron un récord histórico de nuevas infecciones: Nevada con 1.447, Mississippi con 1.230 y Oregón con 429.

Treinta estados han registrado aumentos diarios récord de los casos confirmados este mes, muchos de ellos más de una vez, y 14 estados han comunicado un mayor número de muertes en un solo día de julio que nunca antes.

Además, la proporción de resultados positivos en las pruebas entre las personas que se someten al test -lo que se conoce como tasa de positividad- ha tendido a ser inquietantemente más alta en gran parte del país.

Expertos en enfermedades infecciosas consideran preocupante una tasa superior al 5%, y dos docenas de estados tienen tasas promedio superiores al 5% y en aumento en las últimas dos semanas, según datos recogidos por la Universidad Johns Hopkins.

Muchos estados han tenido que revertir las reaperturas destinadas a impulsar una economía devastada por los confinamientos.

La ciudad de Nueva York, que antes fue el epicentro del país, ha tardado más que otras en reabrir y sigue viendo los beneficios de esta estrategia, según dijo el alcalde Bill de Blasio en una reunión informativa el jueves.

Sólo el 2% de los más de 40.000 residentes de la ciudad que se sometieron a pruebas de detección de la infección dieron positivo el miércoles, dijo, frente a un promedio nacional de 8,8%, que se eleva a más del 20% en algunos estados.

Información de Rich McKay en Atlanta y Gabriella Borter en New York; información adicional de Maria Caspani, Doina Chiacu, Lisa Shumaker, Peter Szekely y Keith Coffman; escrito por Sonya Hepinstall; editado por Howard Goller, Rosalba O'Brien y Cynthia Osterman; traducido por Tomás Cobos

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below