June 24, 2018 / 11:55 AM / 6 months ago

El Mundial alimenta el orgullo de los expatriados de Irán

SARANSK, Rusia (Reuters) - Para los expatriados iraníes que llegaron a Rusia, el Mundial es una oportunidad de mostrar su orgullo hacia la conflictiva república islámica, a menudo denunciada por las potencias de Occidente como un estado paria.

Foto de archivo de un grupo de hinchas iraníes en el estadio de Kazán tras la derrota ante España. Jun 20, 2018 REUTERS/Toru Hanai

Hay muchas esperanzas de que Irán pueda obtener una victoria sobre Portugal en Saransk el lunes y llegar a octavos de final por primera vez en su historia. Pero más allá de eso, está la esperanza de que la política pueda dejarse de lado y el mundo vea una cara diferente del país.

“Espero que esto muestre al mundo que somos seres humanos normales, como todos los demás, no monstruos”, dijo Manny Khorasani, gerente de una empresa en Glasgow, Escocia.

    Irán y Rusia son aliados políticos y vecinos cercanos. Pero la mayoría los iraníes que se congregaron en el gigante europeo -decenas de miles- parecen ser expatriados, dijeron los hinchas.

Khorasani, originario de Nesha, ha vivido en Escocia desde 1977, y primero fue a estudiar en Hamilton. Se casó con una mujer escocesa y se quedó en el país cuando la revolución islámica se apoderó de Irán.

    Ha estado en todos los Mundiales en los que Irán o Escocia han participado, excepto el de 1978 en Argentina, cuando los dos países jugaron y terminaron empatados 0-0. Khorasani estaba en Saransk con su hijo Darran, quien llevaba una bandera de Escocia.

    “Voy a ir a Irán un día, todavía no lo he hecho”, dijo Darran, un abogado criminalista de 34 años. “Mis compañeros de trabajo y amigos saben que estoy aquí para apoyar a Irán. Y estos primeros dos juegos me han dejado orgulloso de ser iraní”.

“El país tiene una imagen negativa, pero el pueblo iraní es el más hospitalario y amigable que puede encontrarse”, señaló.

Junto a ellos estaba su amigo Ian Gold, de 29 años, gerente de mercadeo en la firma de Khorasani, quien vestía una camisa de Escocia pero estaba apoyando a Irán.

    “Lo que me sorprendió en el juego ante España fue que la mayoría de los asistentes al estadio eran iraníes. Fue increíble”, dijo Gold.

DIFICULTADES

    Irán participa en su segunda Copa Mundial consecutiva. Después de vencer 1-0 a Marruecos, dio un valiente espectáculo contra España aunque perdió 1-0.

Pero el contexto de la campaña es tenso. Embarcado en guerras regionales y dominado por conservadores religiosos, Irán ha sufrido sanciones internacionales de largo plazo.

    Un acuerdo internacional que limita su programa nuclear corre peligro de desmoronarse, mientras el presidente de Estados Unidos intensifica la oposición a Teherán.

    Eso ha afectado a la selección nacional con fondos restringidos, viajes al extranjero complicados y partidos amistosos difíciles de arreglar. Algunos líderes religiosos de línea dura también fruncen el ceño ante el fútbol.

    Alireza Chatroodi, un médico de 37 años, llegó desde Brisbane, Australia, donde ha vivido durante 17 años. También apoyó a Australia, pero Irán estuvo primero.

    Estaba impresionado de que tantos hinchas vinieran de Irán, a pesar de las dificultades económicas de la nación. “Es una gran oportunidad para representar al país y enviar una imagen positiva al mundo. Incluso si pierde, se envía el mensaje”, señaló.

Reporte de Angus MacSwan; Editado en español por Daniela Desantis

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below