July 2, 2018 / 3:31 PM / 5 months ago

En el extremo de Rusia, el Mundial solo despierta a los hinchas acérrimos

VLADIVOSTOK, Rusia (Reuters) - A Pavel Ushanov le agrada que su país sea sede del Mundial de fútbol, ​​pero en términos de experiencia como espectador cree que la edición 2002 del torneo jugada en Corea del Sur y Japón fue mejor.

Fanáticos rusos ven el partido frente a España en una zona de aficionados en Vladivostok, Rusia - 2 de julio de 2018. REUTERS / Yuri Maltsev

Ushanov vive en Vladivostok, una ciudad ubicada en la costa del Pacífico de Rusia que está a siete husos horarios de Moscú. Cuando comienza un partido en la tarde en la capital, para Ushanov y sus vecinos es de madrugada. Con Tokio en cambio, solo tiene una hora de diferencia.

“Para las personas del extremo oriente (de Rusia) era mucho más conveniente en el 2002”, dijo Ushanov, profesor de Economía y Servicios de la Universidad Estatal de Vladivostok.

“A pesar de que este torneo está en Rusia, teniendo en cuenta la diferencia horaria, no es muy conveniente ver los partidos en vivo, ya que a la mañana tienes que ir a trabajar”, agregó.

La Copa del Mundo atrapó a millones de personas en la parte europea de Rusia gracias al éxito inesperado de los anfitriones y a la colorida afluencia de hinchas que contagiaron su exuberancia a la población local.

Pero Vladivostok es un ejemplo de Rusia más allá del Mundial. No hay partidos de la Copa del Mundo que tengan lugar al este de los montes Urales, que separan la parte europea de Rusia de las grandes extensiones que se encuentran en Asia.

La ciudad más cercana a Vladivostok en el Mundial es Ekaterimburgo, situada a 7.200 kilómetros de viaje en automóvil. Alternativamente, un vuelo directo dura cuatro horas y 35 minutos y el tren tarda casi cinco días.

Vladivostok no está ignorando la Copa del Mundo. Los hinchas llenaron los bares deportivos, que permanecieron abiertos hasta tarde para transmitir los partidos.

Para el partido eliminatorio del domingo entre España y Rusia, todas las mesas en el bar “Penalty” de Vladivostok estaban reservadas desde el día previo y el único espacio disponible era en la barra, dijo un administrador.

Pero la fiebre del fútbol no se ha extendido a la población en general de la misma manera que en otras partes de Rusia.

El partido inaugural del torneo entre Rusia y Arabia Saudita comenzó temprano en Moscú, en un horario algo mejor para la gente de Vladivostok. Las autoridades de la ciudad colocaron una pantalla gigante en la plaza central.

En un espacio que podía albergar a varios miles de espectadores, solo se presentaron unas 200 personas, acurrucadas juntas con bufandas y sombreros contra el frío nocturno.

“Para ser sincero, en las calles de Vladivostok no se tiene la sensación de que el Mundial esté sucediendo en nuestro país”, dijo Vladimir Bespalov, miembro de la asamblea legislativa regional.

Escrito por Christian Lowe; Editado en español por Daniela Desantis

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below