July 16, 2018 / 12:57 PM / 5 months ago

La Francia de Mbappé podría emular el dominio mundial del Brasil de Pelé

MOSCÚ (Reuters) - Cuando el juvenil Kylian Mbappé anotó el cuarto gol de Francia en la final del Mundial ante Croacia, comenzó a instalarse la idea de que el delantero de 19 años podría liderar a la selección de su país a un dominio del fútbol como el logrado por los equipos brasileños de Pelé hace seis décadas.

Kylian Mbappé de Francia besa el trofeo de la Copa del Mundo en el Estadio Luzhniki, Moscú, Rusia - 15 de julio de 2018 REUTERS / Dylan Martinez

Mbappé se convirtió en el primer jugador de menos de 20 años que anota en una final mundialista después de que Pelé lo lograra en 1958, y tras la victoria 4-2 de su equipo se quedó con el premio al mejor jugador joven del torneo.

Pelé se hizo famoso con su actuación en el Mundial de 1958, a los 17 años, cuando Brasil ganó el primer Mundial de su historia e instauró un dominio que incluiría los títulos de 1962 y 1970.

Si bien hay una creciente comparación entre Mbappé y Pelé, el parisino todavía tiene un largo camino por recorrer para igualar los logros del “Rey”. Aunque el propio brasileño lo ha instalado en un sitial al que pocos acceden.

“El segundo adolescente en marcar en una final de un Mundial, bienvenido al club @KMbappe - es bueno tener compañía!”, dijo Pelé en su cuenta en Twitter tras la final del domingo. “Si Kylian sigue igualando mis récords voy a tener que volver a jugar”, agregó.

Mbappé podría ser uno de los pilares de un equipo francés con el potencial de dominar el fútbol de la manera en que Pelé y sus compañeros lo hicieron desde fines de la década de 1950 y hasta 1970.

Junto a Antoine Griezmann, elegido como el hombre del partido en la final del domingo en Moscú, en ataque; con Paul Pogba en el mediocampo y Samuel Umtiti y Raphael Varane en defensa, Francia tiene una base firme sobre la cual construir.

Su selección llegó al Mundial con una edad promedio de 26 años y tiene una gran cantidad de estrellas, pero la forma en que el equipo se desempeñó en el torneo, con inteligencia y fortaleza mental, da aún más motivos para el optimismo a futuro.

Francia fue un equipo eficiente e inteligente que controló casi todos sus partidos con un juego que se basó en el esfuerzo pero que tuvo momentos de altísimo nivel. En los siete partidos que jugó en Rusia tuvo un promedio de posesión del 48 por ciento, lo que muestra su trabajo duro cuando no tenía la pelota en los pies.

Tácticamente fue flexible y se adaptó a los diferentes rivales que enfrentó, el sello distintivo de un equipo exitoso.

La posibilidad de que Francia siga ganando se incrementa ya que el entrenador Didier Deschamps, muy popular entre sus futbolistas, seguirá en el puesto durante al menos dos años más.

El capitán de la selección campeona del mundo de 1998 tiene contrato hasta el final de la Eurocopa 2020, aunque con tanto potencial en su equipo tendrá la tentación de extender su reinado.

“No jugamos un gran partido pero mostramos una gran fortaleza mental”, dijo Deschamps tras el partido, lo que demuestra que, si el equipo que se consagró campeón del mundo tiene cosas por mejorar, hay razones legítimas para que los franceses sueñen con escribir más páginas de gloria en el futuro cercano.

Editado en español por Javier Leira

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below